HACE 40 AÑOS | Sigue privando la tensión en zonas pesqueras del sur de Sinaloa

0
356
Foto con fines ilustrativos tomada de internet.
  • Ayer, mitin de cooperativas ejidales. “Son comunistas”, dicen tradicionales.

Por Juan Lizárraga T. NOROESTE-Mazatlán, 6 de octubre de 1981.

La situación continúa tensa en el sur de Sinaloa y en este río revuelto sólo los “changueros” han obtenido ganancias, pues mientras se decide si son las cooperativas tradicionales o las ejidales y las de nueva creación las que capturarán camarón, ellos se encargan de surtir al mercado local y a una que otra empacadora.

Ayer en la tarde, apoyados por universitarios y por pescadores de Villa Unión y de Rosario, los cooperativista ejidales de “El Ebanito” en Escuinapa, realizaron un mitin para protestar por la violencia utilizada en su contra por más de 900 pescadores de la cooperativa tradicional “Lázaro Cárdenas”, y para exigir la libertad de 10 compañeros detenidos.

Por la noche, un abogado del bufete jurídico de la Universidad Autónoma de Sinaloa, asesor de los cooperativistas ribereños de El Ebanito, dialogaba la posible libertad de los detenidos con el presidente municipal de Escuinapa, profesor y licenciado Gabriel Castro Camacho.

Se comentaba que había disposición de dejar en libertad sólo a ocho de los detenidos y no al universitario Juventino Ramos y a otro pescador, quienes ya no se encuentran en la cárcel y se presume que fueron enviados a Culiacán. Hubo negativa a lo anterior.

Los detenidos son Artemio López, Ignacio López, Jesús Crespo, Erasmo Rodríguez, Refugio Pérez, Juan Rodríguez, José Ramos, Matías Sánchez y Juventino Ramos Mexía.

Heridos de consideración durante el rompimiento del bloqueo que sufrieron por miembros de la cooperativa Lázaro Cárdenas, se encuentran Lino Sandoval, quien sufrió costillas rotas y posiblemente pierda un ojo; Fidencio Lizárraga, Juan José Durán, Concepción López y otros, incluyendo algunos de los detenidos.

Se calcula una asistencia al mitin entre 3 y 4 mil personas y pescadores de Escuinapa, Rosario y Villa Unión. Como 10 camiones grandes, repletos de pescadores ribereños se estacionaron frente a la plazuela y a la presidencia municipal, donde se realizó el acto de protesta y donde los oradores exigían el cese de la represión de la cual acusaban al gobierno del Estado y llamaban a la calma.

“SON COMUNISTAS”, ACUSAN LAS TRADICIONALES

Las oficinas de la cooperativa “El Ebanito” están en la orilla de Escuinapa y poco menos de dos kilómetros estaba, diríamos, su campo de pesca con su congeladora, donde habían bloqueado el camino, pero se vieron obligados a dar paso por el desalojo de que fueron objeto por los cooperativistas tradicionales de la “Lázaro Cárdenas”, los “lázaros”, como se les conoce.

Están como testigos del desalojo dos vehículos volteados, un galerón reducido a cenizas y el motor con que se movía la empacadora, también incendiado. Los afectados calcularon las pérdidas en 5 millones de pesos. Hasta el momento, que se sepa, ninguna autoridad ha levantado el acta correspondiente.

Cerca de la presidencia está la oficina de la cooperativa tradicional “Lázaro Cárdenas”. Ayer, estaba reunido un grupo de pescadores, entre ellos José Esparza, el secretario.

Había desconfianza hacia la prensa y al fin el secretario respondió que aunque el camino ya estaba abierto, los 368 pescadores de la Lázaro Cárdenas no pescaban porque no había garantías y podían ser agredidos por los ribereños.

“Aquí hay comunismo”, dijo al leer un volante firmado por la Unión de Cooperativas de Nueva Creación del Sur de Sinaloa, en el cual se solicitaba el apoyo de todos los sinaloenses y se exigía el “cese a la embestida oligárquica de Toledo Corro”. Después enseñó otro volante en el que se invitaba al mitin y dijo: “El pueblo no los apoya porque ellos son los culpables de lo que está pasando”.

Luego, José Esparza dijo que la cooperativa Lázaro Cárdenas debe como 10 millones de pesos a Acuacultura, en el mantenimiento de los tapos, por la construcción de canales. “Cómo vamos a permitir que pesquen los ribereños si no hacen ninguna inversión. Nomás esperan a que llegue la temporada y agarran sus atarrayas, sus lanchas y sus lámparas y se avientan a los esteros”.

LA TENSIÓN ES GENERALIZADA

Con los mismos argumentos que la “Lázaro Cárdenas”, en Escuinapa se encuentra la cooperativa tradicional “Álvaro Obregón” en Agua Verde, donde el camino continúa bloqueado, y la “Sixto Osuna” en Villa Unión, inicialmente tradicional y hoy en poder de pescadores ribereños.

“A sangre y fuego evitaremos que pesquen las tradicionales”, decían ayer los pescadores, mientras blandían palos y argumentaban que “ya estamos cansados de que nos exploten. De qué otra manera captura tanto camarón la cooperativa Álvaro Obregón si no es trabajando con los pescadores libres”.

Eso decían y querían que el gobierno les otorgue los permisos para organizarse en cooperativa y para pescar, sin parcelamiento de las aguas, sin pagar a las tradicionales porque las aguas estuarinas no tienen dueño, decían.

La inconformidad de los pescadores ribereños se centra sobre todo en el gobierno del Estado. De Villa Unión a Escuinapa, la protesta contra el gobierno del Estado se hace como consigna porque lo acusan de intervenir a favor de las tradicionales.

La intervención de las autoridades federales ha sido nula desde que se levantar la veda y el problema amenaza con tornarse sangriento si no hace presencia el gobierno federal, es decir, el Departamento de Pesca y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí