Ocurrió en octubre, hace 40 años. DENUNCIAN SAQUEO DE CAMARÓN EN LAGUNAS Y ESTEROS DEL SUR

0
63
  • Salomé Pineda, de la cooperativa ‘Álvaro Obregón’, exigió vigilancia y energía

Por Juan Lizárraga T.– Noroeste-Mazatlán, 16 de octubre de 1980.

Cuatro mil atarrayas, arrojadas por manos de igual cantidad de pescadores, rasgan todos los días —principalmente por las noches— las 16 mil hectáreas de agua en la zona estuarina llamada Huizache-Caimanero, en busca de lo que les dará sustento: el camarón.

Las autoridades —de Pesca, sobre todo— gritaron a voz en cuello que esta temporada ha roto récord, que será histórica por los altos volúmenes capturados; mas callaron que ahora son más quienes se repartirán lo obtenido y que por la carencia de control sobre los pescadores, al levantarse la veda, pescarán a tropel y sí se tuvieron otras capturas pero ya son mínimas.

Salomé Pineda, el presidente del Consejo de Vigilancia de la cooperativa tradicional “Álvaro Obregón”, palabras más, palabras menos, informó ayer lo anterior en la delegación local de Pesca, donde debió entrevistarse con el subdelegado José Luis Simental, a quien le solicitaría su intervención para obtener más vigilancia para la zona estuarina.

Como una muestra de esta situación, Salomé Pineda dijo   que la cooperativa de la cual es directivo, obtuvo en los primeros días de captura entre 12 y 15 toneladas; en los últimos cuatro días, ayer para ser precisos, sólo 1,200 kilos.

FALTA ENERGÍA Y VIGILANCIA

Mientras la incertidumbre crece entre los pescadores del sur de Sinaloa por la escasez del crustáceo en sus esteros, la solución al problema con diez años de historia en la zona del Huizache-Caimanero, se ahoga en los mares burocráticos de México.

El director de Regulación Pesquera, Rogelio Castañares, vino a tratar de solucionar el conflicto, pero sólo calmó la situación y no se ha avanzado nada.

Salomé Pineda subrayó que hace falta energía. Se elaboraron convenios para trabajar, pero nadie los respeta, no intervienen enérgicamente para hacer que se respeten.

Para quién sabe cuándo, se espera otra visita del director de Regulación Pesquera. Mientras tanto, los pescadores de las cooperativas ejidales, tradicionales, las de nueva creación, junto con los “changueros” y los pescadores libres, han tomado por asalto a los esteros.

“A río revuelto, ganancia de pescadores”, reza el popular refrán, más habría que determinar qué pescadores deben ganar con la revoltura estuarina.

El entrevistado defiende lo suyo y está seguro de que las cooperativas tradicionales tienen más derechos que las ejidales y las de nueva creación, así como que los pescadores independientes, a explotar y dirigir la explotación del camarón.

Pero los otros pescadores, dedicados por corto tiempo a la agricultura, arguyen también razones poderosas para pescar en la zona. Como no hay definición, porque las autoridades no han actuado con energía, ni hay la suficiente vigilancia —una patrulla integrada por un inspector y tres infantes de Marina hacen  esta labor—, incursionan en los esteros todo tipo de pescadores, muchos de ellos sin permiso.

¡PÍCALE AL CABALLO, VIENEN LOS MARINOS!

Intensificación productiva e ideología en las marismas de Escuinapa,  Sinaloa. Patrón de asentamiento prehispánico y fuentes

En el Huizache-Caimanero hay muchos pescadores y habrá más, porque en los pequeños esteros aledaños ya se acabaron las capturas y los pescadores se trasladan hacia allá, muchos de ellos de poblados lejanos que vienen a caballo y hacen sus capturas en esos animales.

Los cooperativistas están bien equipados con sus lanchas, otros lo hacen en una modesta panga y hay aquellos que van a pie, pero a partir del próximo mes empiezan a llegar los de a caballo, quienes, por supuesto, carecen del respectivo permiso para pescar y además, continuamente ponen en peligro la vida de los demás pescadores, porque al tener conocimiento de que se acerca una patrulla, arrancan en estampida en los animales, algunos briosos.

LA OTRA CARA DE LA VERDAD

Hay una profunda división entre los hombres camaroneros del sur de Sinaloa.

Las cooperativas ejidales, las de nueva creación y sólo una tradicional, en nombre del cooperativismo, se han integrado y siguen fieles a su Federación, presidida por Mario Rivera Cea, quien a su vez es apoyado por la Sección de Cooperativas Pesqueras de la Confederación Nacional de Cooperativas. Las tradicionales, constituidas sólidamente con años de trabajo, desconocieron a Mario Rivera y formaron una Federación que actualmente es dirigida por Melesio Rojas.

Al tocar este punto, el presidente del consejo de vigilancia de la Álvaro Obregón dijo: “esos (Mario Rivera y los dirigentes de la Sección Pesquera) son los únicos que se benefician con estos problemas, porque los pescadores que representan ganan poco, y en cambio, los líderes reciben su buena tajada”.

Salomé Pineda añadió que personalmente le ha pedido a Mario Rivera que no intervenga y que se vaya a agitar a El Salvador (supuestamente su lugar de origen), no precisamente en el mar. También afirmó que les ha dicho “sus verdades” a los líderes de la Sección de Cooperativas Pesqueras.

Hay, entonces, divisionismo y muchos intereses en juego, pero Mario Rivera, la Sección de Cooperativas Pesqueras y los pescadores ejidales son la otra cara de la verdad en la problemática de la zona conocida como Huizache-Caimanero o caso Sur de Sinaloa en el ámbito pesquero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí