Ricardo Chávez y Efraín Romo en la reunión de la Asociación Oftalmológica del Noroeste | Mazatlán hace 40 años

0
161

Por Juan Lizárraga Tisnado

Alta incidencia de glaucoma entre los sinaloenses: AON

  • 3 de cada 100 personas la padecen

NOROESTE-Mazatlán, 19 de marzo de 1982.- Sinaloa registra una alta incidencia de glaucoma, enfermedad de los ojos que en grado extremo puede producir ceguera absoluta.

Lo anterior lo expresó ayer el doctor, especialista en glaucoma, Ricardo M. Chávez Díaz, tesorero de la Asociación de Oftalmología del Noroeste.

¡Ojo! Los síntomas no se manifiestan espontáneamente y aunque una vez detectada la enfermedad es controlable, no está de más conocer las explicaciones que al respecto da el doctor Chávez Díaz.

Las causas que originan este mal de ojos son principalmente hereditarias y se presentan en el individuo después de los 40 años. Si algún familiar la padece es recomendable hacerse un chequeo, permanente. Hay también aspectos inmunológicos que la propician, cuyos orígenes no los ha descubierto la ciencia, pero nada tiene que ver el clima, a pesar de que la glaucoma es una hipertensión ocular que daña el nervio óptico.

Se manifiesta con una pérdida del campo visual, es decir, el ángulo que abarca la vista se va estrechando, hasta que sólo es posible mirar lo que se encuentra frente al afectado y llega incluso a la ceguera.

La enfermedad es controlable una vez detectada. Tiene similitud con la diabetes.

Como en Sinaloa hay una alta incidencia, se tiene programada una campaña para recorrer el estado, tratando de detectar las posibles víctimas del glaucoma.

LENTES DE REJILLA, ¡NO! Los ojos grandes se pasean esplendorosos, mirando y luciéndose por las calles. Sus portadores ignoran que están más propicios a padecer glaucoma, que los de ojos chicos. Las estadísticas así lo demuestran.

Y quienes esconden sus ojos con gafas, los que por los atractivos de la moda usan lentes de rejilla en la creencia de que son efectivos para el glaucoma, están siendo engañados.

Lo mejor, en cualquier caso, es el chequeo y el tratamiento médico.

El desprendimiento de retina, francamente incurable: Romo Santos

  • En este caso concreto no existe trasplante, dice.

NOROESTE-Mazatlán, 20 de marzo de 1982.- No hay trasplante. Eso sólo existe en las películas de amor. No hay curación. Una vez que la retina se desprende de la coroides, la oscuridad es terrible y perpetua, aunque todas las demás membranas del ojo se encuentren en buen estado.

Con su experiencia de muchos años, el doctor Efraín Romo Santos, presidente de la Asociación Oftalmológica del Noroeste, explica lo anterior.

Y da más detalles sobre este negro mal.

La retina es la membrana del fondo del ojo, donde se encuentran todas las células foto receptoras responsables de la visión.

(El ojo humano tiene similitud con la cámara fotográfica: el enfoque es el cristalino; el diafragma la pupila, y la película la retina. Por muy bien que esté el enfoque el diafragma, es imposible captar la imagen si no se cuenta con la película y lo mismo sucede cuando se ha desprendido la retina.

Es la retina, entonces, en cuanto a su función, la membrana más importante del ojo y está pegada sobre la coroides, que le da vida. Cuando se desprende, por golpes, por problemas de sangre, por quistes, etcétera, se desprende la luz, se le va la vida a la vista.

La ceguera se inicia cuando el ojo dañado ve cuerpos flotantes, en movimiento, luego manchas oscuras, hasta que se llega a la pérdida total del campo visual.

El ojo con desprendimiento de retina debe ser muy bien explorado, porque de ello depende el diagnóstico certero y con base a él fundamentar el tratamiento médico-quirúrgico en cada caso particular.

La cirugía, hasta los tiempos presentes y en cualquier lugar del mundo, con los métodos y materiales óptimos, tiene éxito en alrededor del 90 por ciento de los casos cuando se interviene oportunamente.

La cirugía consiste, según el caso particular, en la aplicación de diferentes materiales: sintéticos, orgánicos y frío o calor.

El rayo láser no es efectivo. Tiene efectividad solamente cuando hay desgarres o agujeros en los ojos, siempre y cuando no haya desprendimiento de retina.

Cuando el desprendimiento es evidente, la ceguera es inevitable y en ningún lugar del mundo es posible hacer un trasplante.

¡Cuidado, la diabetes puede causar ceguera!, advierte el doctor A. Ahumada

NOROESTE-Mazatlán, 20 de marzo de 1982.- La diabetes es un problema mundial que cada día va en aumento, pero gracias a los avances de la ciencia, la vida de quien la padece se alarga más, y trae consigo complicaciones, que se vuelven dramáticas en los riñones y… en los ojos.

Es la diabetes una de las tres principales causas (las cardiovasculares y las degenerativas son las otras), que producen la ceguera, pues en un grado extremo produce el glaucoma.

El doctor Alfonso Ahumada dijo lo anterior después de disertar sobre el “Manejo integral del paciente diabético”, en el segundo día de trabajo de la Asociación Oftalmológica del Noroeste.

No hay mal que por bien no venga, adecuamos el refrán, porque es cierto que la diabetes, si bien no se ha logrado curar, sí se le puede controlar, pero esto trae sus consecuencias, entre ellas el padecer ceguera.

Por esta razón, a consideración del doctor Ahumada, el diabético debe estar bien controlado y cuando haya síntomas de esta enfermedad, por lo menos ha de hacerse el examen ocular una vez al año, para detectar un posible padecimiento visual y darle tratamiento.

El 50 por ciento de los diabéticos tiene complicaciones visuales después de los 15 o 20 años de la enfermedad. Si no se hacen los exámenes oculares, aumentan las posibilidades de ceguera y cuando se dé cuenta ya puede ser muy tarde.

Tal vez sea mucho insistir, pero ante cualquier padecimiento de diabetes, lo más recomendable es, una vez que ha sido detectada y controlada esta enfermedad, y si es posible antes, acudir al oftalmólogo.

Es lo mejor, para que no se ensombrezca el panorama.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí