LA DEL EJÉRCITO, “ACCIÓN NOBLE Y EFICAZ”, pregonaba Miguel de la Madrid en 1983

0
212
  • Resurgio el auge de la siembra de drogas en su sexenio presidencial después de la Operación Cóndor.

Juan Lizárraga Tisnado, NOROESTE-Mazatlán, 30 de septiembre de 1983.

Las cifras lo gritaban, y el presidente de la República rompió el silencio: el narcotráfico vuelve a tener auge en Sinaloa, hoy por hoy en su etapa de siembra.

Se niega la violencia, y con razón, pues no ha alcanzado las magnitudes que tuvo a fines de la pasada década, más a la siembra sigue la distribución y es en esta etapa donde los narcotraficantes arreglan sus desacuerdos con balas…

La Policía Judicial Federal y el Ejército han trabajado arduamente combatiendo al narcotráfico desde la primera etapa y ya hemos informado de algunas incursiones fructíferas de estos elementos en las serranías y en algunos parajes cercanos a Mazatlán…

Como que se ha actuado con cautela, pues en esta ocasión, al menos hasta donde sabemos, no se ha detenido a gente inocente, a campesinos que por no tener para el pan de cada día arriesgan su libertad y su vida prestando su tierra o cuidando las cosechas…

Parece que la Operación Cóndor (iniciada en septiembre de 1969) fue una experiencia de la que se aprendieron muchas cosas, entre otras las de no abusar del campesino… Fue tal la arbitrariedad, la saña con que el Ejército y la Policía Federal se apoderaron de los pueblos, que hubo lugares, como en la sierra de San Ignacio, donde los pobladores preferían la nada agradable visita de los mafiosos “enmontados” que la de los elementos de la Operación Cóndor…

Cierto, los narcotraficantes están dispuestos a todo, tienen armas de grueso calibre y no es con consejos como se les va a persuadir de que su trabajo es ilegal, más tampoco se justifica que se cometan abusos contra las poblaciones rurales, como las cometidas durante la Operación Cóndor…

Sólo cuando se actúe con justicia y cuando no manchen su trabajo con violaciones a mujeres, saqueos a los pueblos y maltratos a los campesinos, sólo entonces tendrán validez absoluta las palabras de De la Madrid cuando dijo: “pensamos ahora en ampliar la acción noble y eficaz del Ejército Mexicano en el combate al narcotráfico”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí