NUEVAMENTE CULIACÁN | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
386

En el ojo del huracán, Culiacán, Sinaloa, México, “cuna del narcotráfico” le han llamado, y no es sentido ese nombre como una ofensa, pues son muchas generaciones las que, gracias a Estados Unidos de Norte América, no solo el Estado de Sinaloa, sino muchos de los estados que conforman la República mexicana, han sido contaminados en función de sus intereses bélicos y armamentistas y proliferan cárteles dedicados a la venta de drogas.

El hecho de que, los porcentajes de adictos a drogas entre la ciudadanía de ese nuestro vecino país alcance cifras que, hoy los asustan y que su sistema de salud, no les alcance para desintoxicarlos, tratan de buscar culpables fuera de su país, y a quien mejor que culpar que al que tienen mas cerca, al que más han pisoteado, del que mas se han beneficiado y al que, gracias a su feroz armamentismo, más miles de muertos deben.

Ejércitos de jóvenes empuñan sus sofisticadas y mortíferas armas; jóvenes sin conciencia de lo que hacen; jóvenes rechazados de las escuelas y universidades, porque eso conviene a los gobiernos de E.U; las ordenes de presidentes gringos no se discuten, hemos padecido por décadas sistemas de gobiernos encabezados por miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que han acatado sin chistar todas esas ordenanzas, incluso el Ejército mexicano mismo.

Ya lo dijera un ex secretario de E.U. Rober Lansing (1924): “México es un país extraordinario fácil de dominar porque basta con controlar a un solo hombre: el presidente” , eso ha quedado mas que comprobado, baste voltear los ojos hacia el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, el de la “renovación moral”, al que desde E.U. le pidieron recuperar ingresos cobrando a los narcotraficantes un 20 % de sus ingresos; cabe aquí la pregunta sobre, ¿cuantos miles de millones de dólares han recibidos los presidente de México y, consecuentemente, las autoridades policiacas, como Genaro García Luna.

Sería el primer intento de aprehensión de Ovidio Guzmán el 17 de oct. 2019 al que se le llamó: “el culiacanazo”; las fuerzas militares lo tenían ante sí, pero llegó la orden presidencial de su libertad ante la amenaza de una gran masacre contra la ciudadanía y familiares de militares.

A este grupo de delincuentes dedicados a la venta de drogas, lo que siempre vieron en su familia, les llaman “los chapitos”, y no solo por su estatura, sino porque desde jóvenes es lo que han hecho, y han sabido el origen de la venta de marihuana, cocaína y han conocido al principal comprador y donde se encuentra el mayor número de consumidores de “sus productos.

Muchos millones de dólares de sus ganancias las destinan a la compra de armamento a los E.U. y al “pago” obligado a las autoridades en turno; pero la hipocresía rebasa límite, E.U. ofrece de recompensa 5 millones de dólares por cada uno de los hermanos Guzmán, “los chapitos”, a su padre Joaquín Guzmán, ya lo tienen preso en su país

Lamentable resulta a la gran mayoría de mexicanos que, el destino de nuestro país esté quedando en manos de jóvenes líderes del narcotráfico, cuyo destino es la cárcel o la tumba y en ello, arrastren vidas de quienes nada tienen que ver, “daños colaterales” le llaman, de militares, policías cuyas familias quedan en el desamparo y de otros jóvenes que pudieron haber dado mucho mas a su país que solo muerte.

Tras la detención el jueves 5 de febrero del año 2023, las especulaciones no se han hecho esperar, sobre todo de la oposición al nuevo gobierno, quienes afirman que: al Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no se le informó de tal operación, menos aún al Gobernador Rubén Rocha Moya; que si fue condición del Presidente Biden para su venida a México, la detención de Ovidio Guzmán, recordando la acusación que pesa sobre el joven de 32 años de edad, conocido en el argot delincuencial como el “rey del fentanilo” por introducir a su país: cocaína, y metanfetamina en grandes cantidades.

Deja este operativo militar un saldo de 29 muertos, 10 militares muertos y 19 delincuentes; 35 lesionados y 21 detenido, tras seis meses de investigación al cartel de Sinaloa dijo el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; nos deja la pregunta también ¿Cuántos meses o años le faltaran para combatir en su totalidad a los cárteles del narcotráfico y a la delincuencia en general que, a la fecha son muchos más de 200 mil entre sus víctimas, entre muertos y desaparecidos, hombres mujeres, jóvenes y niños ?

Y en aras de rescatar e incorporar más jóvenes a las universidades, ¿hasta cuándo el presidente AMLO prohibirá el ya recurrente “rechazo” a jóvenes que quieren ingresar a estudiar a estas Instituciones de educación superior para servir debidamente a su país?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí