Ing. Roberto Morales López, maestro, político del Partido Acción Nacional y novelista

0
839

Por Juan Lizárraga Tisnado

Roberto Morales Lópéz murió en Mazatlán el 17 de noviembre de 2016, a los 80 años de edad, pues nació el 15 de mayo de 1936, en Rosario.

Ingeniero de profesión, fue una persona seria, cuestionadora, pero muy respetuosa. El magisterio y la política fueron los ámbitos sociales en los que Roberto Morales se había desempeñado a lo largo de su vida. En los últimos años incursionó en la literatura con la redacción y publicación de cinco novelas.

Maestro en el ICO.

Se le reconoció como maestro universitario de la UAS, en específico de la la prepartoria Mazatlán, de la cual fue director de 1978 a1980, una osadía en términos de pensamiento político, pues la UAS entonces era, todavía, un centro de agitación en que la izquierda se apoderaba de la vida académica, administrativa y de las plazas universitarias y él era militante del Partido Acción Nacional. También fue maestro, en el área de ciencias naturales, en el Instituto Cultural de Occidente. Igualmente impartió clases en la Secundaria Nocturna Genaro Estrada.

Como miembro activo de Acción Nacional, entre otras cosas, en 1964 fue candidato a diputado federal por el cuarto distrito electoral con cabecera en Mazatlán, cuando llevó como suplente a Ramon León Medina. Sus adversarios fueron, por el PRI: Francisco Alarcón Fragoso (suplente Jorge Luis Osuna y Osuna), por el PPS: Simón Jimenéz Cárdenas, que llevó como suplente al Lic. Pedro Abel Galindo, y el PARM no registró candidatos. Ganó el PRI.

En su papel de novelista, personalmente se encargaba de la edición y promoción de sus obras. Su primera novela fue De septiembre a junio, 1985; luego Signos de Contradicción, 1987; Un filme, 1987; Dos días en la vida del Tin, 1994, y la última, Dies Irae, 1998.

El 5 de diciembre de 1986 publiqué en NOROESTE-Mazatlán una pequeña reseña de Signos de Contradicción, novela que en ese tiempo me pareció su obra más atractiva, y lo sigue siendo hasta el momento:

“La segunda novela del profesor Morales está ubicada completamente en Rosario, al cual denomina El Tajo y narra sucesos que allí sucedieron. Trata la novela de un cura, Celso, que dividió al pueblo al aliarse con los pobres y con ello puso frente a frente las contradicciones entre la iglesia y la ley civil. El cura consideraba que la ley de la iglesia está por encima de la ley civil y desobedeciendo a las autoridades eclesiásticas enfrentó al pueblo contra el gobierno y al final se arrepintió al darse cuenta de que su apego religioso había propiciado estas muertes. Aunque habla de equivocaciones, Morales no esconde para nada su política derechista ya que en todo el libro alaba al fanatismo religioso, incluso, a propósito de Herminio Castro, uno de “los del monte” que luchó por el cura contra los militares, dice: “La gesta de ‘los del monte’ aún espera el bardo que las cante… Es bueno para una nación mostrar que sus hijos saben luchar, aun con las armas a favor de causas que creen justas, aunque estén equivocadas”. El estilo es ameno y los universitarios deben leerla sin prejuicio, ya que cierran sus ojos ante el libro por el sólo hecho de venir acreditado a Roberto Morales, profesor conservador, desde hace muchos años, de una universidad que se dice Democrática, Crítica y Popular”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí