RECAPITULACIÓN DE UN GOBIERNO | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
2119

El 1° de junio de 2021, el presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO), a manera de festejo dio su 3er. informe; como en anteriores ocasiones con un selecto grupo de asistentes, igualmente como lo hacían sus antecesores presidentes e igualmente no hubo autocritica alguna sobre su terciario mandato, informó de “sus logros”, no dio explicaciones sobre lo que ha hecho, no acostumbra hacerlo, él tiene otros datos.

Cuando fue electo AMLO en 2018, tras un proceso electoral pacifico, habiendo motivos y razones suficientes para que, en éste país desde sexenio anteriores los mexicanos hubieran derrocado a más de un presidente priistas y/o panista corruptos que, dejaron al país con una enorme deuda interna y externa y la del Fondo Bancario para el Ahorro (FOBAPROA), con un número de mexicanos en la extrema pobreza que asciende a decenas de millones; una clase media a punto de desaparecer, para formar parte de la clase de pobres del país y tener así, una sociedad con dos clases, los millonarios y los pobres.

A la llegada de AMLO a la presidencia, acompañado por su esposa, la Dra. Beatriz Müller de López, aplaudimos lo por ella dicho: “yo no soy primera dama”; pensamos muchos que, por su calidad de académica, grandes cosas haría por su país, pues ocuparía un sitio privilegiado, en el que mucho podría y puede hacer por los ciudadanos mexicanos, sobre todo por esas familias destruidas, deshechas con tantos asesinatos, desapariciones y una violencia galopante que, vemos hoy con claridad, no terminara en este sexenio, ni en los por venir, porque no vemos haya un programa específico ni una firme decisión de combatir a la delincuencia organizada, antes al contrario se defienden hasta generales de dudosa reputación.

La razón está a la vista, y ha quedado comprobado el incumplimiento de muchas de las promesas de AMLO: terminar con la corrupción; acabar con la mafia del poder; regresar a los militares a los cuarteles; terminar con la pobreza; cosa nada fácil, es comprensible, los compromisos que cualquier político que, ambicione llegar a un espacio de poder semejante a la presidencia de la República o a cualquier gubernatura, hace compromisos con dos sectores que han asolado como viles maleantes a la sociedad mexicana, los empresarios y los dedicados al negocio del narcotráfico de drogas.

Cuando se nos habla de la gran estabilidad económica que tenemos en México, la gran mayoría no entiende de esos sofisticados datos, hechos por las mismas autoridades, según les convengan; no dejamos de preguntarnos, ¿y si los migrantes mexicanos no enviaran su dinero – “remesas” les llaman-, que ascienden a miles de millones de pesos y, si los miles de millones que circulan producto del narcotráfico no existieran, cual sería nuestra economía?

¿Podríamos basar nuestra seguridad, supervivencia y bienestar en nuestra empresa, Petróleos Mexicanos (PEMEX), que ha sido sexenio tras sexenio, manejada por corruptos, que se han enriquecido haciendo negociaciones siempre en su favor, no de los mexicanos y ninguno de ellos está en la cárcel; o en nuestras minas, en manos de extranjeros; o en los Bancos que son verdaderas instituciones de agiotistas?

Hablar con la verdad es algo que, AMLO ha dejado de hacer, porque uno era su discurso cuando candidato y otro, hoy ya de presidente; sus acciones, y decisiones son tomadas en función de dos cosas, ese autoritarismo y cerrazón que demostró desde que era candidato, y lo ha demostrado en estos tres años de su mandato.

No, no es AMLO un hombre que esté escuchando a su pueblo, se escucha el solo; quien tiene el valor y osadía de contradecirlo, saca viaje sin comprar boleto al grupo de sus enemigos; hoy, hasta sus más fieles seguidores, periodista, escritores, analistas políticos, artistas, han tenido que dar su opinión, de manera suavecita, para no irritarlo, para no ser objeto de señalamiento en sus mañaneras como, enemigos de su 4ta. Transformación.

A AMLO hay que decirle, gritarle, si es preciso, que va siendo hora de que cumpla con lo prometido o nos explique a cabalidad la razón del incumplimiento de varias de sus promesas hechas durante largos 12 años:

¿por qué no regresó a los militares a los cuarteles?; ¿por qué nada ha hecho contra el FOBAPROA y sus beneficiarios, antes al contrario a Alfonso Romo, uno de los beneficiados lo nombró jefe de la presidencia?, ¿Qué lo motivo a nombrar en su gabinete a personas cuya filiación priista y panista no estaban en duda?; ¿ la razón de haber nombrado coordinadora de su campaña a Tatiana Clouthier y ofrecerle la sub secretaria de gobernación, regalándole al mismos tiempo una diputación plurinominal y actualmente haberla nombrado Secretaria de Economía?; igualmente a la ex ministra, Olga Sánchez Cordero le dio nada más y nada menos que la Secretaria de gobernación y le obsequió una Senaduría plurinominal; ¿Qué lo motivo hacerle llegar el ofrecimiento hasta Canadá, al prófugo de la justicia de, Napoleón Gómez Urrutia, “líder de los mineros” una Senaduría, igualmente plurinominal?; ¿por qué razón ha permitido que personajes señalados con nexos con cárteles del narco, estén hoy a punto de asumir funciones de gobernadores, presidentes municipales diputados?; ¿cuál ha sido la defensa del hoy presidente de México, de ese Movimiento de Regeneración Nacional, si vemos que, aquí no se está regenerando nada y menos con un presidente, como Mario Delgado, miembro de la secta de esclavas sexuales NXIVM, de lo cual se ha guardado un silencio sepulcral?

No será de manera alguna diciendo todos los días que, sus “adversarios”, dueños de medios y empresarios, a los que se ha obligado a pagar millones de pesos en impuestos evadidos, están en contra del cambio, porque ya lo sabemos, mucho antes de que el dejara el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y antes de que llegara a ocupar la silla presidencial, por eso lo elegimos, porque conocemos a quienes han sido por décadas enemigos del pueblo, pero debe actuar con firmeza, no solo con declaraciones, a ninguno de esos evasores hemos visto pisar la cárcel.

No necesita el presidente perder su tiempo señalándolos, cuando vemos que a varios de ellos los distingue con su amistad y favores y sí, dar solución a una cuenta pendiente muy importante: obligar a quienes se beneficiaron con el FOBAPROA al pago de esa deuda y no seguir siendo los ciudadanos los que la estemos pagando; tiene la obligación de explicar a cabalidad porque razón, Emilio Lozoya, ex Director de PEMEX y otras decenas de ex funcionarios corruptos, no está en la cárcel, pero si ocupando curules legislativas; ¿por qué motivo insiste en afirmar que él, no votara para que se enjuicien a los ex presidente?, ¿no tendrá claro la magnitud de la influencia que da con ese mensaje a los mexicanos?, esa es una disimulada manera de defenderlos y evitar que se les aplique la ley y vayan a la cárcel, sobre todo con la poca claridad con la que los mañosos y super bien pagados ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación plantean la pregunta,.

Tres años restan de su mandato y pareciera que, sus esfuerzos, su tiempo y trabajo, los ha dedicado soterradamente como en anteriores sexenios, a mover fichas con rumbo a la próxima presidencia de la República y sus funcionarios aspirantes, alineaditos actuando como dijera aquel líder sempiterno, Fidel Velázquez: “el que se mueve, no sale en la foto”; ¿Qué le vamos a hacer?, herencia y costumbre ancestral del priismo que anuncia la muerte del morenismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí