Así llegó al ejido de Escamillas el monumento a Emiliano Zapata

0
509

Los decires por la grilla electoral

Sobre la llegada a Escamillas del monumento a Emiliano Zapata, Juan Lizárraga Tisnado publicó en NOROESTE-Mazatlán, el 25 de abril de 1987, que “durante la campaña de los priistas, a los vecinos de Escamillas los candidatos les regalaron un busto de Emiliano Zapata así como para ver qué hacen con él y de inmediato los pobladores le encontraron sitio… Escamillas, escribió Lizárraga, sépalo: fue el primer ejido integrado en el estado el 28 de noviembre de 1924 y no gratis: poco antes, su líder Juan Medrano fue asesinado en la plaza de este puerto por quienes se oponían a la lucha por la tierra. Ahora, los priistas en el poder están obligados a inaugurar el monumento a Zapata el 2 de mayo (de 1987) a las 12 del día. Habrá un programa cívico-cultural”.

La versión verdadera de José Fernando Torres Colio

El profesor Fernando Torres Colio, encaminador del monumento al sitio donde ahora se encuentra, ofrece la versión real del hecho en comento en el grupo de Facebook “Escamillas”.

“En ese entonces, 1987, tú servidor era el subdirector de bienestar social de la zona rural y el Chale (Ernesto Lizárraga Mendoza, recientemente fallecido) era el presidente del comité de desarrollo de Escamillas, antes le decían presidente de la junta. En una ocasión fui de visita a la Esc. Sec. Tec. Comercial Miguel Hidalgo y observé tres bustos arrumbados, arrinconados, olvidados y a punto de tirarlos a la basura, uno de Hidalgo, otro de Villa y el otro de Zapata . Se los pedí al Profr. Ramón Torróntegui y me dijo: ponte de acuerdo con Jorge Domínguez (DEP), el subdirector, creo que él ya tiene planes para esos bustos. Platiqué con el maestro Jorge y me dijo, que efectivamente, la idea era hacer tres bases para colocarlos en la entrada por la Avenida Gabriel Leyva, le expliqué que yo había trabajado muchos años en el poblado de Escamillas, primer ejido dotado por el Gral. Lázaro Cárdenas en el sur de Sinaloa y que el busto del Gral. Zapata sería un grato reconocimiento para los ejidatarios que habían fallecido por la dotación de sus tierras, algo similar a lo que hizo Zapata en el sur del país. Aceptó regalarlo y yo se lo entregue al Chale para que le hiciera un nicho en el Ejido de Escamillas. Desde entonces está ahí, muy cerca del busto del Gral. Gabriel Leyva, por cierto, igual que el busto que está aquí en Mazatlán en la avenida que lleva su nombre, exactamente frente a los bomberos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí