El 25 de septiembre de 1969 se ordena demoler el antiguo edificio de la Escuela “Morelos”

0
645
  • Tiempos de Alfredo Valdés Montoya y de Ricardo Urquijo.

El 25 de septiembre de 1969 llegó a Mazatlán la orden de demoler el antiguo edificio de la escuela “Morelos”, esa parte de la historia, esa parte del orgullo arquitectónico de Mazatlán, y el arquitecto Gregorio Peña Gómez, del Programa Federal de Construcción de Escuelas (CAPFCE), habría de ser quien la ejecutara en atención a un programa nacional de modernización de la infraestructura educativa.

Los recuerdos están frescos aún. Fue en 1969 cuando se cometió la infamia. Muchos lo recuerdan. Gobernaba el estado Alfredo Valdez Montoya y presidía el ayuntamiento de Mazatlán Ricardo Urquijo Monterde.

Estaba la fachada principal de la escuela “Morelos”, es decir, su edificio elegante, por las calles Camichín (hoy Carvajal) y del Recreo o de los Tranvías (Constitución).

El edificio antiguo fue construido a principios del siglo pasado por un arquitecto llamado Ignacio Ramírez, para Cecilio Ocón y Liborio Gallardo, quienes instalaron en el lugar una fábrica de puros y cigarros llamada “La Gran Duquesa”, aunque en realidad unos hermanos Carrillo de Hermosillo eran los depositarios de la Tabacalera Mexicana.

Al triunfo de la revolución, el gobernador de Sinaloa, general Ramón F. Iturbe, informa que en 1917 se adquirió para el estado, en la suma de $14,625.00 oro nacional, el edificio llamado “La Gran Duquesa”, que entonces ocupaba la Escuela “Morelos” de Mazatlán.

Cerca de sesenta generaciones egresaron de la escuela primaria. Entre estos egresados, Ricardo Filippini, quien escribió la triste experiencia de la demolición del edificio en un Álbum del Recuerdo de Chale Salazar, también egresado de la Morelos, de donde hemos tomado los datos.

Los siguientes maestros impartieron sus conocimientos en la citada escuela: Refugio Rolón, Ciro y Manuel Covantes, María Ávalos, Victoria Molina, Carlos Torres Valencia, Carlos L. Ramos, Carlota Hernández, Juana Alcántar, María y Prisca Franco, María Montaño, Refugio Ayala, Rosa Gutiérrez, María Guerrero, Griselda Gómez Llanos, Aurora González, las cuatitas Zatarain y don Francisco Martínez Cabrera. Recuerdo a don Eugenio Esperano Uriarte.

El edificio se demolió y en su lugar se construyó la “moderna” edificación que actualmente levanta la cólera de quienes conocieron el antiguo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí