MAREA ALTA

0
1662

POR RODRIGO DE TRIANA

EL MAL CÁLCULO DEL EX ALCALDE DE TEHUACÁN

Hoy nos amanecimos con la novedad de que fue sentenciado el ex alcalde de Tehuacán, Puebla, de MORENA, Felipe de Jesús Patjane Martínez, a seis años de prisión acusado de firmar cinco contratos de obras públicas por un monto superior a los 8 millones de pesos sin la autorización del Cabildo, lo que generó un perjuicio en la administración municipal.

La Fiscalía General del Estado de Puebla logró que el ex edil de Tehuacán, Felipe de Jesús “N”, fuera sentenciado a seis años de prisión por el delito de uso ilícito de atribuciones y facultades, que responde a diversos actos de corrupción cometidos hace cuatro años.

Además, también se inhabilitó al ex alcalde por 15 años para ocupar algún cargo público, participar en adquisiciones, arrendamientos y servicios u obras públicas.

Todo en un proceso que abrió e investigó la Fiscalía General de Justicia de Puebla a cargo de un sinaloense: Gilberto Higuera Bernal. ¿Se acuerdan de él?

¿Por qué decimos que este ex alcalde hizo un mal cálculo?

Porque tuvo todas las oportunidades de pedir ser postulado para ser electo alcalde por Morena en alguno de los municipios de Sinaloa y no lo hizo.

El tsunami morenista del 2019 se lo hubiera permitido, en un fenómeno político que hizo emerger para ocupar espacios públicos preponderantes a perfectos desconocidos.

Acá le hubiera ido de maravilla.

Precisamente por este equívoco perdió la oportunidad de medir los alcances de los beneficios de la protección institucional que hay en nuestro estado, en una especie de regla no escrita, para quienes cometen abusos y robos multimillonarios al erario público

Acá, en vez de arraigo domiciliario, le hubieran entregado como primera instancia protectora y en una especie de jaula de oro, el equivalente de una permanencia en alguna secretaría o de perdiz una dirección dentro del gabinete estatal, con jugosos ingresos para él y para los integrantes de su banda, en tanto se le definiera su situación jurídica.

Obviamente en una ruta de complicidad con la deliberada meta de absolverlo de todas las acusaciones en un plazo mediato.

Chance y hasta lo regresan en hombros a la alcaldía, como así parece ser el trabajo de protección que se le dispensa desde las altas esferas del poder estatal en torno a un conocido y muy mencionado político mazatleco.

¿A poco no?

NOMBRAN DIRECTORAS DE SECTUR A EX COLABORADORAS DEL QUÍMICO BENÍTEZ

¡Y vóytelas!

Con la novedad de que, en una especie de concurso para servidores públicos para mostrarse ante la sociedad con la cara más cínica que se pueda lograr, se nos anunció que un par de exfuncionarias del Ayuntamiento Nayla Velarde, ex oficial mayor y Zayra Hernández, ex secretaria particular, ya se encuentran despachando en la Sectur.

Nayla Velarde, quien está siendo investigada por la Fiscalía por los mismos delitos que hoy tienen en la cárcel al ex alcalde Puebla, fue designada directora de Proyectos Especiales de la Sectur.

Lo que nos faltaba, que ahora la Sectur y la Cueva de Alí Babá sean la misma cosa.

Por cierto, el alcalde interino, Édgar González Zataráin, declaró ayer a los medios que él, como secretario del ayuntamiento en los tiempos de Luis Guillermo Benítez Torres como alcalde, se pudo dar cuenta que a LGBT no le gustaba empaparse de los temas del manejo de los dineros del municipio.

¿Y?

Obvio, con esta expresión no queda otra que abrir la mente a la suspicacia.

Algo que nos debe poner a pensar mal. Casi se nos dice que hay un un co-participe, por omisión o por comisión, en todos los latrocinios de los que se acusa al hoy titular de la Sectur y que este se llama Javier Alarcón Lizárraga, a quien por cierto nadie ha visto en público, desde que entregó la oficina de la tesorería municipal.

Por cierto, también nos informan que en el Instituto Municipal de Cultura y Artes de Mazatlán la pus de la corrupción está brotando tanto, pero tanto, que ha impedido cerrar el periodo de entrega-recepción.

“Las cosas las hallamos muy complicadas y cada vez que avanzamos se complican más”, dijo el alcalde González Zataráin también en entrevista.

Hay expectación en las graderías del sector carnavalero por saber cómo terminarán las cosas aquí. También hay mucha impaciencia porque se confirmen las versiones que corren de que quien fungía como verdadero poder tras el trono en el Instituto Municipal de Cultura y Artes de Mazatlán es uno de los hijos del Químico Benítez, quien en complicidad con uno de los altos directivos de la Banda El Recodo, hacían y deshacían con el presupuesto destinado a este instituto.

A José Ángel Tostado Quevedo lo tenían en la Dirección sólo para las firmas. Era un “Don Firmón”.

Fue tanto el dinero que ganaron estos personajes, según nos dicen, que hasta un rancho se compraron por los rumbos de la Noria, un corredor turístico rural de moda, por el que pagaron varios millones de pesos.

Hay que esperar para escuchar que tan cierto es este runrún.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí