ASÍ EMPEZÓ EL CARNAVAL ‘MODERNO’ DE MAZATLÁN

0
334

Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán, 3 de marzo de 1984.

“Llevaban palos, piedras y cuchillos. Al pobre que se encontraban en su camino, más si iba vestido de catrín, le quebraban en la cabeza los cascarones, poniéndolo de mil colores y cuando quería hablar, le arrojaban arena en la boca con la que casi lo ahogaban”, señala el profesor Alfredo Ibarra respecto al carnaval de fines del 80 en el siglo pasado.

Uno de esos pobres que se topó con la turba (quién sabe si sería del muey o de los abasteros), fue el doctor Martiniano Carvajal, quien regresaba titulado de Guadalajara. Fue puesto de todos los colores y furioso, por lo cual prometió a su novia, Matilde Zazueta, que habría de terminar con esas barbaridades.

Lo hizo. Carvajal, en 1898, era regidor y logró que se integrara entre los demás ediles una junta patriótica, que luego se convirtió en sociedad particular, para que en lugar de los combates con piedras o con huevos llenos de ceniza o de harina, se hicieran con flores.

Las turbas se enfrentaban por la calle Faro (hoy 21 de Marzo). Carvajal logró que se hiciera una procesión por la calle Recreo (Constitución) hasta la Plazuela Machado.

Surgieron los confetis y las serpentinas. Nacieron concursos de coches, bicicletas… Por la calle Camichín (hoy doctor Martiniano Carvajal) se inició el primer desfile que recorrió luego la calle Constitución hasta llegar a la Machado.

Martiniano Carvajal estableció, entonces, una época eje en el carnaval, pues el carnaval de hoy se ha desarrollado con base en el proyecto del doctor y antes no era más que barbaridad.

Así pinta Amado González Dávila el carnaval anterior a 1898: “…la fiesta tenía mucho de salvajismo, pues se constituían dos bandos, los del muelle y los del abasto y entablaban una fiera lucha a pedradas que empezaba el domingo de carnaval y continuaba durante los tres días de la singular fiesta… A eso del medio día empezaba la lucha, que en ocasiones degeneraba en una verdadera batalla que se extendía a todo el centro de la ciudad… Las autoridades de la época no intervenían para contener los abusos que se cometían manifestando que era carnaval y eso estaba permitido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí