MAREA ALTA | POR RODRIGO DE TRIANA

0
2272

CUANDO LAS CABRAS TIRAN P’AL MONTE

Con la novedad de que el Instituto Para la Protección de Defensores de los Derechos Humanos y Periodistas acaba de nacer y ya tiene amenaza de muerte prematura.

Las aceleradas y desproporcionadas pretensiones económicas de la presidenta Jhenny Judith Bernal pusieron en terapia intensiva a este Instituto, con tal dimensión que el gobernador Rubén Rocha Moya se dirigió a la presidenta/directora como una persona “no racional” por sus elevados apetitos económicos.

Dicho en lenguaje rural, a la señora Bernal las cabras se le van al monte.

A esta dama la instalaron en el congreso las ínfulas de un grupete de periodistas que se la dan de “vacas sagradas” del periodismo en Sinaloa, y son los mismos que mantienen relación de pellizco y nalgada con el secretario general del Congreso, José Ramón Ríos Rojo y el líder de la Jucopo, Feliciano Castro Meléndrez.

La señora Judith Bernal mantiene una aspiración de ganar 60 mil pesos mensuales al frente del organismo sobre el que lanzó, además, la solicitud de 25 plazas para operar el Instituto con sueldos que van desde los 60 mil a los 20 mil pesos, así como de compensaciones, viáticos, vacaciones dos veces al año y 60 días de aguinaldo.

¡Ah!, y camioneta con chofer a la puerta, también.

¿A poco los periodistas y luchadores sociales se van a sentir blindados, a salvo, de un eventual amenaza en su integridad con estas confortables aspiraciones?

¡¡¡La manga qué!!!

Se trata de un instituto que ningún gremio de comunicadores del norte, centro o sur de Sinaloa pidió, más bien va servir para alimentar el ego y la vanidad de quienes lo empujaron desde el Congreso.

Interrogado sobre este tema, ayer el gobernador Rubén Rocha Moya, muy molesto, le paró los tacos en seco en sus pretensiones de obtener todo eso a la señora Bernal y advirtió que él se va a encargar para que no le aprueben “ni un peso” que no sea racional y calificó a Jhenny Bernal Arellano como una persona irracional que se equivoca al autoproponerse sueldos tan altos, pero que él se va a encargar y les pedirá a los diputados que no aprueben dicho presupuesto.

“Yo me voy a encargar de que no se le autorice ni un peso. La pusimos a ella pensando que era una mujer racional, pero ya nos dimos cuenta que no lo es. Está mal ella, no se le va a autorizar ni un peso que no sea racional. Le voy a decir a los diputados que no aprueben eso. ¿Qué se cree? Hubo varios periodistas que me recomendaron que esta era una mujer racional y no lo es”, expresó el gobernador.

¡Ouch!

QUE PONE AMLO CAMINO AL PATÍBULO AL QUÍMICO

Que al Químico Benítez lo haya recibido el presidente AMLO en la recepción del Hotel El Cid y el que haya dado indicaciones para que no se le incluyera en la lista de invitados en el evento de la Termo de la CFE para anunciar el programa Internet para todos, es más o menos el mismo camino que se le trazó con rumbo al patíbulo político al abogado Jesús Estrada Ferreiro para retirarlo de la presidencia municipal de Culiacán.

En la visita de este fin de semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, por si esto fuera poco, dedicó más tiempo para echarse una platicadita con la ex presidenta del DIF Municipal y ex pareja del alcalde Benítez, la señora Gaby Peña Chico, que con el Químico.

¿Qué temas tocaron López Obrador y la señora Gaby Peña?

Seguramente algo muy pero muy fuerte que ya no se puede seguir tapando.

Nos dicen que el Químico Benítez se sentía seguro de la alta protección que brinda el poderoso del Palacio Nacional por su relación de amistad cercana y quien sabe de qué otras cosas, más con Pío López Obrador, el hermano que se le está volviendo incómodo al presidente, y ahora esa protección ya no la tendrá más.

En el Congreso, según nos dicen, el desafuero político está planchado. Todo es cuestión de días. Por eso las voces de los diputados Juan Carlos Patrón, Pedro Lobo, Luis Zazueta y Sergio Mario Arredondo, han estado subiendo de volumen demandando que el Químico Benítez sea llamado a cuentas por su irrefrenable e incorregible vocación de despilfarrar el dinero que no es suyo en ostentosas y sospechosas adquisiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí