Presa ‘El Salto’, en Elota, hace 35 años: No se cumplían promesas a los afectados por su construcción

0
351
Foto con propósitos ilustrativos, tomada de internet.
  • En febrero (de 1987) será cerrado el vaso y serán desalojados, pero aún no están terminadas las viviendas; hay muchas irregularidades.

Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán, jueves 2 de octubre de 1986.

ELOTA, Sin.- “Al principio no lo creíamos, pero ahora que nos dicen que el vaso de la presa se cierra en febrero y que de un momento a otro nos van a desalojar de nuestras tierras y de nuestras casas, nos empezamos a movilizar y nos encontramos con muchas irregularidades.

Son campesinos, principalmente de Zoquititán, una de las cuatro sindicaturas de Elota, quienes señalaron lo anterior a NOROESTE en alusión a la presa El Salto, moderno y funcional proyecto que una vez trabajando cubrirá con un gigantesco cristal de agua a varios pueblos con sus tierras de siembra y pastoreo: Zoquititán, Potrerillos, La Estancia, Salto Chico y parte del Portezuelo, que ya están siendo ubicados en las viviendas que el Gobierno (la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos) construyó para ellos; también los campesinos de Salto Grande son afectados, pero se les remueve a otro sitio.

En concreto, los campesinos se quejan de que la SARH no les ha cumplido lo prometido en lo que se refiere a la construcción de las viviendas con sus servicios, pues aquéllas son más reducidas y los servicios públicos inexistentes, además de que se prometieron 10 hectáreas por comunero y sólo les entregan 8 hectáreas.

LA PRESA EL SALTO

Elota, que significa el lugar donde abunda la mazorca de maíz verde, limita al norte con los municipios de Culiacán y Cosalá; al sur con San Ignacio; al poniente con el Océano Pacífico y al oriente con Cosalá y San Ignacio.

Hacia donde sale el sol empezó a construirse en 1981 la presa El Salto, pero desde 1980 les ofrecieron a los habitantes de los pueblos que serían afectados, la indemnización con 10 hectáreas de tierra y una vivienda decorosa con todos los servicios.

Elota, La Cruz (sindicatura central), El Espinal y Zoquititán, son las cuatro sindicaturas que integran este municipio del centro de Sinaloa. En Zoquititán (lugar de fango, sitio de lodazal) están los pueblos que serán inundados por la presa. El río Elota, que nace en Durango, pasa por el sur de Cosalá, será atrapado en su recorrido de 221 kilómetros.

La agricultura se moderniza. Nadie se opone a ello. Los campesinos lo entienden, están dispuestos a dejar la paz que por generaciones han respirado en esos pueblitos situados en las faldas de la sierra.

PROMESAS NO CUMPLIDAS… AÚN (1986)

La SARH hizo ver a los moradores de Zoquititán la importancia de la obra y la necesidad de que desalojaran. Les prometieron viviendas decorosas de cuatro recámaras que tendrían servicio de energía eléctrica y agua potable, escuela, hospital, etcétera, y que estarían en mejor ubicación: hacia el lado contrario, donde se mete el sol, hacia el poniente, junto al mar de playa Ceuta, junto a la vía del tren y la carretera, junto a La Cruz; se les prometieron diez hectáreas por cada campesino. Se les ha cumplido a medias.

El censo no se hizo por familias, sino por casas y algunos que vivían con familia grande que se quieren independizar quisieron también su vivienda, más no se les ha tomado en cuenta.

Aproximadamente 375 viviendas fueron las censadas y esas mismas son las que se construyen en lo que se llama ya “Nuevo Zoquititán”, pero ¿cuáles son las inconformidades?

  1. De principio, las viviendas no eran de cuatro, sino de una recámara y gracias a que presionaron se ampliaron un poco más. La amplitud de la vivienda varía y se entregará de acuerdo con el número de miembros de la familia que la habiten.
  2. Les prometieron que las casas serían bardeadas para protegerse de los animales y nada.
  3. Se están entregando incompletas (algunas familias residen ya ahí), sin ventanas y en algunos casos sin puertas.
  4. Los techos se trasminan y les echaron impermeabilizante, pero no ha funcionado.
  5. Algunas viviendas ya presentan cuarteaduras.
  6. Se instaló la red de agua potable, pero no se cuenta con el servicio porque el agua cercana es salobre y la SARH se niega a extender la red a 2 kilómetros donde el agua es buena.
  7. No se cuenta con sistema de drenaje.
  8. La energía eléctrica no se instala porque la Comisión Federal de Electricidad se niega a recibir la red debido a que tiene fallas que debe reparar la propia SARH.
  9. No hay servicio médico.
  10. La escuela no funciona. 30 niños de las cerca de 15 familias que viven en Nuevo Zoquititán, ya perdieron el presente ciclo escolar y lo perderán miles si no funciona para febrero cuando se hará el desalojo masivo.
  11. La comunidad Nuevo Zoquititán, que constará de casi 400 viviendas, requiere de una escuela secundaria, lo que no se contempló en el proyecto.
  12. Once de las viviendas censadas no se construyeron porque se piensan asignar a familias que viven fuera de la zona de embalse, caso de Portezuelos, a quienes se les ofreció el pie de casa para que ellos construyan el resto. No tienen recursos económicos y aunque viven a 50 metros de la curva del embalse, no se quieren quedar en el sitio solitario y peligroso por una posible inundación.
  13. En 1982 se expropiaron 11,500 hectáreas de una área de 51 mil, de las cuales prometieron 10 por cada uno de los 275 comuneros, pero con la expropiación beneficiaron a pequeños propietarios de La Cruz a quienes entregaron más y mejores tierras y sólo otorgaron 2,300 hectáreas a los indemnizados, por lo cual les corresponden sólo 8 hectáreas por comunero.
  14. Las tierras se les entregan enmontadas, pese a que se les prometió que se les darían listas para el cultivo.

La anterior denuncia la hicieron a NOROESTE las siguientes personas:Heriberto Alfonso Cárdenas, comisario ejidal de Zoquititán; Héctor Alarcón Corrales, síndico municipal; Luis Humberto Zamora Ayala, presidente del Comité de Obras; Natividad Zamora Ayala, secretaria del Comité; Conrado Gaxiola Millán, tesorero, y los comuneros Tomás Barraza, Nazario Rodríguez, Amado Meza, Heriberto Rivas y Rosario Rodríguez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí