RUMBO POLÍTICO | EL TRABAJO COLECTIVO MOTOR DEL IMPULSO SOCIAL A LA DEMOCRACIA

0
2686

03/07/2022
Ulises Milán*
Mazatlán, Sinaloa; Muy buen día estimados lectores, de nueva cuenta aquí estoy escribiendo para ustedes y deseándoles como siempre que cumplan todos los sueños y metas en su vida. ¡LES MANDO UN ABRAZO, ANIMO!

Buen día estimados lectores, ahora hablaremos del tema que tiene que ver con el esfuerzo y el resultado; sea este medido en el pago al trabajador, la calidad de bienestar que genera ese trabajo y lo que representa la fuerza de la unión, desde un pequeño grupo cooperativista, un grupo de empleados en una empresa, grupo de ciudadanos organizados para un fin social como puede ser objetivos en común de vecinos de una colonia en la creación de un parque o un área deportiva por ejemplo; o ¡vaya!, la unión de trabajadores para democratizar el sistema hacia los derechos colectivos.

¿Usted ha escuchado hablar a los políticos sobre los derechos de los trabajadores?, o simplemente le contestan que no es de su competencia y ello requiere de una transformación empujada desde Gobierno Federal hacia las entidades federativas y sus respectivas leyes; o en su caso que le compete a quienes hacen las leyes.

Pueden ser algunas de estas dos respuestas, o simplemente haya políticos que asuman su compromiso en la lucha social de los trabajadores; para quienes están del lado de los empresarios, en una defensa férrea de los intereses privados, les molesta el termino: “lucha social”, “luchadores sociales”, lo que represente esa organización colectiva que golpea desde adentro a otro monstruo que no le interesa ser regulado ni siquiera por el Estado; solo por el mercado.
Pero qué sucede cuándo ese monstruo pisotea los derechos de los trabajadores, de seres humanos que día a día van a sus hogares y tienen que llevar el sustento a casa, o que simplemente no tienen los derechos básicos que el capital debe reportar al Estado referente por ejemplo al Infonavit o al IMSS, que ambos conceptos son retribuidos al gobierno por parte del patrón al Estado, y este a su vez le dice al trabajador; tienes estos derechos activos en favor tuyo.
Se entiende que la situación del COVID 19, ha puesto en dificultades a las empresas y sostener la productividad y por ende una plantilla laboral; no ésta entredicho aquellas empresas comprometidas con los trabajadores y su planta laboral, pero el esquema expuesto se concentra en revelar cómo decenas, cientos, miles, se aglutinan en dependencias del Estado como Infonavit o Imss para reclamar sus derechos laborales que muchas de las ocasiones no son respetados por las empresas.
El trabajo colectivo es la muestra de la fuerza que mueve esa creación que sostiene el mercado y a su vez un sistema de consumo que se basa en la masa laboral que si vive, que si respira y que si piensa; donde confluyen miles de historias, de familias, de madres solteras trabajadoras, de esa nación que también se construye desde el esfuerzo personal pero que adquiere un destino colectivo.
Un destino colectivo que debe de direccionar un bienestar en favor de esas familias e individuos que día con día salen a otorgar su esfuerzo, su tiempo, su intelecto al capital en la mayoría de los casos.
Tener un esquema de diálogo con los empresarios es importante, y tocar estos temas coyunturales son caminos de lucha política que deben ser democratizados en favor de las mayorías; siempre buscando proteger a la fuerza motora de la nación, a los hijos e hijas de esa fuerza motora.
Si ustedes han escuchado historias de personas que buscan el sustento a su familia y que no tienen sus derechos laborales garantizados o que las empresas no cumplen con dichas obligaciones patronales, es importante que se acerquen a las dependencias como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, al Infonavit en el caso de estar laborando y no tener activado este pago; así como siempre buscar el diálogo con la patronal en un esquema donde el trabajador es una persona que vale, piensa, y defiende sus derechos laborales; en beneficio de lograr su bienestar.
La fuerza colectiva, por ejemplo no todo el tiempo se expresa en los centros laborales donde está la masa trabajadora, ¿dónde se encuentra la fuerza colectiva?, en sus hogares muchos de ellos, en las colonias, ahí donde el Estado o el gobierno debe llegar para garantizar una sostenibilidad a la calidad de vida, que está íntimamente ligada a la productividad. Si pagan impuestos y hay dinero público este debe ser utilizado en beneficio de la población para proyectos básicos como drenaje, agua, alcantarillado, etc,etc.. Y la masa colectiva que se puede organizar en sus colonias, debe exigir al gobierno que haga su tarea; en afán de recordarle que no son una carga para el erario, si no que forman parte de esa masa trabajadora que día a día sale a dar lo mejor de sí, para salir adelante en este sistema que a veces los oprime. Más, el Estado del bienestar protege esos derechos de los trabajadores y regresa parte de ese compromiso social a las miles de familias.
Cuando se organizan los vecinos de la colonia en cualquier municipio de Sinaloa o el país, se puede ver cómo juntos logran cambios en los espacios públicos en beneficio de su colectivo, de su espacio público; que no por tener injerencia popular, deja de ser responsabilidad del gobierno apoyar ese desarrollo social y económico.
Ahí es donde radica la fórmula para lograr los cambios que se han olvidado en muchos gobiernos y en donde los discursos políticos intentan evadir situaciones que deben ser atendidas para el beneficio de las mayorías, de la masa colectiva trabajadora, de esa fuerza motora que mueve al país y que logra y hace que las empresas sean productivas y que generen empleos y lo que más les gusta a los empresarios: “ganar dinero”, capital, mucho capital, ¿para qué?, bueno es parte del sistema capitalista, unos tienen más que otros en este desigual juego de ajedrez; pero dentro de todo ello, debe siempre de prevalecer la razón en favor de los más necesitados y de la colectividad en beneficio social; para que al final pueda esa sinergia de capital y colectividad construir un mundo mejor en beneficio para todos.

Vaya, un proyecto Socialdemócrata cabe muy bien en ese contexto. Y en ese camino queremos sentarnos una nueva clase política que se gesta en Unidad Democrática, capitulo Sinaloa.

“Aún es posible, solo si deseas que suceda”.

*L.C.C Héctor Ulises Milán Guevara/ Gerente Ejecutivo de USCADSIN Unión de Sociedades Cooperativas y Actividades Diversas de Sinaloa y Nayarit/ Ex asesor de legisladores del PAN/ Columnista en medios digitales/ Integrante del Fondo de Agua y Cobalpre Comité Baluarte Presidio/Integrante de COADES Confederación de Organizaciones Acuícolas del Estado de Sinaloa/ Integrante del Comité Sistema Producto Camarón de Cultivo del Estado de Sinaloa/ Fundador y Presidente del “proyecto” UNIDAD DEMOCRÁTICA SINALOA El dialogo es contigo x “Juntos por la Libertad” (Movimiento político ciudadano).
Contacto a: rumbopoliticocomunicacion@gmail.com
Twitter: @milanulises
https://www.facebook.com/Unidad-Democrática-Sinaloa-100517668191142/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí