El filibustero norteamericano William Walker se proclama primer presidente de la República de Baja California (Lower California)

0
27
  • 3 de noviembre de 1853

El 15 de octubre anterior desembarcó con 45 secuaces para apoderarse de los territorios de Baja California y Sonora. Logró tomar La Paz, poblado que declaró la capital  de “su república” y de la cual hoy asume la presidencia. Decreta que “su república” se sujetará a las leyes de Louisiana, Estados Unidos, conforme a las cuales la esclavitud es legal.

Meses antes, había viajado de San Francisco a Guaymas para gestionar ante el gobierno mexicano una concesión para el establecimiento de una colonia fortificada, que serviría para defender el suelo norteamericano de los ataques de las tribus indígenas. Su propuesta fue rechazada, por lo que inició el reclutamiento de aventureros esclavistas y creyentes del “Destino Manifiesto”, la mayoría de ellos originarios de Kentucky y Tennessee. Para financiarse vendió documentos canjeables por terrenos en Sonora. Su intención era formar un estado independiente, que como había sucedido con Texas, finalmente se incorporara a los Estados Unidos.

Temeroso de la reacción del ejército mexicano, Walker cambió la residencia de su “gobierno” a Cabo San Lucas primero y a Ensenada después. 

El 21 de enero de 1854, Walker convertió su cargo anterior en “presidente de la República de Sonora” para abarcar más territorio y despertar más ambiciones. Aunque esta declaración nunca tuvo un contenido real, porque Walker y sus hombres se mantuvieron siempre en Baja California, le fue útil para vender bonos de la nueva “República de Sonora”.

Después de cinco meses de ocupación itinerante, Walker y sus hombres cruzaron la frontera y se rindieron al ejército estadounidense porque su proyecto no generó el apoyo de más aventureros y especuladores norteamericanos, capaz de resistir el inevitable desalojo por las fuerzas mexicanas que, habiendo recuperado La Paz, lo cercaban y aislaban; porque la compra de La Mesilla  a Santa Anna por el gobierno estadounidense mostró el desinterés de éste en sus planes; y porque cundió el desánimo entre sus seguidores ante la escasez creciente de suministros.

En San Francisco, California, Walker fue juzgado por filibusterismo -apoderarse por las armas de territorios de países con los que Estados Unidos mantiene relaciones pacíficas- conforme a la ley de Neutralidad de 1794, además de violar el Tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848. Sin embargo, dada la popularidad que el filibusterismo tenía en la región, en unos minutos fue declarado no culpable por un tribunal federal.

Walker, abogado, periodista y aventurero, en 1856 tuvo más éxito en Nicaragua, que llegó a gobernar  casi dos años, durante los cuales derogó las leyes antiesclavistas e hizo del inglés el idioma oficial. Pero al chocar con los intereses de Corneluis Vanderbilt, su ejército fue derrotado por los hombres del millonario en 1857. 

Después de escribir un libro sobre sus andanzas en Nicaragua, Walker regresó a Centro América, pero las fuerzas británicas de la zona lo entregaron a las autoridades hondureñas y fue ejecutado el 12 de septiembre de 1860 en Trujillo, a los 36 años de edad.

Doralicia Carmona. Memoria Política de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí