La cara desconocida del Monumento al Pescador o ALEGORÍA MARINA (“Los Monos Bichis”)

0
135
Foto: José Luis Echeagaray
  • Se inauguró el 20 de noviembre de 1958 por el entonces gobernador del Estado, General Gabriel Leyva Velázquez. Era presidente municipal de Mazatlán el doctor Héctor González Guevara.

Por Juan Lizárraga T., publicado en NOROESTE-Mazatlán el 27 de febrero de 1981.

Importante punto de referencia por su estratégica ubicación, de un atractivo turístico cuya intensidad no valoraron en su verdadera dimensión sus constructores, y símbolo fielmente representativo de la pesca y del puerto, la Alegoría Marina, también llamada Monumento al Pescador y bautizada por el vulgo como “Los Monos Bichis”, tiene una historia que muy pocos conocían.



Arq. Rodolfo Becerra Gómez (1916-1972), autor de la alegoría, inaugurada el 20 de noviembre de 1958.

El doctor Rigoberto Aguilar Pico (fallecido), en cuyo mandato como gobernador interino de Sinaloa se construyó el monumento, fue uno de los conocedores de su historia; su primo Gaspar Aguilar, también fallecido, otro; el arquitecto apellidado Becerra (Rodolfo Becerra Gómez) también, y el doctor Héctor González Guevara forma igualmente parte del cuarteto que conoció los detalles de la obra y es él quien ayer nos la facilitó.-

En 1954, la XL Legislatura, en la cual figuraban Leopoldo Sánchez Celis y Antonio Toledo Corro, acordó deponer como gobernador al licenciado Enrique Pérez Arce, originario de El Rosario, quien fue sustituido por el doctor Rigoberto Aguilar Pico, amigo y compadre del entonces secretario de gobernación, licenciado Ángel Carvajal, padre este último, del actual presidente del PRI, Gustavo Carvajal.

El senado lo nombró gobernador interino y fue durante su mandato de cuatro años cuando no solo se realizó la alegoría mencionada, sino que se dio el arranque para la urbanización de las que ahora son las más importantes ciudades de Sinaloa, a pesar de que no había una legislación adecuada.

Tuvo el gobernador interino la idea de hacer un monumento a la pesca y se hizo: el monumento refleja a la pesca como alimento, al hombre como pescador, a la mujer como compañera del hombre de mar, a la pesca como deporte (hay un marlin y el trozo de una ballena)) y simboliza a Mazatlán como puerto de abrigo en la construcción del faro.

El doctor González Guevara era entonces diputado local por la XLI Legislatura, la cual fiscalizó cuidadosamente la obra. Semanalmente recibía el presupuesto para la construcción y estaba él personalmente al cuidado de los detalles y ornamentos.

En 1957, el general Gabriel Leyva Velázquez es electo gobernador del estado y el doctor González Guevara presidente municipal de Mazatlán.

El monumento ya estaba terminado. El faro, real y en funciones, giraba para orientar a los marineros; la fuente repelía inquietas aguas. Se concluyó sin respetar el proyecto original porque en su base se contemplaba la instalación de un restaurant, el cual no se hizo porque no hubiera permitido su funcionamiento el sube y baja de las mareas.

La urbanización en Sinaloa continuó con auge durante el gobierno de Leyva Velázquez, pues fueron muchas las obras que se planearon, entre ellas, la urbanización de la avenida del mar y su unión con el Paseo Claussen, la cual estuvo a cargo del arquitecto Alfonso Pelayo, a quien, a consideración del doctor González Guevara, se debe el 100 por ciento de la pavimentación de Mazatlán instalada en las calles en esas fechas y un alto porcentaje del actual. El arquitecto Pelayo era el subcontratista.

En la inauguración de los trabajos que unieron a la avenida del mar con el Paseo Claussen, a cargo del doctor González Guevara, se insertó una estrofa de un poema de Carlos McGregor Giacinti titulado compuso especialmente para esta alegoría :

Un error y un descuido provocaron, primero, que ese evocativo trozo poético lo leyeran pocos (el mármol donde se encontraba la estrofa quedó instalado en el piso, junto a la alegoría) y que ahora, por el momento, no lo vea nadie, porque al hacerse la remodelación del monumento, fue destruido el mármol.

Valdría la pena que el actual gobierno reinstalara, de mejor manera, esta estrofa para que la alegoría al pescador recuperara su originalidad.

Lo merece. Es el monumento más retratado por los turistas, aunque muchos ignoran su historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí