GANÓ EL MUNDO | Blanca Nieves Palacios Barreda

0
72

El 7 de noviembre de 2020, aun cuando el instituto electoral de Estados Unidos, no confirmaba que, en la elección, de la cual, en muchas partes del mundo se estaba a la expectativa, en la que participaban el presidente Donald Trump y el ex vicepresidente Joe Biden, había sido este último quien ganara dicha elección; los números que aparecían en las pantallas de las televisiones así lo informaban y, la alegría se generalizó, Trump, dejaría la Casa Blanca.

Probablemente no se hubiera puesto tanta atención a ese proceso electoral, si Trump, no hubiera participado, pero las manifestaciones por su actuar al frente de la presidencia de uno de los países mas poderosos del mundo, llamaban siempre la atención, por su beligerante lenguaje, sus posturas corporales , sus gesticulaciones de poderío, su belicosidad manifiesta y, por hechos que lo mostraban como un vulgar misógino y corrupto empresario; el soterrado deseo de que, Trump saliera de la Casa Blanca, en muchos países era notorio.

México, tanto en su primera campaña rumbo a la presidencia como ésta última, fue objeto de su denotación, no cesaba de señalar a los mexicanos como; asesinos, narcotraficantes, violadores, y demás calificativos despectivos, agregando, para complacencia de los ciudadanos norteamericanos que, se alargaría y elevaría el muro que de siempre nos ha separado, y que, “seria México quien pagaría por él”.

Que podemos esperar los mexicanos, de este cambio de presidente en E.U. si la historia nos habla del tipo de relaciones que de siempre se han tenido con nuestro vecino país del norte; basta ver el número de invasiones de las que hemos sido objeto; del saqueo que han hecho de nuestro país; del apoderamiento de gran parte de nuestra superficie territorial, siempre con la servil complacencia de los presidentes en turno que, teniendo como argumento principal que: “no podemos ponernos con sansón a las patadas”, han hecho de México, aunque nos duela decirlo, el patio trasero de Estados Unidos de Norteamérica.

Escuchar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), hablar con entusiasmo de su amistad con su homólogo Trump, no fue ni ha sido bien visto por la ciudadanía mexicana, justamente por el trato recibido de ese presidente; no entusiasma mayormente que, aplauda y llame “héroes”, a nuestros conciudadanos que, por necesidad se tuvieron que ir a E.U. a trabajar, porque aquí en su país estaban padeciendo muchas carencias, al no contar con apoyos para, campesinos, obreros, profesionistas, hombre y mujeres, que se vieron obligados irse a recibir, malos tratos, pagos mucho menores de los que se paga a los ciudadanos norteamericanos; que con euforia de a conocer que son miles de dólares los que ingresan al país por las “remesas”, enviadas por los mexicanos en el extranjero, pena nos debería de dar, porque eso ha significado separación de familias, desorganización entre los hijos que dejan con los abuelos, tíos o cualquier otro familiar.

Lo que sí hay que observar, son los futuros acontecimientos en E.U. con Joe Biden como presidente y constatar que, sí dará cumplimiento a sus dicho: “Necesitamos trabajar en sociedad con México; necesitamos restaurar la dignidad y la humanidad en nuestro sistema de inmigración, eso es lo que haré como presidente”; “ Si le damos a Donald Trump 8 años mas en la Casa Blanca, él alterará para siempre y fundamentalmente, el carácter de esta Nación, quienes somos, y no puedo quedarme con los brazos cruzados”.

bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí