EL CASINO EN VIVO DESDE DURANGO Por Iván Soto Hernández@IVANSOTTOH | La silla de Aispuro se quedó vacía

0
2632

Ayer, la silla de José Aispuro Torres se quedó vacía en el marco del registro de Esteban Villegas Villarreal como candidato de la Coalición Va por Durango a la gubernatura de esta entidad.

El equipo logístico de Aispuro hizo su labor de avanzada en la gira de los dirigentes nacionales del PAN, PRI y PRD por una razón obvia: el Mandatario tenía agendado acudir al respaldo de Villegas, pero algo pasó y el de Tamazula decidió no hacerlo.

Fuera de ese pequeño detalle -que abordaré párrafos abajo-, el evento de Esteban cumplió la expectativa política básica: lo acompañaron los ex gobernadores José Ramírez Gamero, Maximiliano Silerio Esparza e Ismael Hernández Deras.

Además, aunque no estuvo el gobernador local, los diferentes eventos y mensajes de respaldo a favor de Villegas contaron con el acompañamiento de los gobernadores priistas de Coahuila, Miguel Riquelme, y de Oaxaca, Alejandro Murat.

Esteban Villegas llega a esta etapa con la solidez de haber allanado el camino dentro del PRI, luego en el PAN y PRD, y ahora en el primer evento conjunto entre dirigencias y militancias de los tres partidos políticos.

Aispuro Torres sigue buscando pretextos para no aparecer en la foto, para escatimar muestras directas de apoyo al proyecto sucesorio que encabeza el originario de San Juan del Río.

Mientras tanto, el fuego hacia la administración aispurista surge desde dentro, y muy prematuramente. Así se empieza a ver por ejemplo con el desaseado manejo que ha tenido la expedición de concesiones de taxis en el sexenio.

Es el muro de Facebook de José Jorge Campos Murillo, en su publicación de este sábado por la noche, el ex titular de Movilidad y Transportes por primera vez hace público una serie de actos de corrupción que supuestamente él constató como Subsecretario de dicha área, y a lo cual jamás puso interés Aispuro para frenar dichas irregularidades.

Aispuro Torres asume un rol político confuso en la recta final, pues el descontrol que tiene sobre el proceso de sucesión lo tiene preocupado en extremo, al grado que no se ha puesto a fondo a limpiar el desaseo institucional que va dejando huella con el paso de los meses y los años.

Ayer, el Mandatario decidió prolongar el regateo a su apoyo a Esteban. En los hechos, es de suponerse que si no ocurrió ayer ya no habrá otro momento clave para que lo haga.

Sin embargo, con zancadillas y golpes internos tan claros y directos como el de Campos Murillo, quien amenaza convertirse en un dolor de cabeza al exponer lo que vio y que denunció irregular sin que haya captado la atención y logrado la reacción de su ex jefe el Gobernador, es más que claro que la silla de ayer se quedó vacía, sí, pero eso le ayuda más a Villegas de lo que podría afectarle.

La narrativa de la campaña del priista en el formato de coalición no puede dejar de ver la realidad: está por concluir un sexenio del que no se expresan bien ni sus propios protagonistas.

Qué podemos esperar los simples mortales?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí