El Coronavirus revisado por el doctor Kumate en su libro “Infectología clínica”, edición del 2013

0
248

El empleo de métodos diagnósticos novedosos con base en la Biología Molecular ha mejorado no sólo la sensibilidad y especificidad, sino que ha permitido reconocer microbios otrora ignorados, v gr.: los priones en las encefalitis espongiformes, los hantavirus de fiebres hemorrágicas, el parvovirus B19 en el eritema infeccioso, el virus de la hepatitis G, el virus del herpes simple 1 en la parálisis facial; el Campvlobacter jejuni en el síndrome de Guillain Barré o el Coronavirus urbani en el síndrome de insuficiencia respiratoria aguda (SARS). (Introducción).

En forma similar (a la influenza) el Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) ocasionado por infección por un nuevo Coronavirus también demostró la habilidad de un virus de transmisión respiratorio de diseminarse a varios continentes en plazo de unas cuantas horas gracias al fenómeno de la globalización. A pesar que el brote de SARS fue capaz de ocasionar alta morbilidad y mortalidad, también evidenció ser un evento en la historia de salud pública mundial que demostró que la cooperación internacional es una herramienta fundamental en el control de enfermedades infecciosas altamente contagiosas.

La investigación epidemiológica en combinación con nuevas técnicas moleculares y microbiológicas desarrolladas en los últimos años, han brindado la oportunidad de la tipificación de nuevas cepas virales y de la identificación de virus emergentes asociados a entidades nosológicas respiratorias. En particular, la alta sensibilidad de nuevas técnicas de amplificación nucleica han permitido un mejor entendimiento de la importancia de algunas infecciones virales respiratorias y de la identificación del Coronavirus causante del SARS, o de los metaneumovirus humano, los cuales han sido recientemente implicados como virus causales de varios cuadros clínicos respiratorios de trascendencia clínica.

Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS). El Síndrome Agudo Respiratorio Severo o Severe Acute Respiratory Syndrome (SARS) por sus siglas en inglés es una infección emergente en la cual se ha identificado a una nueva variedad del Coronavirus como el agente etiológico. Este síndrome se manifiesta clínicamente desde un síndrome febril asociado a síntomas respiratorios leves hasta una neumonía rápidamente progresiva hacia insuficiencia respiratoria, asociada a una tasa de letalidad del 3-4%. Esta epidemia se considera que se originó en la Provincia de Guandong en el Sur de China y la cual se ha diseminado hasta el momento a otros países en Asia, y hacia otros continentes como Australia, Norteamérica, Sudamérica, Sudáfrica y Europa.

A pesar de que los primeros reportes que recibió la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este síndrome, ocurrieron a principios de febrero del 2003, se sabe que los primeros casos ocurrieron a finales de noviembre en la ciudad de Guangzhou, Provincia de Guandong, China. El Gobierno Chino decidió no reportar estos casos a tiempo y por lo cual se considera que la epidemia se ha expandido a otras regiones dentro del territorio chino, así como a otros países. La OMS que rara vez confronta a sus países miembros, reclamó oficialmente al gobierno chino por el ocultamiento de los casos. Debido a estas acciones, el ministro de Salud de China y el gobernador de Beijing fueron destituidos de sus puestos a principios de abril. Así mismo, el gobierno de Beijing ante el reclamo de la OMS ha permitido la colaboración de miembros de la OMS en hospitales de Guangzhou y en Beijing, en donde inclusive algunos hospitales han tenido que cerrar su acceso al público. El costo económico y social del SARS ha sido muy elevado; se calcula que el crecimiento económico de China y la región asiática puede disminuir hasta en un 50%» en este año.

Casos de SARS y notas de actualización de la epidemia en el mundo son reportados diariamente. Más aun, el número de casos en China, Hong Kong, Taiwán y Norteamérica, incluyendo Canadá y Estados Unidos se incrementa día con día. Hasta finales de mayo, más de 8,295 casos en más de 20 países con 750 muertes descritas entre el primero de febrero y el 30 de mayo del 2003 han sido reportados a la OMS. En este momento no se puede predecir el número de casos que ocurrirán, sin embargo, se espera que el número se incremente importantemente y se disemine a otros países. Es probable que la transmisión de SARS evolucione para imitar las pandemias de influenza, para lo cual la ausencia de vacuna disponible hasta el m om ento y de caracterización epidemiológica precisa representa enormes obstáculos para un adecuado control. Por lo anterior, resulta como prioridad el establecimiento de un plan que contenga medidas de control para la prevención e identificación temprana de casos de SARS en México y América Latina. Aunado a las medidas de control epidemiológico es fundamental el proporcionar información pertinente para el personal de salud para la identificación clínica de casos, prevención de casos secundarios, y el tratamiento de casos sospechosos y casos probables con aislamiento respiratorio y tratamiento médico de apoyo.

El origen de esta epidemia aparentemente comienza en la provincia de Guandong en el sur de China. Ha habido casos en China, Hong Kong, Taiwán, Vietnam, Singapur, Canadá y en otros países descritos ocasionando un total de 8,295 casos con 750 muertes.

Los casos de SARS se han asociado primordialmente a la transmisión a contactos cercanos (cara a cara). Existe evidencia que algunos casos son particularmente infecciosos y a los cuales se ha denominado “super-diseminador”. En Canadá los brotes se han caracterizado por afectar a trabajadores de la salud que han atendido a pacientes con SARS y en contactos intradomicilarios y transmisión intrafamiliar; en Taiwán la transmisión se ha limitado a contactos cercanos sin afectar al personal de salud y en EU la mayoría de los casos han ocurrido en personas que han viajado a zonas de alto riesgo y sus contactos; y en personal de salud.

El inicio del brote aparece el 15 de febrero de 2003 un paciente masculino de 64 años quien viaja de la Provincia de Guandong en el sur de China hacia Hong Kong a visitar a su familia. La cadena de transmisión y los casos se originan a partir de este caso índice, quien estuvo alojado como huésped en el Hotel Metropolitan en Hong Kong, y por otro lado también da lugar a la cadena de transmisión en personal de salud que atendió a este paciente y a los contactos del hotel. Los casos secundarios identificados como contactos del caso inicial incluyeron: 4 trabajadores de la salud, 2 de sus familiares y 12 pacientes que fueron huéspedes durante su estancia en el mismo hotel y 2 huéspedes que permanecieron después de su salida del hotel. El paciente, y uno de sus familiares murieron a los pocos días de insuficiencia respiratoria progresiva. Sin embargo, en investigaciones epidemiológicas subsecuentes, múltiples casos fueron asociados a este brote en Hong Kong. De uno de los huéspedes de ese hotel se originaron aproximadamente 34 casos en trabajadores de la salud y 37 contactos cercanos en Singapur. Eventos similares ocurrieron en Vietnam, Canadá, Irlanda, y EU de pacientes que también se hospedaron en el mismo hotel. En forma similar, pacientes de este hotel fueron asociados, epidemiológicamente a la diseminación de casos en diversos hospitales en Hong Kong, dando origen a múltiples casos en trabajadores de la salud. Hasta principios de abril, Hong Kong es el segundo país después de China con el mayor número de casos y de muertes asociadas a SARS.

El análisis inicial de los brotes de SARS descritos en Canadá, Estados Unidos de América (EUA) y en Hong Kong han sugerido la posibilidad de una variedad nueva de Coronavirus. Con el cumplimiento de los postulados de Koch en el modelo animal de primate no humano (Macaca fascicularis) se considera al Coronavirus como el agente causal definitivo del SARS. Peiris y colaboradores demostraron la presencia del Coronavirus en especímenes respiratorios y suero en 45 de 50 pacientes, provenientes de 5 diferentes brotes de SARS en Hong Kong. Adicionalmente, se aisló el Coronavirus en dos de estos pacientes a través de cultivos virales. El grupo del CDC (Centro para Control de las Enfermedades de Atlanta, GA, EUA) ha propuesto la utilización del nombre Coronavirus Urbani-SARS para designar a esta nueva variedad de Coronavirus, en reconocimiento al Dr. Cario Urbani, infectólogo italiano de la OMS cuyas observaciones de los casos de Vietnam a fines de febrero y principios de marzo, permitió describir este síndrome y dimensionar la im portancia de esta aparente, nueva enfermedad. Lamentablemente, el Dr. Urbani se contagió y falleció de la enfermedad que él describió y alertó sobre su severidad antes de morir. Se han descrito los genomas virales completos de 5 cepas del Coronavirus que varían únicamente en secuencias genómicas que codifican para la proteína de la nucleocápside, tres en muestras de Singapur, una por el CDC (Urbani-SARS), y la última por el grupo de Canadá (Tor2). La familia Coronaviridae incluye a los géneros Coronavirus y Toravirus. Estos son virus ARN que poseen una cubierta y que causan enfermedades en humanos y en animales.

El mecanismo de transmisión no ha sido totalmente esclarecido, sin embargo, los reportes de contactos cercanos de pacientes con SARS sugieren que la diseminación ocurre a través de contacto y/o secreciones respiratorias. Así mismo, la cadena de transmisión que ocurrió en un hotel en Hong Kong a través de un paciente que viajó de la Provincia de Guandong a Hong Kong, es quizás, la cadena de transmisión hasta el momento mejor descrita, la cual sugiere que ésta ocurre a través de aerosoles respiratorios o por medio de fomites. Se ha implicado a las civetas, especies de gatos asiáticos, y a ciertas especies de murciélagos, como posibles hospederos, debido a la identificación de cepas virales similares al Coronavirus asociado a SARS en heces fecales en las civetas y de ciertas especies de murciélagos.

Extracto: páginas 149 a 153.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí