LA MUERTE DEL GENERAL ROSALES, por el cronista de Álamos, Sonora

0
273
Rosales, edificio original de la casa de moneda y cinco supervivientes de la batalla, posando en la peña donde dieron muerte al general Rosales

Un día como hoy, 24 de septiembre, pero de 1865, se libró en Álamos una de las batallas más recordadas contra el segundo imperio en el noroeste mexicano.

En ese día, las tropas republicanas al mando del general Antonio Rosales se acuartelaron en la casa de moneda, donde ahorita seguramente están dando clases a los alumnos de secundaria tranquilamente; en esa ocasión Rosales, con sus coroneles Prieto, Guadalupe Gómez Llanos, Doroteo López, Jorge Granados, Guillermo López, Antonio González y Antonio Molina, éste último doctor y poeta, trató infructuosamente de defenderse de las huestes imperialistas al mando de José María Tranquilino Almada, el famoso “Chato Almada”. La desventaja era clara: Rosales contaba apenas con 210 infantes y 70 dragones, mientras que Almada tenía un ejército de 500 soldados y 1500 indios mayos.

La batalla comenzó en eso de las once de la mañana y terminó alrededor de las dos de la tarde. Almada atacó desde los Cangrejos, Tacubaya, el cerro de la Crucecita y los parajes de la Colorada, donde fue combatido, sin éxito, por los dragones al mando de Gómez Llanos. Los republicanos colocaron un pequeño cañón en la plazuela de Orduño, que se encontraba cerca del casa de moneda, pero solamente disparó un tiro ya que ahí mismo quedó muerto el coronel Prieto. Antonio González murió de un balazo en la cabeza en los escalones de la prefectura, justo donde ahora está la banqueta de palacio municipal.

Menguadas las fuerzas republicanas, los imperialistas penetraron en la ciudad y el encuentro se efectuó entonces en las calles, no pudiendo repeler el ataque, los republicanos perdieron la batalla. Perecieron en el acto 105 soldados que quedaron regados por las calles, callejones, banquetas y solares de Álamos; además de varios oficiales y coroneles, entre ellos Antonio Molina, que fue muerto a los pies de la casa de su prometida, la señorita Jesusita Acuña, cuya familia recogió el cadáver, lo veló y le dio sepultura.

Antonio Rosales y los pocos republicanos que quedaban intentaron salvar sus vidas, pero herido por un balazo que le dio un español de apellido Moratín desde el techo de una casa (Almada dice que en la rodilla, mientras que Corbalá señala que “en la caja del cuerpo”) se fue por el callejón que circunda la Loma de Guadalupe tocando los portones de los traspatios, nadie lo escuchó, y si lo escucharon no se animaron a abrir. Entonces, justo detrás de la casa de don Crispín de S. Palomares se topó con un indio mayo, Rosales le disparó los cinco tiros de su pistola pero erró, y el indio lo remató a golpes.

El cuerpo de Rosales fue velado en uno de los corredores de la casa de moneda y fue sepultado en el cementerio municipal al mismo tiempo que Molina, siendo objeto de honores por parte de la tropa de Almada quienes desfilaron ante el ataúd y tocaron a sordina. En 1923 los restos de Rosales fueron trasladados a la Rotonda de las Personas Ilustres en la Ciudad de México.

Meses después, en el año de 1866, el general Ángel Martínez culpó a José Almada, hijo del Chato, y a Fortino Vizcaíno como responsables de la muerte de Rosales y los fusiló, al primero en Guaymas y al segundo en Temeapa, Sinaloa. Habiéndole perdonado la vida a otro hijo del Chato que, según se dijo, intentó evitar que remataran al ilustre general. No obstante, Francisco R. Almada señala que en Chínipas un albañil de nombre Rafael Cantúa decía, cuando se emborrachaba lo cual sucedía cada sábado, que él había dado muerte a Rosales. Éste señor murió en agosto de 1901.

En la imagen podemos ver la efigie de Rosales, el edificio original de la casa de moneda y a cinco supervivientes de la batalla, posando en la peña donde dieron muerte al general, a principios del siglo XX.

FUENTE: Juan Carlos Holguín Balderrama, Cronista municipal. Página de Facebook “Álamos a través de los siglos”: https://www.facebook.com/alamosatravesdelossiglos/posts/480566905675188/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí