SOCIEDAD DOLIENTE Blanca Nieves Palacios Barreda

0
924

Latinpress.es
Periodismo de verdad, verdad. Marbella, España. año11, octubre 12 de 2022
México, Venezuela, España, Estados Unidos, Ecuador, Bolivia, Panamá

Dos hechos me indujeron a hacer esta reflexión sobre esta sociedad en la que vivimos; ver en las noticias la visita del Gobernador, del Estado de México, Lic. Alfredo del Mazo Maza, en su paseo -“gira de trabajo” le llama-, por Europa; como pareciera es obligatorio, que todo Presidente o Gobernador o, esposa de esos personajes lleguen al Vaticano a saludar y recibir la bendición del Papa Francisco, para poder seguir haciendo sus tropelía, o en todo caso confesar las ya hechas y, regresar a sus países limpios y puros, tras esa acción que todo lo perdona.
La visita de Beatriz Müller de López, cuando por allá anduvo promoviendo la lectura…(?) no fue la excepción; igualmente fue a visitar al Papa y a entregarle una carta que su esposo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), le enviara.
Al parecer, así se dan las relaciones entre políticos y miembros de los altos mandos religiosos, sean de cualquier grupo religioso que sea, puesto que todos tienen a sus fieles seguidores que son miles y, representan votos.
El otro hecho es el del festejo que anualmente se hace cada 12 de octubre, conocido como el, “día de la Raza”, en honor de la Virgen de Zapopan, “Romería” le llaman, y es toda una parafernalia que, literalmente para la ciudad, por ese enorme fervor que se le tiene a la, “Generala”, (así también así le llama); aunque sabido es que, solo hay una Virgen y se llama María, la madre de Jesus Cristo, según la Biblia.
En este caso, se describía a detalle por un sacerdote en los noticieros televisivos, sobre el vestuario de la, “Generala”: “cocido con hilo de oro, las flores adornadas con brillantes, perlas y otras piedras preciosas; la capa de lino, finamente bordado, lo mismo que el sombrero que, el diseñador tardo como 3 meses en decorar”.
En este caso especial, creo que la iglesia debería ponderar la razón, a la vanidad; sobre todo porque, ellos mismos por siglos, han dado a conocer sobre que, la Virgen no andaba con vestidos lujosos, ni joyas, ni sombreros, ni zapatos adornados y pario a su hijo en un pesebre.
Pero son cientos de miles de personas las que acuden a estos eventos organizados por los jerarcas de las diferentes organizaciones religiosas, que les significa un gran ingreso económico, que les permite vivir de manera desahogada, con lujos, lo mismos que a los políticos con nuestros impuestos.
Por otro lado, en los noticieros día con día aparecen asesinatos y verdaderas masacres, perpetradas entre ciudadanos, miembros de los diferentes cárteles de la delincuencia, disputándose “sus territorios”, tomando videos de sus enfrentamientos para subirlo a las redes cibernéticas, en una muestra al resto de los ciudadanos de, quien tiene el poder.
De terror ha significado lo ocurrido en Chiapas que, hasta en las escuelas, en un afán por crear adictos y hacerse de “clientes”, han intoxicado a cientos de niños y niñas, al introducir en sus botellas de agua, cocaína; ha esos grados de inhumanidad estamos llegando.
Los padres en su desesperación exigen a las autoridades escolares, municipales, estatales y federales, investiguen y castiguen a quienes han provocado estos terribles hechos; las iglesias ante esto nada dicen, ningún programa de protección a la niñez y juventud, solo la organización de misas, fiestas y recaudación de limosnas.
En las conferencias mañaneras el Presidente, entusiasta habla del magnífico Ejército que tenemos y de un Fiscal de todas sus confianzas; de la Maestra, Delfina Gómez, candidata a la gubernatura del Estado de México, quien ha demostrado más interés por un puesto político que por la educación; pero nada dice de la decadente educación; no habla de la pésima atención que, tanto en el IMSS como en el ISSSTE, se viene otorgando por falta de personal, medicamentos e instrumental médico y, dónde como antaño, permanece la corrupción.
En esta sociedad en la que vivimos lo que prevalece es el dolor, por las desapariciones de seres queridos, por los asesinatos a quienes buscan a sus desaparecidos; por las masacres, por una pobreza interminable; por la indiferencia de las autoridades ante tanta violencia, en la que tantos inocentes han perecido como, daños colaterales, según fueron señalados en el sexenio anterior y siguen ocurriendo, por quedar atrapados en un lugar y en un momento en que los delincuentes, se disputan nuestro país, como si fuera de su propiedad. En esta sociedad con 3 poderes, no hay ejecución, ni leyes, ni justicia por aplicar.

@blancapalacios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí