¿POR QUÉ VOTAMOS? | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
87

Los mexicanos, somos reconocidos de manera ambivalente; hay quienes nos consideran: flojos, irresponsables, borrachos, mujeriegos y jugadores, sobre todo, por muchas canciones que así describen a los hombres; y a las mujeres, sumisas, fieles y calladitas.

Otra opinión es en el sentido de que: hombres y mujeres, somos valientes, corruptos y tranzas; tales percepciones tienen parte de verdad y de mentira, y no se puede generalizar; lo que, si podemos asegurar nosotros mismos, los mexicanos es que, destacan, que no abundan, los corruptos y tranzas y generalmente son los funcionarios, desde un Sindico, hasta un presidente de la República.

Esto era bien sabido por el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y supo capitalizar tanto el enojo de la ciudadanía, como el hecho de que, la deidificación (Definición de WordReference.com: “divinización, ensalzamiento, o trato como dios; la deidificación de los dictadores es una arma propagandística” ), ha predominado por décadas entre los ciudadanos, quienes habían venido esperando a un líder tipo, Emiliano Zapata, Francisco Villa que, “luchara contra los ricos para favorecer a los pobres”.

Tras dos años de su mandato, hemos visto que AMLO ha establecido un estilo de gobernar muy personal, olvidado que lo que se ha esperado es, un verdadero cambio de sistema de gobierno.
¿Qué ha hecho y que no ha hecho el presidente en estos dos años?; por principio, no ejercer debidamente la autoridad que el pueblo le confirió, tomando las acciones debidas para que, todos los funcionarios acataran su decreto de, bajar el salario y terminar con esos privilegios que, son parte de la corrupción que sus antecesores institucionalizaron y, atacarla de manera frontal, sin obedecer los artilugios legaloides que les permiten seguir disfrutando de todo lo robado al pueblo.

Ha puesto en manos del Ejército hasta la aplicación de los exámenes que se aplican a los Médicos, que aspiran a cursar una especialidad; la construcción de todas las obras del país, bajo el argumento de que: “el Ejercito es quien detenta la patente de la honestidad, rectitud y verticalidad”, las alabanzas hacia ésta institución armada es cosa de todos los días, se perdió para AMLO, la triste y cruel historia de todo aquello que el ejército ha hecho contra el pueblo y lo ha defendido hasta la ignominia, ahí esta el caso del Gral. Salvador Cienfuegos.

El nombramiento de muchos de sus cercanos colaboradores desmiente por sí mismo su intención de una 4ta Transformación, basta ver quiénes son dichos personajes y su procedencia política y social.

Aquello de: “las condiciones no están dadas”, sigue tan vigente como hace 30 o 40 años, y ni se habla de estatizar los Bancos; ni de quitar las casetas de cobro en carreteras; ni de encarcelar a los delincuentes de la mafia del poder, (todos se han convertido en “testigos colaboradores”, se enferman, se amparan, pagan una fianza ridícula y siguen en libertad);
las Universidades Estatales, en manos de verdaderos fraudeadores de los subsidios que se les otorgan, en tanto miles de universitarios que aspiran a ingresar en ellas, siguen siendo rechazados.

AMLO, se ha convertido en el receptáculo de las denostaciones de los adversarios, que bien sabemos existen, y pierde su tiempo en sus mañaneras, dando respuesta y enfrascado en un pleito que, contrasta con aquello de: “amor y paz”, “abrazos no balazos”, agregaríamos: el silencio vale oro, cuando los vómitos verbales tienen sello y firma.

Se sigue en espera de un cambio de sistema, no solo de presidente.

bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí