DE TODOS MODOS, PRI TE LLAMAS | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
130

Se suele decir, en relación con los que han ejercido y ejercen la actividad política y, que han tomado ésta, no como una vocación de servicio, sino una forma de servirse de ella para enriquecerse, mediante la corrupción, que se conforma de: engaños, mentiras, traiciones y la burla a toda una ciudadanía que: “la historia los juzgara”.

Frase tan subjetiva que, los políticos no le dan ninguna importancia y, en su cinismo y desvergüenza se ríen de ella, pues se sienten victoriosos y, sabido es que, “la historia la escriben los vencedores”.

Por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con más de nueve décadas de existencia, sin duda transitaron en sus inicios personas con un amplio reconocimiento por su honorabilidad, que contribuyeron, a la creación de instituciones como Petróleos Mexicanos (PEMEX); los de salud, Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), e Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); igualmente en el área educativa se crea la Universidad Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

A la par fue surgiendo una casta de privilegiados que, en su irrefrenable ambición como líderes sindicales, con la complacencia de los presidentes de la República en turno, a fin de ser inamovibles del poder acumulado sexenio tras sexenio, les permitían se perpetuaran como dirigentes, teniendo siempre sometidos a su antojo a la clase obrera, campesina, ferrocarrileros, mineros, pescadores.

Fueron los priistas los creadores de la corrupción en México, contaminando a la sociedad, mediante la conformación de grupos de ganaderos, agricultores, médicos, profesores, comerciantes, siempre bajo el control de los, “líderes”, cuyo beneficio siempre se enfocó hacia los presidentes, y los empresarios que con su apoyo empezaron hacer grandes fortunas.

La entrega de nuestros recursos naturales que, mediante una explotación irracional y una atroz contaminación a nuestro medio ambiente, fueron puestos en manos de prestanombres que han actuado a la fecha, sin ningún sentido nacionalista, en manos de compañías extranjeras, otorgándoles contratos hasta por 50 y 100 años, nuestro: petróleo, gas, minas, medios de comunicación y transporte, mares y electricidad, dejando de ser propiedad de los mexicanos.

Difícil resulta, hoy por hoy, cancelar esos contratos, so pena de demandas super millonarias que interponen esas compañías extranjeras, ante tribunales internacionales, en los que México siempre sale perdiendo.

Ante un cambio de gobierno, impulsado soterradamente por priistas, más parecida a una negociación, con quien había venido siendo su cómplice el Partido de Acción Nacional (PAN), llega a ocupar la presidencia un mediocre empleado de la empresa Coca Cola, Vicente Fox Quezada, en aras de evitar un estallido social, dado el hartazgo que la ciudadanía demostraba ante la galopante pobreza que inundaba al país.

El fracaso para el pueblo, que votó esperanzado por un verdadero cambio con el candidato del PAN fue rotundo, la corrupción continuo favoreciendo tanto a los del PRI como a los del PAN, la desilusión fue mayúscula, al grado de que la voz populi decía: “salieron peor los del PAN, los del PRI robaban, pero dejaban robar”.

La situación de corrupción en México se acentuó con el regreso del PRI, en la persona de Enrique Peña Nieto como presidente; habían probado que, el pueblo no se levantaría nunca contra el gobierno, fuera éste cual fuera e hiciera lo que hiciera.

Llega así a la presidencia de México, un personaje llamado Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que, con alguna diferencia en su discurso, anunciaba un verdadero cambio; los ciudadanos al escuchar decir a este nuevo candidato que: “por el bien de todos primero los pobres”, fue la llave del éxito para que los ciudadanos conformaran con su liderazgo un nuevo Partido Político al que llamó: Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

Fueron miles de personas las que contribuyeron a la formación de MORENA, mismos que dejaron de lado que, AMLO, desde su juventud fue miembro del PRI, su formación política fue adquirida en ese Partido que tanto daño hizo al país, consecuentemente a la gran mayoría de los mexicanos, sus más cercanas amistades han sido del PRI.

Por lo tanto, ya habiendo alcanzado su meta primordial que era la presidencia de la República, sus fieles seguidores, militantes de MORENA, dejaron de ser de su interés, para posesionar en importantes puestos a sus excompañeros (???) priistas que es lo que hoy se ve en todos los Estados de la República;

No se equivoca quien ha señalado a MORENA como un anexo del PRI y llamarlo con desilusión, tristeza y enojo: PRIMOR.

bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí