General Teófilo Álvarez Borboa, modestia, integridad y rectitud. Revolucionario sinaloense

0
365
Imagen: Internet.
  • Teófilo Álvarez Borboa nació el 8 de enero de 1888 en Higuera de los Monzón; murió en la ciudad de México, el 25 de febrero de 1962.
  • Era parte del grupo de estudiantes normalistas de México que durante la lucha contra Victoriano Huerta en 1914, se incorporó al Ejército del Noroeste, cerca de Mazatlán, a las órdenes del General Ramón F. Iturbe.

Realizó sus estudios primarios en la escuela Benito Juárez, de Culiacán, secundarios en el Colegio Civil Rosales y se graduó de profesor normalista, en la Escuela Nacional de Maestros. Participó activamente junto con otros estudiantes normalistas, en la ciudad de México, en el movimiento antirreeleccionista de Francisco I. Madero, definiéndose muy joven en su ideología revolucionaria, expoliada por el régimen porfirista, que ciego en su prepotencia no atinaba a aceptar el ímpetu de renovación que surgía de la conciencia popular.

A la muerte de Francisco I. Madero, sacrificado por órdenes de Victoriano Huerta, en compañía de otros estudiantes, se presentó en Sinaloa, ante el joven General Ramón F. Iturbe, para darse de alta en el ejército, recibiendo Álvarez Borboa el grado de subteniente, en 1916 es ascendido a Mayor, en 1920 a Coronel y en 1924 a General Brigadier, grados obtenidos por méritos en campaña y en servicios distinguidos en las fuerzas armadas.

Al terminar la etapa violenta de la revolución, el General Teófilo Álvarez Borboa, ocupó diferentes puestos que desempeña con capacidad en el Instituto Armado: Comandante en varias zonas militares del país, Comandante de las colonias yaquis, Director de Justicia y Pensiones, Director General de Infantería, Presidente del Tribunal Militar y Comandante de la Séptima Región Militar.

En 1947 es ascendido a General de División. Su brillante labor durante el período revolucionario y posrevolucionario, lo hicieron merecedor de las siguientes condecoraciones: “Cruz de Guerra” de primera clase que se otorga a militares que han participado en más de 50 batallas y la del “Mérito Militar” por su brillante labor al frente de la Comandancia de la Primera Zona Militar.

Teófilo Álvarez Borboa fue un hombre modesto, tranquilo, a quien nunca ocupó que se ocuparan de él. Vivía consagrado a cumplir sus obligaciones, a cuidar de las tropas que tenía a sus órdenes y a procurar que se hiciera justicia a sus soldados, a los campesinos y en general a todos los ciudadanos de pocos recursos económicos, que casi nunca cuentan con defensores desinteresados.

Teófilo era un hombre que se preocupaba porque la Revolución triunfara, no solamente en los campos de batalla y en las leyes escritas, sino de una manera práctica en el ejercicio de la vida cívica, que requiere procedimientos de justicia estricta.

Como huía de toda propaganda, no le interesaba la política en sí. Tuvo oportunidad para ser gobernador de Sinaloa; pero eso no le inquietó, ni le hizo cambiar su manera de ser.

Si se buscara definir en tres palabras cómo fue Teófilo Álvarez Borboa, su vida quedaría sintetizada así: modestia, integridad y rectitud.

Murió en la ciudad de México, el 25 de febrero de 1962, siendo Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

Fuente: Efemérides Sinaloenses. García Sepúlveda, Luis Antonio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí