Evitemos un crimen colectivo en el parque Zaragoza. (En memoria del periodista Manuel Buendía)

0
298
  • Manuel Buendía Tellez Girón nació en Zitácuaro, Michoacán, el 24 de mayo de 1926; fue asesinado en la Ciudad de México el 30 de mayo de 1984)1926.

Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán, 1987.

Manuel Buendía decía “Yo tomo lo mío donde lo encuentro” a un grupo de periodistas a quienes recomendaba imitar a algunos autores importantes a propósito del estilo de redacción.

Nosotros acataremos su recomendación y empezaremos por imitarlo a él; él que fue asesinado arteramente el 30 de mayo de 1984.

Queremos denunciar la posibilidad de un crimen en contra de cinco seres inocentes. Hablamos de “posibilidad”, pero pensar en ella nos abate y si las lágrimas no brotan es nada más por no parecer excesivamente cursi, pero sí queremos llamar la atención de los caminantes para que simpaticen con la lucha bizarra que por la vida mantienen aquéllos.

Se ven de muchos años, lo que los hace más indefensos y mueven a la compasión. Quizá estén ahí, en el parque Zaragoza, desde 1954, solos, enfermos, esperando agua o alimento, pero la gente poco hace por ellos.

Han tenido empeño en sobrevivir, porque seguro cuando eran pequeños algún gañán los agredió hasta tenderlos maltrechos contra el pavimento, pero se las ingenian para recobrar la verticalidad.

Y ni quien les dé ayuda, pues nacieron mudos y no pueden gritar pidiendo auxilio. Nunca se les ha escuchado una palabra, pero su gallarda valentía para resistir, por no rendirse, grita más que cualquier palabra.

¡Ah, no! Si los asesinan voy a utilizar las páginas del periódico para protestar porque —tome nota, lector— no los matan a todos juntos, sino a uno por uno, de modo que cuando le toque al quinto ya va a estar muerto de terror al ver cómo a sus hermanos les cercenan los brazos y luego el tronco.

¡Qué barbaridad!

Y tendremos que protestar todos, pues si hay oposición a que se instalen los puestos de vendedores en el parque Zaragoza, con mayor razón a que se asesine a los cinco árboles que hay por la calle Guillermo Nelson y no creo que nadie nos reproche la defensa que desde ahora hacemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí