MAZATLÁN HACE 40 AÑOS | Sofía Félix de Ramos y la Escuela de Enseñanzas Especiales

0
107
  • “No me levanto tranquila si no tengo un proyecto en la cabeza”, presumía la profesora y alguna vez regidora, quien en 2021 tendría 100 años de edad.

Por Juan Lizárraga T. NOROESTE-Mazatlán, 19 de noviembre de 1981.

“Trabajo, disciplina y responsabilidad, son las mejores bases para el funcionamiento de cualquier institución o empresa”, Sofía Félix de Ramos, con más de 37 años de trabajar en el ámbito educativo bajo esas pautas, afirma lo anterior, ahora cuando tiene licencia para descansar, con goce de sueldo, mientras le llega su jubilación.

Muchos gerentes de banco y de empresas contables saben lo que es lo anterior, traducido a la práctica, porque estudiaron en la Escuela de Enseñanzas Especiales, la cual se transformó en la Secundaria Técnica Miguel Hidalgo. Y ahora la recordarán con un orgulloso agradecimiento.

A la profesora Sofía Félix de Ramos le ocurrió lo que a muchos: jamás pensó que sería maestra, pero su vocación se despertó en una ocasión, cuando casualmente escuchó una clase de sicología infantil. Ahí encontró su profesión y lo mejor de su vida lo ha dedicado a la dignificante tarea de dirigir instituciones donde reciben educación niños y adolescentes.

Nació en San Lorenzo, Culiacán, el 12 de octubre de 1921. En 1934-1938 estudió en el Colegio Rosales de Culiacán; en 1942-1946 cursa sus estudios en la Escuela Normal Superior como maestra de Historia General en la ciudad de México, D.F. y también hizo estudios de normal en Culiacán.

Al llegar a Mazatlán ocupó su plaza en una escuela primaria impartiendo clases a alumnos de quinto año. Después estuvo al frente de varias direcciones, como la del jardín de niños “Justo Sierra” (hoy “Estefanía Castañeda”), de la Escuela Seis, de la Josefa Ortiz de Domínguez, y fue inspectora escolar en el municipio, cuando la inspección era sólo una y no como ahora que se ha dividido en zonas.

LA EEE PIONERA EN MAZATLÁN

Sofía Félix de Ramos se matrimonió y si bien descuidó un poco su trabajo, siempre impartía clases en la Escuela de Enseñanzas Especiales. El gobernador Enrique Pérez Arce decidió cerrar a esta institución porque tenía muy pocos alumnos. El experimento de poner a trabajar a una secundaria financiada por el gobierno no funcionaba.

En 1954 es reabierta y Sofía Félix de Ramos se hizo cargo de la dirección… El resultado es la Secundaria Técnica Miguel Hidalgo.

Tenía la Escuela de Enseñanzas Especiales (donde se impartía comercio y secundaria, conjuntamente en cuatro años) 48 alumnos, 8 maestros y un presupuesto anual de 16 mil pesos.Hoy, la Secundaria Técnica Miguel Hidalgo (cambio realizado en 1970) cuenta con cerca de mil alumnos y 82 trabajadores académicos, administrativos y de intendencia y su presupuesto es de 9 millones de pesos anuales.

Ahí, en las Enseñanzas Especiales y en la Secundaria Técnica, Félix de Ramos dejó gran parte de lo mejor de su vida, pero aun así se dio tiempo para ocupar una regiduría cuando era presidente municipal de Mazatlán el Dr. Ángel Armienta Acosta (1954-1955), y durante el interinato de Gabriel R. Osuna (1956). En el tiempo señalado, fueron sus compañeros regidores: Elías Cárdenas Mora, Bernardo Sánchez Osuna, Modesto Autimo, Rubén Rodríguez, Teófilo Macias Carrillo, Aureliano Alarcon y Cutberto Alarcon.

Fundó la primera secundaria nocturna en Mazatlán (la “México”), trabajó en el Seguro Social y de manera autodidacta, mediante cursos por correspondencia, estudió periodismo en el Instituto de Capacitación del Periodista y psicología y parasicología en el Instituto Didáctico de Derecho.

Siempre fue activa. “No me levanto tranquila si no tengo un proyecto en la cabeza”, enfatizó Sofía Félix y añade que cuando reciba su jubilación le sobrará quehacer en su “oficina” particular, situada en la parte alta del edificio donde reside (calle Benito Juárez, entre Constitución y Mariano Escobedo), para leer, escuchar música y atender el tan desatendido hogar.

Ahí, en ese rincón de la casa, están todos sus recuerdos: diplomas, álbumes fotográficos, recortes de periódicos (su principal tesoro), donde lo mismo se le alaba que se le critica su actividad. Están los libros, multitud de tomos, varias enciclopedias, figuras de porcelana.

“No estoy cansada. Me retiré satisfecha porque logré encontrar mi verdadera profesión y desde este lugar seguiré trabajando”.

Alguien podrá reprochar a Sofía Félix de Ramos su dureza, pero nadie negará que su laboriosidad, disciplina y responsabilidad, permitieron que varios mazatlecos se distinguieran en la administración de los dineros de industrias y empresas al cursar la carrera de contador privado en la Escuela de Enseñanzas Especiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí