“El mar, nuestro origen y meta”, dice el poeta del Gay Saber 1981. Juegos Florales del Carnaval de Mazatlán

0
210
Foto: Sitiio de Porfirio Hernández. Sep 18, 2018.

Por Juan Lizárraga T. NOROESTE-Mazatlán, 1° de marzo de 1981.

Indudablemente, la capacidad creativa de Raúl Cáceres Carenzo es sencillamente inmensa, no sólo porque el jurado calificador de los Juegos Florales lo eligió como triunfador sobre 107 autores, sino por su creatividad.

Es que, ¿qué poesía no se ha inspirado en el mar?, ¿cuántos trozos literarios se han escrito sobre él?, y fue sobre los misterios sentimentales del mar sobre los que discernió el poeta triunfador, a quien equivocadamente se le tenía como originario de Toluca, su lugar de residencia, cuando es originario de Yucatán.

¿Por qué el mar? Le preguntamos ayer en la tarde, horas antes de recibir el homenaje como triunfador de los Juegos Florales, y respondió:

—Porque el mar, como metáfora del conocimiento, semeja el universo. El mar es nuestro origen y nuestra meta, el símbolo de la cuna y la vida.

Respecto al poema “Sueña el mar”, signado con el lema “Amor y mar para integrar el hombre”, dice:

—Ha sido elaborado a través de varios años y en él reúno varios poemas en diferentes combinaciones de forma y ritmo poéticos, unidos por el tema común del mar.

“Este mar de los textos es el mar universal que recurre a las edades del hombre en forma poética; busca una identidad con el ser humano, refiere, como memoria del mundo, imágenes que vienen de los horizontes antiguos pero intensos de las culturas más ancestrales como el mundo de la Atlántida, que era un pueblo de un mar, una cultura del viento y del agua y que es el punto de vida de la humanidad contemporánea”.

Como la inmensidad de su capacidad creativa, Cáceres Carenzo tiene una personalidad sencilla.

En su caminar literario ha recibido varios premios, los más significativos, los siguientes:
El premio nacional del Teatro Infantil del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1957 con la adaptación hecha a una obra de Óscar Wilde, tenía entonces 19 años de edad; cuatro premios nacionales de poesía; primer premio en el Centenario de la Escuela Nacional Preparatoria en 1968; en el mismo año, el primer lugar en el tercer certamen literario del INJUVE y en 1970 obtuvo la Flor Natural en los Juegos Florales de Tuxtla Gutiérrez.

Entre los poetas suele no haber rivalidad, por eso, para Cáceres Carenzo triunfar en los juegos florales es satisfactorio, sobre todo que un jurado calificador con autoridad, los conocimientos y la capacidad moral y técnica suficiente, premie una de sus obras con la línea poética con la que más se identifica.

Que simultáneamente a su presentación se le rinda homenaje a García Lorca es para el poeta triunfador una satisfacción porque “es uno de los grandes poetas de la historia y todos los contemporáneos hemos aprendido a percibir el mundo a través de imágenes suyas.

  • Raúl Cáceres Carenzo nació en Halachó, Yucatán, el 7 de mayo de 1938; falleció el 17 de septiembre de 2017. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí