INCONGRUENCIAS | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
189

Ni en la más surrealistas de las novelas de Franz Kafka, encontraremos hechos y acciones como las que en México se han vivido y se viven. Siempre he ejercido mi derecho a expresarme y, en la Estación Radiofónica, XEUAS, permisionada a la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), en la que colaboré aproximadamente 16 años, se acuñó la frase de: “mía la voz, de todos la palabra”; aquí, en la UAS, ocurrió lo nunca pensado, tanto por la comunidad universitaria cómo por la ciudadanía sinaloense, se prohibió la libertad de expresión.

A nivel nacional, existe un fenómeno en lo que a la libertad de expresión se refiere; se ha originado precisamente, en un foro informativo en el que el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), es el productor, conductor, guionista y director; por lo que, el decide quien habla y quien no.

La vox populi, sabia cómo es -según las propias palabras de AMLO-, hace señalamientos, entre ellos, quien suscribe el presente que, las “conferencias mañaneras” de 7:00a.m. a 8:30 a.m. rápidamente perdieron el encanto de la originalidad, al ser el único presidente en el mundo que diariamente sale a “informar” al pueblo, pero paradójicamente, es debido a esas “mañaneras” que, entre los mexicanos se empieza a profundizar la división que, si bien ha existido de siempre, hoy se ha acentuado.

Si bien se permite a periodistas el ingreso al espacio de Palacio Nacional, en el que se lleva a cabo dichas “mañaneras”, es de manera selectiva y pueden entrar los que llegan en la madrugada a hacer una fila; al hacer una pregunta al presidente sobre algún hecho de: injusticia, autoritarismo, corrupción, inseguridad en el país si no es de su agrado, la invariable respuesta es: “yo tengo otros datos”.

Fuera de esas mañaneras, periodistas de reconocida trayectoria por su ética profesional, su objetividad; información y análisis realistas; críticos; como debe ser todo periodistas y de probada honestidad -y hay pocos-, informa a su audiencia sobre hechos innegables de corrupción entre sus cercanos colaboradores y miembros de su gabinete, y hasta de su familia, que han sido duramente cuestionados, descalificados, y adjetivados como, ¡mentirosos! en su estrado inquisitorio, en lo que ha convertido su programa matutino de todos los días y que traspasa las fronteras de nuestro país.

Si a eso no se le llama un intento por descalificar a profesionistas del periodismo, valiéndose del poder acumulado y otorgado por la ciudadanía, ignoro el nombre que se le podría dar a esa acción, tal es el caso tanto de Carmen Aristegui, como el de Julio Hernández “Astillero”, entre otros.

Cuál es el mensaje que, AMLO envía con esa acción a sus fieles seguidores, ¿Qué solo él y nada mas que el tiene la patente de la verdad?; ¿Qué él no comete errores?; grave error de AMLO, al no querer ver las incongruencias de su idílico mandato, que él no ve, pero la ciudadanía si las ve y padece.

  • Su principal promesa de: “el ejército a los cuarteles”, incumplida totalmente y abunda en sus halagos a Militares y marinos, al grado de cambiar la constitución para beneficio de los militares.
  • Sus principales obras, en manos del ejército, de Alfonso Romo y Carlos Slim como beneficiarios.
  • Su amiga ex secretaria de MORENA, acusada de fraude por aproximadamente mil millones de pesos favorecida con una diputación plurinominal y un actual presidente de MORENA que, ignora a la militancia favoreciendo a personajes de la peor ralea política…los nombres abundan.
  • Un Fiscal que es un verdadero defensor de delincuentes de cuello blanco y al parecer, miembro de ese Cártel de los del cuello blanco y las manos sucias.
  • Apoyar a candidatos como, Salgado Macedonio, con serias acusaciones de varias mujeres de acoso y violación sexual, y al ser rechazada su candidatura a gobernador de Guerrero, con un cinismo insultante nombra a su hija candidata de MORENA y la hacen gobernadora, con el beneplácito y apoyo de nuestro presidente.
  • Su insistencia de, “abrazos no balazos”, ha venido dejando muchos asesinatos; los altos mandos de cárteles del narcotráfico, intocables.
  • Una inmigración irrefrenable que, ante la falta de una postura clara del Estado, que el gobierna, se ha convertido en un monumental problema, tanto para los migrantes como para los habitantes de este país.
  • Vanagloriarse y aplaudir el ingreso de miles de millones en remesas que “envían” los mexicanos en el extranjero, sin prestar oídos de que, al parecer esto ha sido tomado como ruta de dólares de quienes se dedican a las actividades delincuenciales.
  • Una esposa que, no es primera dama, pero vive como tal en el Palacio de Gobierno y solo hace acto de aparición en los eventos importantes con la presencia de militares y de la marina.

Incongruencias de todo tipo y tamaño que, aunque hoy el presidente no las vea ni las oiga, el pueblo “sabio y bueno”, si las ve y lo que es peor las siente, con todo y el aprecio y respeto que se le tiene y, tiene claro que ir hacia atrás, también es cambio.

Los mexicanos, debemos de tener claro dos cosas, que aquí no cabe aquello de que: “si no estas conmigo… estas contra mi” y que, los mexicanos que votamos por AMLO, no le dimos un cheque en blanco.

bnpb146@hotmail.com
dic. 12 de 2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí