Hace 40 años | Entrevista en Mazatlán a estilistas profesionales de fama internacional

0
353

Por Juan Lizárraga T. NOROESTE-Mazatlán, 2 de septiembre de 1981.

¿Cuándo se inició la cosmetología, ese raro efecto que los humanos, hoy por hoy el sexo femenino, utilizan para lucir mejor?

Desde la prehistoria. Desde cuando el único espejo del hombre eran sus mismos congéneres que trató de imitar. Desde que existe el ser humano está presente la cosmetología.

El hombre andaba desnudo, pero ya “se maquillaba” con lodo y con la savia de los árboles. Al taparse su pudicia con hojas de los árboles y posteriormente con pieles de animales, se estableció la primera moda. El descubrimiento del fuego permitió la fundición del metal y se crean así las primeras joyas, rudimentarias.

Alberto Cepero, René Gómez y Francisco Ito, estilistas experimentados, vierten lo anterior ante la pregunta que les hace NOROESTE. Ellos están aquí como conferencistas en la primera convención de estilistas que se desarrolla ahora en la ciudad.

Sí. Nos dicen que para entonces ya existían los primeros diseños. Es más: aún existen estas “modas” primitivas. Todos sabemos que las costumbres entre las tribus africanas de embellecerse con rayos en el cuerpo o deformándose la nariz, la boca, el cuello.

HOMBRES DE LABIOS PINTADOS  CON PELUCA

No. No siempre la mujer ha llevado la vanguardia en el arte de embellecerse con embarres, cortes de pelo y con vestuario extravagante. En el siglo XVII, el sexto fuerte usaba faldas, se pintaba los labios y traía su cabeza forrada con largas  pelucas, talqueadas, blanquecinas. Recuérdese.

Aunque fue idea surgida de un rey francés, cuyo buen juicio estaba en duda, la moda se extendió y se convirtió en costumbre. Seguramente hoy parecerá cómica esta tradición, influenciados como estamos por la moda travoltiana, pero era lo más sobresaliente de aquella época.

Y es que la estética es dialéctica. Definir qué es lo bonito no sólo depende de la época y de los gustos individuales, sino de la noción de la raza que domina el mundo. Así, hoy se nos quiere hacer aparecer como bello todo lo rubio, con sabor a dólar. Los cuadros antiguos nos muestran que lo anterior no es cierto: en un tiempo, la esbeltez y la gordura eran símbolo de hermosura.

¡CUIDADO! EL 80% SON IMPREPARADOS

Sin duda que nos moriríamos de risa, si es que no se trata de un disfraz para una fiesta de ese tipo, ver a un ser con rayas en la cara y con vestuario cavernícola. Estamos muy lejos de ese estadio, en el tiempo y en la distancia.

Y estamos ahora platicando con profesionales de la belleza. Que quede bien claro eso: profesionales de la belleza.

Filemón Paz, organizador del evento, invitó como expositores a los mencionados porque tienen larga experiencia.

René Gómez, con tres años en el medio, incursionó cuando fue a perfeccionarse a Alemania por una empresa de la que era publicista. Desde entonces, la especialización ha sido continua (conoce los secretos del corte exacto de pelo).

Francisco Ito, 14 años como estilista, estudio en Asia, Japón, Estados Unidos, Hawai, Tailandia y se dedica ahora a la docencia.

Alberto Cepero, puertorriqueño, lleva 35 años cultivando la belleza. Sus conocimientos como maestro de estilo y como artista de plataforma, se exponen en un show espectacular con el que ha recorrido Sudamérica, Nueva York, Florida. Él fue campeón mundial de corte estilo de cabello en Barcelona, España, tiene un programa de televisión en Puerto Rico, a través del cual instruye sobre maquillaje, peinados y ropa. Es diseñador de moda para boutique.

Trabajo les ha costado su preparación, viajes y dinero, por eso manifiestan molestos que, desafortunadamente para ellos y para sus clientes, un 80 por ciento de los estilistas son impreparados, empíricos, se aprenden cualquier cosa y como ésta es la tercera profesión, no universitaria, más productiva para quien la practica, a muchas personas se les hace fácil montar una sala de belleza.

El cliente es el que pierde. Su pelo, su cara, su piel, su imagen. Por fortuna, el gobierno de México empieza a tomar cartas en el asunto y ve la intención de que haya preparación para ejercer esta profesión.

¿PROFESIÓN DE HOMOSEXUALES?

Si hasta ahora tímidamente los hombres empiezan a usar mascarillas, a cortarse el pelo en salas de estética unisex, llama la atención el que seres de bigote y barba, como los entrevistados, estén a cargo de la belleza institucional de la mujer.

¿Qué porcentaje de estilistas son del sexo masculino?, preguntamos maliciosamente y Alberto Cepero captó la intención de la interrogante, porque respondió acertadamente, sin rodeos:

“El 90 por ciento de los hombres, sean ¡periodistas! (subrayó), doctores, arquitectos, artistas, etcétera, tienen tendencias homosexuales. Los estilistas no son la excepción: un 25 por ciento de los estilistas son hombres y el 90 por ciento son homosexuales, pero esto es general en todas las profesiones y de ninguna manera significa que el cultivo de la belleza sea exclusivo de los homosexuales”, dijo ante la aceptación de sus compañeros y como argumento informó que sus familiares tienen 36 salones de belleza en Miami y ninguno de ellos es homosexual.

Como argumento más contundente, afirmó que los grandes hombres de la historia, en todas las ramas del quehacer humano, han sido, con raras excepciones, homosexuales. Entonces, si la vida lo pone ante el dilema de ser homosexual para destacar en la vida, le tendrá sin cuidado el serlo o no.

Nos reservamos nuestra opinión de si el 90 por ciento de periodistas tienen tendencias homosexuales e invitamos a los interesados a presenciar la exposición pública que harán los tres entrevistados en el hotel Holiday Inn, hoy a las siete de la noche.

Será un regalo exquisito para la vista y para el buen gusto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí