MARTÍN PÉREZ, distinguido misionero jesuita, de los primeros en Sinaloa

0
221

Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán, 25 de abril de 1984.

El 25 de abril de 1626 murió en la Villa de San Felipe y Santiago de Sinaloa el jesuita Martín Pérez, uno de los primeros y más distinguidos misioneros de la colonia. Había nacido el 2 de febrero de 1560 en España y llegó a México en 1574, con apenas 14 años de edad.

Cuando Nuño de Guzmán había ya dejado estas tierras y cuando la mano conquistadora de Francisco de Ibarra había pacificado las cóleras encendidas por el primero, Don Rodrigo Ríos de la Loza, soldado de Ibarra y gobernador de la Nueva Vizcaya, disuadió al jesuita Gonzalo de Tapia para que viniera a catequizar a los indígenas de esta región.

Convencido Gonzalo de Tapia y obtenido el permiso de Roma, acudió a Durango, acompañado de Martín Pérez, para ponerse a disposición del gobernador Ríos de la Loza. El 15 de mayo de 1591 emprendieron su viaje rumbo a Sinaloa.

Los indígenas estaban desconfiados; antes habían dado muerte a misioneros franciscanos, más los jesuitas continuaron con su labor. Llegaron a San Felipe y Santiago de Sinaloa con el argumento de que no iban en busca de oro ni plata, ni para esclavizarlos, sino para darles a “conocer al Creador de cielos y tierras sin cuyos conocimiento y fe serían desgraciados”.

Ernesto Gómez García resume así la tarea de los jesuitas:

“Uno de sus mayores empeños fue desarraigar entre éstos la práctica de vicios y malas costumbres contrarios a la moral cristiana. Para ello fue necesario enfrentarse con los hechiceros, que les infundían prácticas satánicas. Esta tarea fue ardua y peligrosa, tanto que algunos padres perdieron la vida en ella. Entre ellos el propio padre Gonzalo de Tapia”.

Martín Pérez moriría el 25 de abril de 1626, pero ya en Sinaloa, los jesuitas habían extendido su labor misionera fundando pueblos y adentrando a los indios en el cristianismo, del que los conquistadores los habían alejado más, pues se trataba de una religión ajena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí