ROSELIA GALLARDO, UNA VIDA DE ENTREGA Y SACRIFICIO, BORRADA POR EL CAPRICHO DE EL EJERCITO DE SAVACIÓN, A.C.

0
332

Roselia Gallardo de la Cruz hasta hace unos meses se desempeñaba como directora general en el Ejército de Salvación A.C. de la ciudad y puerto de Mazatlán Sinaloa.

Fue despedida de tras 15 años de apostolado para esta institución, ¿las causas? Ser la esposa del entonces Capitán del Ejército de Salvación a quien se le acusa de haber incurrido en faltas al reglamento interno, no obstante, ella no haber cometido falta alguna.

El Ejército de Salvación A.C. es una organización de sociedad civil basada en la fe Evangélica cuya estructura se basa en los rangos militares donde a fuerza de trabajo, entrega y sacrificio se va ascendiendo, Roselia, en esta pirámide alcanzo a ostentar el rango de Capitana.

Su odisea inicia en 2006, cuando Raúl Romero Avella, su esposo, decide ingresar y formar parte de esta institución. Ella decide seguirlo al ver los cambios positivos que el Ejercito obra en él, al transformarlo en una mejor persona, donde se le enseño a desprenderse de sí para apoyar a los demás. No obstante ella profesar la religión católica, se convierte al cristianismo para apoyar a Raúl y crecer juntos en esta institución.

En 2009, en una estancia que tuvieron en Ciudad Juárez Chihuahua, la Mayora Margarita Alemán, los apoya para que ingresen como oficiales y de esta manera ambos dos en compañía de sus pequeños hijos se trasladan a la ciudad de México para recibir la enseñanza pertinente para ejercer correctamente su labor el Ejercito.

Durante su estancia no solo se les proporciona hospedaje y alimentación, también se les daba, según palabras de Roselia, un adoctrinamiento, donde se les programaba para olvidarse su persona y darlo todo por la institución: Tiempo, Esfuerzo, Sacrificio, Todo, en pos de ayudar al prójimo por encima de sus necesidades. Pero lo mas importante, a hacerlo sin goce de sueldo.
Sí, sin remuneración económica alguna.

Pero en aquel entonces les pareció bien, ya que estaban mas que vulnerables tanto en lo anímico como en lo económico, cosa que sabe aprovechar muy bien el ejército al adoctrinarlos para obedecer ciegamente sin poner objeción a nada.

Durante esos días, tuvieron que hacer un viaje junto con otros cadetes para atender asuntos propios del Ejercito, con tan mala suerte que el vehículo en que viajaban sufrió un accidente, donde Roselía salió seriamente lastimada. Dejando secuelas aún hoy en día le duelen. Pero no interpuso acción legal alguna por obediencia y fidelidad a la institución.

En 2011, tras dos años de entrenamiento se les asigna ir a Xochitepec Morelos, donde a base de trabajo duro y arduo sacaron avante la empresa que se les había confiado.

Cinco años después, se les reasigna en Ciudad Victoria, donde la situación era aun mas adversa de lo hubieran imaginado. Era tan duro que a ella le costo mucho sudor y lagrimas el adaptarse. Era un lugar inhóspito y difícil para llevar a cabo su misión, pero soportaron la adversidad estoicamente.

Finalmente, se les reasigna la plaza de Mazatlán Sinaloa. Un 2019 llegan a las instalaciones de Ejercito de Salvación Mazatlán Centro. Pero el gusto les duro poco, ya que descubrieron que estas instalaciones no contaban con lo indispensable para vivir: Sin estufa, sin refrigerador, sin camas… Peor aún con enormes adeudos que habían dejado anteriores directivos de esta plaza. Un enorme rezago en el pago del predial, del agua, de luz.

Pero se arman de valor y juntos, hombro a hombro deciden tomar al toro por los cuernos y sacar adelante la situación.

Es a base de gestiones que Raúl lleva a cabo en el ayuntamiento y a través de donativos de empresas y personas que dan un nuevo rostro a la institución en Mazatlán. Ganándose la simpatía y el respeto de esa ciudad.

Echan a andar un comedor y centro de asistencia infantil, donde a los niños que asisten se les da alimentación, ayuda escolar y psicológica sin cargo alguno. Todo esto gracias a la ayuda desinteresada de los mazatlecos que el matrimonio Romero Gallardo se supo ganar de una manera discreta pero constante.

Todo iba bien, pero en 2020 llego la terrible pandemia provocada por el COVID 19. Lejos de amedrentarse, ante la necesidad de los mazatlecos mas vulnerables abrieron un comedor que por más de cuarenta días proveyó alimentos calientes a todo aquel que se acercaba a solicitarlo en un horario de una a tres de la tarde, siempre guardando estrictos protocolos de sanidad para evitar contagios entre los asistentes.

Todo esto llamo la atención de los medios de comunicación tanto locales como nacionales ya que era un ejemplo de solidaridad y altruismo a los más necesitados.

Canales de televisión, periódicos, estaciones de radio y portales de Facebook se avocaron a cubrir el día a día de esta noble causa, exhortando a las empresas y a los mazatlecos a sumarse y apoyar mediante donativos en especie y mano de obra para ayudar a continuar esta titánica labor.

Esta difusión masiva no paso desapercibida por los altos mandos de el Ejercito de Salvación que lejos de verla con buenos ojos la consideraron nociva e invasiva para la institución.

El 14 de mayo de 2021, el Mayor Pedro Sánchez entrego a Roselia y a su esposo un documento donde se les notificaba que fueron despedidos por parte del Ejército de Salvación.

Esta situación la quebró psicológicamente ya que ella no entendía la razón. Aun así, suplicó y se humilló pidiendo reconsideraran, que no la despidieran, que si era necesario le cambiaran de nombramiento pero que no la despidieran a ella.

La razón que dio el Ejercito de Salvación es de que su esposo, el ahora ex capitán, Raúl Romero Avella había incurrido en supuestas irregularidades internas al haberse expuesto de manera publica en los medios de comunicación digitales y electrónicos para dar a conocer la situación en que se encontraba la institución durante la pandemia.

Otra de las agravantes era que a Raúl se le invito a colaborar como presentador en una Televisora Digital, sin pago remunerado, a cambio de ayudar a publicar las bondades de la ayuda que hacia el Comedor Infantil y las actividades propias del Ejército de Salvación y de esa manera sensibilizar a las personas y empresas para que se acercaran a apoyar las causas propias de ayudar a los más des protegidos.

Esto molesto a los altos mandos, y es aquí donde toman la decisión de prescindir de los servicios de Raúl Avella y al ser su esposa Roselia Gallardo, también ella fue despedida por el simple hecho de ser su pareja sentimental. Aun a pesar de que ella no había incurrido en falta alguna.

El día de hoy, Roselia alza la voz y exige justicia, porque considera que fue abusada ya que se le impusieron reglas muy fuertes de sometimiento, de renuncia a sus derechos humanos, exigiendo una entrega plena, equiparable a la esclavitud. Ya que también se les prohíbe realizar trabajos remunerados que los pueda distraer de su labor al interior del ejército.

Ella ya no busca ser reubicada, solo exija se le reconozcan sus 15 años de trabajo en favor de una institución que no la supo valorar. Y todo lo que solicita es una indemnización decorosa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí