UN DÍA DESPUÉS… Divagación sobre el sismo de 1985 en la Ciudad de México

0
202
AFP PHOTO / Yuri CORTEZ

DEL DICHO AL HECHO

Por Juan Lizárraga Tisnado.

NOROESTE-Mazatlán, a 20 de septiembre de 1985.

La cerrazón oficial y la obediencia de los medios masivos de comunicación minimizarán otra vez la tragedia, como lo hicieron durante el “sanjuanico”.

Los muertos se cuentan a partir de que fueron recogidos y llevados a los descansos de los hospitales o de las funerarias y no a partir de los desaparecidos.

Es el eterno miedo de las autoridades a reconocer la tragedia en su dimensión.

Sucedió en 1975 en Mazatlán cuando el ciclón “Olivia” dejó una gran estela de muertos. Sucedió un año después en La Paz cuando se derrumbó una presa. Los muertos, oficialmente, apenas llegaron a una decena, pero de hecho hubo decenas de desaparecidos en estos dos siniestros.

Ahora, oficialmente, no se quiere hablar de cifras, pero los huecos de seres queridos en muchas familias se abrirán más cruelmente que como se derrumbaron los edificios.

Se habla de la solidaridad del pueblo y se oculta la realidad. En gran parte, lo que se pretende es evitar al máximo las indemnizaciones, más que no alarmar.

¿Quieren más alarma que los hechos mismos? Los medios masivos de comunicación no podrán nunca reflejar en su verdadera dimensión estos hechos y de pilón los minimizan. Si la gente de alguna manera o de otra se entera de la verdad. Hay conductos más eficaces, a veces, que los medios masivos de comunicación, para conocer la verdad.

Por otra parte, la técnica del rumor empezó a trabajar entre los mazatlecos y ayer en la noche esperaban la ola marina, el maremoto, pues suponen que los movimientos internos de las placas terrestres ocurrieron también en las placas submarinas y lo cual levantaría grandes olas.

No hay nada de esto. Los maremotos son provocados por terremotos, pero desencadenan sus fuerzas en forma de olas altísimas, lejos del lugar donde se generaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí