La Prepa “Mazatlán”, 40 años atrás: Más de 100 años de impartir cultura

0
104
  • Había sido primaria, secundaria, preparatoria y hasta normal.

Por Juan Lizárraga T. NOROESTE-Mazatlán, 25 de junio de 1981.

Qué bello es el escudo de la Universidad Autónoma de Sinaloa: una águila gigantesca con las alas extendidas a punto de emprender el vuelo, parada en un libro abierto sobre el grueso tronco de un árbol cuyas raíces se extienden por el territorio sinaloense, envuelto todo por una aureola de resplandor y abrazado por laureles con la leyenda “Sursum versus” (Hasta la cúspide).

Ahora, cuando los laureles, símbolo de la victoria, pretenden ser arrancados de la Universidad (porque las preparatorias significan muchas victorias en las luchas que ha librado la institución, se antoja interesante escribir sobre algunos aspectos de la Escuela Preparatoria “Mazatlán”.

Su embrión debe buscarse en el Liceo Rosales, fundado el 5 de mayo de 1873 en este puerto, el cual inició como secundaria y al año siguiente fue trasladado a Culiacán donde se le nominó Colegio Nacional “Rosales”. Con autonomía desde la administración gubernamental de Leopoldo Sánchez Celis (1963-1968), la institución se denominó antes Universidad de Occidente (de 1918 a 1922), también Colegio Civil Rosales (de 1922 a 1937) y Universidad Socialista de Occidente (de 1937 a 1941).

En particular, la Escuela Preparatoria de Mazatlán, surgió en febrero de 1928, por iniciativa de padres de familia, integrados en la “Sociedad Pro-Cultura de Sinaloa” e inició funciones con una subvención anual del ayuntamiento de 500 pesos, otra de 400 pesos del gobierno del Estado y aproximadamente mil pesos por concepto de colegiaturas.

Era por entonces la única escuela de Mazatlán que funcionaba con primaria, secundaria, luego normal, en las cuales se impartían carreras técnicas exclusivamente por profesores que en su mayoría eran militares.

Los recuerdos de esos tiempos hacen suspirar a los viejos profesionistas que aún viven. Era la época romántica que alcanzó su clímax con el surgimiento de las planillas.

La normal desapareció del edificio y funcionaba la preparatoria.

Los estudiantes eran la admiración de las jovencitas en los desfiles y destacaban en oratoria, en poesía, en todas las artes. La ruptura de un cristal de la tienda “La Moda de París” por estudiantes preparatorianos marcó el ocaso de esa época para iniciar la del “porrismo”. Las planillas degeneraron.

Pseudoestudiantes que hoy ocupan cargos en dependencias judiciales, policiacas, o como simples guardaespaldas de funcionarios, algunos asesinados ya, ocuparon los cargos directivos de las planillas e imponían un sinfín de arbitrariedades a las bases estudiantiles, a la par que sacaban provecho económico de cualquier cosa con objetivo meramente personal.

Surgieron las “peladas”, las “enchapopotadas y emplumadas” y las cuotas para los directivos, “bromas” a las mujeres entre las que se apuntan violaciones, encierros de los rebeldes en cuartos oscuros cuando no los golpeaban, mil desmanes denigrantes.

Algo bueno habría de surgir de tanta podredumbre y fue la participación política de los estudiantes, influenciados por las luchas que se registraban en la ciudad de México poco antes, durante y después de 1968.

Desde 1963 empezaron a observarse ciertos cambios que disgustaron a los maestros militares, más notables cuando se logra la autonomía universitaria en septiembre de 1965, los cuales se cristalizaron en un divorcio entre los maestros y los estudiantes a partir de 1968, cuando ya había una lucha directa.

De 1968 a 1970 hubo renuncias masivas de los profesores. Más de 20 presentaron su renuncia a la caída de Gonzalo Armienta Calderón y desde entonces han hecho una campaña velada, y abierta cuando existe la oportunidad, en contra de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Funcionarios de aquella administración, los maestros renunciantes y los “porros” de las planillas piensan que está por culminar su campaña difamatoria contra la institución porque creen que tomarán de nuevo las riendas… (Antonio Toledo Corro asume el mando del gobierno de Sinaloa por el sexenio 1981-1986).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí