JORGE GARCÍA GRANADOS, el oficial republicano “más valiente”

0
332
  • Hijo del mismo padre que el de María “La Niña de Guatemala”.

Escrito por Juan Lizárraga Tisnado y publicado en NOROESTE-Mazatlán el 16 de febrero de 1984.

Jorge García Granados, a quien se apodó “El Tuerto”, es considerado por Antonio Nakayama como miembro de la trilogía más legendaria de Sinaloa, junto con Heraclio Bernal y Rafael Buelna.

Él y su familia, que fuera destacada a principios y durante el siglo pasado, son originarios de Guatemala, donde aún sobreviven algunos descendientes de características conservadoras. Jorge García Granados fue hermano de María, más conocida como “La niña de Guatemala” gracias al poema que José Martí —de quien estaba enamorada— le compuso después de su muerte al saberlo casado. Jorge era hijo natural de don Miguel García Granados.

Jorge García Granados murió el 16 de febrero de 1870 en una acción registrada en Tololotlán, Jalisco.

Se presume que llegó a Sinaloa con sus tíos Manuel y Joaquín y que vivió en El Verde, Concordia. En octubre de 1859 aparece en la escena histórica cuando participa con Fortino León en un intento de asalto a Maztlán en manos de los conservadores. Participó también en la Acción de Los Mimbres, Cosalá, en marzo del mismo año y en el mismo sitio de Mazatlán realizado por los contingentes del general Pesqueira y luego se pondría a las órdenes de su sucesor Plácido Vega.

El 22 de diciembre de 1864 luchó junto con Antonio Rosales contra los invasores franceses en la Batalla de San Pedro, donde hubo muertos y heridos de los dos bandos, entre estos últimos, Jorge García Granados, quien fue encamado en la Casa de la Moneda, de la cual era arrendatario su tío Manuel.

Fue ascendido a teniente coronel, más tuvo un disgusto con Antonio Rosales y se separaron.En 1865 intentó promover un motín y fue aprehendido y condenado a la pena de muerte pero su ejecución se suspendió y fue enviado a Concordia donde se alineó con el general Ramón Corona.

En el combate de Villa Unión, que ocurrió del 19 al 22 de marzo de 1866, García Granados encabezó la larga lista de heridos. En un temerario duelo frente a frente con un oficial francés, recibió un balazo en la caja torácica, pero el invasor murió de un balazo en su cabeza.

Los franceses fueron acorralados en Mazatlán, y se parapetaron en un fortín el cual fue dolorosamente asaltado por los patriotas, pues muchos fueron víctimas. Jorge García Granados resintió la muerte de su caballo.

Mazatlán fue evacuado por los franceses y García Granados marchó a la campaña de Querétaro. A su regreso, Domingo Rubí, Ángel Martínez, de Jalisco, Manuel Monzón y el licenciado Eustaquio Buelna, contendían por la gubernatura del estado.

Ninguno de los candidatos obtuvo la mayoría de votos requerida, por lo cual se declararon nulas las elecciones, pero fueron revocadas y se declaró gobernador a Rubí y vicegobernador al licenciado Monzón.El 4 de enero de 1868, en Culiacán, Jorge García Granados desconoció la elección del general Rubí y proclamó como jefe al licenciado Monzón, pero éste se negó a hacer causa común.

Se levantó en armas, pero en el movimiento fracasó y hubo que salir de Sinaloa. Tiempo después fue aprehendido por disponer de 60 mil pesos de la Casa de la Moneda.Al salir en libertad se entrevistó con el licenciado Sebastián Lerdo de Tejada, pues formaba parte de los que habían planeado la revuelta definitiva contra el gobierno de Benito Juárez.

La revuelta estalló el 15 de diciembre de 1869, cuando asaltaron el salón de sesiones de la Legislatura de San Luis Potosí.Los revoltosos vieron morir sus aspiraciones el 12 de febrero de 1870 en Tololotlán, Jalisco, bajo las balas gobiernistas.

Ese día y en ese lugar, murió acribillado, con toda su gente, Jorge García Granados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí