El Verde, Domingo Rubí, los franceses y La Barrigona, una mirada de 1985

0
211
  • Librada Velarde, su esposa, con quien procreó 20 hijos.
  • Aquí casó el exgobernador, tras la derrota de los franceses.
  • El nombre original de esta comunidad: San Jerónimo del Verde.

Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán, 28 de enero de 1985.

Por la carretera a Durango, junto a Concordia, antes de abordar la serranía con sus minerales y maderas, está un camino pavimentado que conduce hasta la sindicatura de Tepuxta, que pasa por la de Zavala y por la de El Verde.

Durante los días hábiles, por ese camino, se alegra el ambiente a los estudiantes y las personas que piden “aventón” para trasladarse a la cabecera municipal, a estudiar, a hacer compras o a divertirse.Hacia el oriente y hacia el poniente, imponentes, se miran los cerros.

Estos caminos y estos pueblos abrigaron a los republicanos valientes después de los ataques a los invasores franceses. El Verde, por ser lugar donde Domingo Rubí fijara su residencia, atrae singularmente la atención.

Es Natalia Barreda Rubí, nieta del chinaco excelso, maestra jubilada, quien nos platica la historia de esta sindicatura, comunidad por su sistema de propiedad de la tierra.

NOMBRE ORIGINAL: SAN JERÓNIMO DEL VERDE

Sin duda, un pueblo fundado después de la conquista, pues según títulos antiguos, la fundación ocurrió en 1646. El Verde fue bautizado con el santo que se festeja el día de su fundación: San Jerónimo, padre y doctor de la iglesia cuyas fiestas se celebran el 30 de septiembre.

Aparecieron entonces los apellidos Zamudio, Tejas, Saavedra, León, Piedra, entre sus primeros habitantes, que serían entre 20 y 30.

El pueblo ha nacido y crecido con la agricultura y con la ganadería. Aunque tiene una pequeña carpintería, son las dos primeras ramas de la producción las que lo han hecho pintoresco. Y progresista. Maíz, chile, frijol, tomate, son las principales especies que brotan de las tierras de San Jerónimo del Verde.

Todos los servicios básicos están satisfechos en El Verde. Su escuela primaria, cual debe ser, lleva el nombre de Domingo Rubí. La educación llega hasta la secundaria.

HAY MUCHO RUBÍ EN EL VERDE

Domingo Rubí no nació ni murió en El Verde, como se ha creído, se ha dicho y se ha escrito. Nació en Las Flores, pequeño pueblo cercano a Culiacán y murió en Mazatlán. Su niñez la pasó en Las Flores, su juventud en Pánuco, su madurez en la lucha por la Reforma, en contra del invasión francesa y en El Verde, donde contrajo matrimonio.

Exactamente en la casa donde vive y nos platica doña Natalia, vivió también Domingo Rubí. En la esquina, “ahí donde está la iglesia vieja, se reunían los jefes republicanos muy seguido”, nos platica la nieta de Domingo Rubí.

Después del incendio de Concordia y otros importantes del sur de Sinaloa y de varias derrotas sufridas por los franceses en Veranos, donde cuarenta de sus compatriotas fueron pasados por las armas libertarias, peinaron la sierra buscando a Ramón Corona y a Ángel Martínez. Este último, enfermo, descansaba en El Verde. Hasta aquí llegaron furiosos los invasores, pero Martínez ya se había retirado a Los Naranjos. En represalia, incendiaron el pueblo y atacaron a los pobladores de El Verde.

En El Verde, “a los diez y siete días del mes de abril de mil ochocientos sesenta y seis”, Domingo Rubí, gobernador y comandante militar del Estado, hizo saber a sus habitantes el decreto de premiación a los miembros de las Brigadas Unidas de Sinaloa y Jalisco que se destacaron en los combates de Villa Unión y Concordia.

Terminada la invasión, a bordo de los barcos los franceses y traidores, Domingo Rubí contrajo matrimonio con Librada Velarde, con quien procreó 20 hijos, entre ellos Leovigilda Rubí, viuda del capitán Antonio Barreda, padres de Natalia Barreda Rubí.

En Concordia y más que nada en Culiacán, existe el apellido Rubí, en algunos casos de hijos ilegítimos de Domingo.

Estos recuerdos, estos hechos históricos, acuden a la mente al arribar a este pueblo pintoresco del sur de Sinaloa, en el municipio de Concordia.

DE LA CONCEPCIÓN A LA BARRIGONA

Un poco adelante, lastimera, descuidada, pobre, está La Barrigona, nombrada así por la perversidad de la maledicencia popular, como una derivación de la Purísima Concepción, santa patrona del poblado. Y si del acto y efecto de dar a luz, de concebir hicieron de La Concepción, La Barrigona, pues al cerro que está en frente del pueblo le pusieron El Barrigón.

Salvador Moreno, vecino del lugar, platica que los pobladores más antiguos de que se tenga memoria se apellidaban Osuna y Reyes, los cuales aún abundan ahí, junto con Zatarain, Ontiveros, Moreno y Rodríguez.

La propiedad de la tierra es comunal. La tierra, de la que sacan para su sustento a través de la siembra de ajo, papa, cebolla, maíz. Insuficiente es la tierra y no hay otro recurso. El pueblo se queja de su miseria, contrastante con la de los otros pueblos.

¡¡¡ES CURANDERO HASTA DE MÉDICOS!!!

Fue la fama de la existencia de un “brujo” en La Concepción la que nos llevó a este pueblo. “Viene a verlo gente de todos lados del país, hasta de Estados Unidos y hasta médicos se vienen a curar”, dicen los decires.

Al llegar al pueblo, en un grupo de campesinos, al primero que nos encontramos fue al “brujo”, vestido como cualquier persona del campo, aunque de manera más pulcra. Nos invitó, amable, a su domicilio.

“Yo no soy brujo. Yo curo, curo con yerbas cualquier enfermedad. Aquí viene mucha gente, sobre todo aquella que después de operaciones no se alivian y los médicos ya no les dan alivio. Hasta doctores se vienen a curar”, nos dijo tranquilamente.

El arte de curar con yerbas se ha ido heredando en la familia, nos informó Salvador Reyes, y después nos habló de lo mismo que Salvador Moreno, de las muchas necesidades que tiene el pueblo, sobre todo de una clínica médica, pues no hay doctor en el lugar.

“Hace falta aunque sea una industria pequeña. Hay tierras, pero no son buenas. Se tienen que trabajar de sol a sol y los peones cobran muy caro”.La Concepción es quizá el pueblo con mayores necesidades del municipio de Concordia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí