Ascensión Correa, combatiente liberal desde la intervención norteamericana hasta la francesa. Sepultado en Mesillas

0
43
La escolta del General Cortès, al mando del Capitán de fragata Gazielle, es atacado por las fuerzas del Coronel Rosales cerca de San Pedro (Le Monde Illustré, nº 414, 1865.).
  • Ascensión Correa nació en Santiago Ixcuintla, Nayarit; murió en Mesillas, Concordia el 23 de enero de 1867(¿1870?).

Por Juan Lizárraga Tisnado

Sinaloa y en general el noroeste de México, han jugado papeles muy importantes y destacados en las distintas luchas (un poco menos en la independencia) progresistas que se han dado en la historia de México, tanto en las guerras de intervención como en la de Reforma y en la revolución mexicana.

No ha habido el reconocimiento que merecen estas gestas, en gran parte debido a la ignorancia que los propios sinaloenses tienen de estos hechos epopéyicos, pero también porque esa ha sido la intención de los detentadores del poder interesados en silenciarlos y manejan la historia a su antojo y conveniencia.

En ese olvido y falta de reconocimiento están “escondidos” varios personajes, como Ascención Correa, nayarita, participante desde la causa liberal en la intervención norteamericana, luego en la guerra de Reforma así como en la intervención francesa. En esta ultima, Correa era parte de las fuerzas de Ramón Corona, a quien el presidente Juárez envió a combatir a los franceses en su avance hacia el noroeste de México.

Las Efemérides sonorenses, de Gilberto Escobosa Gámez, marcan que el 11 de enero de 1866, el coronel republicano Ascensión Correa, triunfante, expediciona sobre la región del Mayo.

El mismo autor explica que Correa inició su carrera militar como soldado raso durante la intervención norteamericana. En las guerras de Reforma e Intervención Francesa militó al lado de los liberales, bajo las órdenes del general Ramón Corona y con éste llegó a Sinaloa y se le dio el mando del Batallón  Hidalgo.

Siendo coronel fue enviado al estado de Sonora como segundo jefe del general Ángel Martínez y asistió a la toma de Álamos el 7 de enero de ese año. Posteriormente participó en varias batallas dentro del estado norteño y nuevamente fue llamado por el general Corona, jefe del Ejército de Oriente.

Había conflictos internos entre los liberales. El día 20 de mayo de 1866 el coronel Ascensión Correa se sublevó en armas en Culiacán con el batallón “Hidalgo”, desconociendo al general Antonio Rosales como gobernador de Sinaloa y aprehendiendo al general Joaquín Sánchez Román, al coronel Rosalío Banda y a los tenientes coroneles Jorge García Granados y Francisco Miranda, pero el vencedor de San Pedro, para evitar que se encendiera una guerra civil mientras se combatía a los franceses en el sur, optó por dejar la gubernatura al general Domingo Rubí y se dirigió rumbo a Sonora, para luchar allá contra los imperialistas. (Lecturas Sinaloenses, de Alejandro Hernández Tyler).

Su muerte ocurrió el 23 de enero todo indica que de 1867 (en las Efemérides sonorenses señalan que en 1870), cuando había ascendido a general.

El doctor Jorge Macías Gutiérrez, en Monografía de Escuinapa, señala lo siguiente: “En Mesillas, Concordia cae el jefe de caballería, don Ascensión Correa, donde fue sepultado con la pompa militar propia de su clase, después celebraron por orden superior consejo para elegir al jefe que los debía mandar. Tras una larga discusión dicho nombramiento recayó por mayoría, en el comandante Camilo Isordia, a quien se el confía el grado de teniente coronel, como jefe de la Sección Ligera de Caballería, ordenándosele que se trasladara a Escuinapa, para reponer sus caballos y estar al pendiente por el lado sur y vigilar los movimientos de Manuel Lozada, “el tigre de Álica”.

Sinaloa, Nayarit y Sonora tienen el compromiso de hacer un reconocimiento público a Ascención Correa y a muchos héroes más que están sepultados en el olvido popular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí