EL GENERAL ROBERTO CRUZ, militar revolucionario nacido en Chihuahua

0
960
  • Roberto Cruz Díaz nació en Guazapares, Chihuahua, el 23 de marzo de 1888; murió en Los Mochis, Sinaloa, el 5 de diciembre de 1990.

“Si puedo hablar de la revolución, es porque la he vivido”… Roberto Cruz

Desde pequeño migró con su familia al Valle del Yaqui, de ahí que muchos pensaran que era sonorense.

Participó en la Revolución, primero con Francisco I. Madero, después con Venustiano Carranza y finalmente se unió al grupo sonorense que controló la política en la década de 1920.

Fue un brillante estratega, alcanzó el grado de general de división en menos de diez años, siendo uno de los generales más jóvenes de la Revolución.

Lo nombraron Inspector General de Policía de la CDMX, puesto en el que se le encargó dirigir el fusilamiento del padre Miguel Pro y otros conspiradores que atentaron contra el general Obregón.

Se unió a una rebelión contra el gobierno en 1929, y al ser derrotados tuvo que exiliarse en EUA. Regresó en 1943 y siguió desempeñando cargos militares.

En el ocaso de su vida, fue entrevistado por el periodista Julio Scherer (quien escribió un libro sobre él llamdo “El indio que mató al padre Pro”). En esa entrevista, el general Cruz dijo: “No soy un militar de dedo, como tantos otros, ni debo mis condecoraciones a la gracia de nadie. Lo que tengo, me lo he ganado. Aquí en el cuerpo tengo cinco balas enterradas, y aquí en la mente, el recuerdo de más de cien batallas”.

FUENTE: Facebook, página de un día como hoy en Sonora.

EL FUSILAMIENTO DEL PADRE MIGUEL PRO

El general Roberto Cruz fue quien ordenó la ejecución de Luis Segura Vilchis, Humberto Pro y su hermano sacerdote Miguel Pro pues era el inspector de la policía de la CdMx y por órdenes, seguramente, del Presidente Calles y Alvaro Obregón —hombre fuerte del México—; el motivo por los que fueron fusilaron fue que atentaron contra Obregón cuando regresó de Sonora para emprender su campaña por la reelección a la Presidencia en 1928 después de que Calles había promovido los cambios constitucionales con dedicatoria personal al “Manco de Celaya” para reelegirse después de un periodo —entonces 4 años— presidencial (hay elementos para considerar que Obregón y Calles tenían pactada la alternancia entre ellos en la Presidencia).

Hay que precisar que los tres ejecutados no fueron procesados legalmente.

Injustamente, el clero católico homenajea a su ministro Miguel Pro y a Luis y Humberto lo ignora absurdamente porque el primero, como ministro de su culto, tenía obligación de actuar como lo hizo de acuerdo a la guerra que había declarado el clero católico al Estado Mexicano por negarse a obedecer las leyes, pero los otros, lo hicieron sólo por su fe.

El atentado fue cuando Obregón circulaba en las calzadas del Bosque de Chapultepec y le arrojaron bombas a su vehículo y del estallido, resultó ileso.

FUENTE: Facebook, página de El Camino Real de Tierra Adentro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí