0
221

¿EL QUÍMICO BENÍTEZ VS. SERGIO TORRES?

¿Sería este agarre lo más atractivo del cartel en la lucha por la gubernatura en el 2021: Sergio Torres vs. El Químico Benítez? “¡Columnista hijo de tu… Pink Floyd!, ¡ya no fumes porquerías!”, seguro así nos gritará usted al tiempo que nos preguntará: “¿de dónde sacas este escenario?”.

Tanto Sergio Torres como El Químico Benítez no solamente han alzado una mano sino las dos. Están decididos a obtener las candidaturas, topen con lo que topen.

Sencillo:

El Químico reclama la candidatura para sí mismo alegando que su ADN morenista es químicamente más puro que el de otros aspirantes, quienes —desde su óptica— llegaron a Morena huyendo en desbandada del PRD, personajes que —según él— no se merecen la candidatura porque no sudaron una sola gota gorda en el esfuerzo de fundar Morena en Sinaloa; llegaron a Morena cuando la mesa estaba servida.

Dado que no la tiene segura por el PRI, Torres Félix está listo para pegar un brinco de chapulín a Movimiento Ciudadano, donde las élites le dieron luz verde. Ya le dijeron que sí, que adelante, que van con él.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 118086961_3088153837979711_4756836573589930459_n.jpg

Benítez Torres trae como campañistas estatales a los dirigentes de la intercamaral, quienes en reciprocidad y en plan convenenciero reciben hartos beneficios municipales que ya se reflejan en la nómina, reforzados con jugosos convenios publicitarios y comerciales. Hermanitas de la caridad no son.Pero como sea, el Químico Benítez goza de la entrañable amistad del presidente Andrés Manuel López Obrador y sus hijos, así que no le extrañe si resulta electo candidato oficial de Morena para la candidatura a gobernador este 21, con la consabida cargada de adhesiones y muestras de simpatías multitudinarias tan pronto se dé el anuncio oficial, con la ilusión de que terminada la ya cercana jornada electoral las riendas del gobierno estatal sigan en manos de otro “patasalada”.

Del PRI, según nos dicen, no hay que esperar un candidato peleador, fuerte, de batalla, por la sencilla razón de que el gobernador no dio chance a ninguno de sus pupilos del gabinete de crecer electoralmente. Los analistas ven en la corte “quirinista” a puros chaparritos y chaparrones.

¿Y por el PAN?

Las cosas están para llorar. No hay a la vista un candidato o candidata que levante entusiasmo.

Todo indica que la candidatura saldrá (y para que más le guste sería candidato a modo) de los grupos políticos de siempre, esos que tienen secuestradas las siglas del blanquiazul en Sinaloa desde —¡uf y recontra uf!— hace mucho tiempo, grupos que le tienen atrancada la puerta a nuevos liderazgos ciudadanos y más a los cuadros juveniles en un fuerte afán de impedir que los rebasen y a la postre los hagan perder sus jugosas canonjías y extensos privilegios que obtienen de las coyunturas del sistema, tal y como ha sido a lo largo de sus trayectorias.

Para muestra ahí está uno, cuyo líder y su extensa estela de seguidores cobran en la nómina de una secretaría del gobierno del estado. Nos dicen que desde las oficinas de esta dependencia trabajan fuerte en un plan para buscar la candidatura al gobierno del estado en el 21.Para mayor vergüenza, con tiempos y recursos públicos.

Si las cosas se siguen dando de esta manera, prepárese, porque el tiro por la gubernatura podría quedar en dos candidatos harto polémicos desde el punto de vista mediático:

Sergio Torres versus El Químico Luis Guillermo Benítez Torres. ¿Cómo la ve?

EL TITULAR DE LA SEPYC, EN PATÉTICA SITUACIÓN

En los corrillos político electorales se comenta que han topado contra una dura pared las aspiraciones del secretario de Educación Pública, Juan Alfonso Mejía López, para ser candidato a la gubernatura del estado en el 2021. A quienes deciden en estos menesteres no les ha interesado su grado de doctor, obtenido con todos los honores en La Sorbona (La Sorbonne, en francés), la histórica universidad de París, Francia.

Voces conocedoras sostienen que JAML ya tenía amarrada, y bastante segura, la candidatura en el PAN, pero se le cayó cuando lo vieron realizando giras políticas los fines de semana con el líder del PRI, Jesús Valdez.

Cuando los dirigentes del blanquiazul lo requirieron para que explicara esas andanzas ML nunca acudió a las citas para replicarlas, de modo que en plan fulminante lo descartaron.

Desde ahí comenzó a andar del tingo al tango, con la creencia de que el gobernador y el líder del PRI lo arroparían en sus aspiraciones. ¡Pues nada, pescadito! Resultó que lo batearon.

Abrumado, jamás rendido —según nos dicen—, buscó un encuentro con los dirigentes de Movimiento Ciudadano a quienes hizo una extensa exposición de motivos para que lo acepten como su candidato a la gubernatura. Revelan los expertos que los líderes de esta corriente no tuvieron ningún inconveniente en aceptar la auto propuesta, pero le pidieron —de entrada— cumplir con un primer requisito: tiene que hacer cola.

Le explicaron que antes de él, ya habían llegado con mano alzada Sergio Torres y Aarón Irízar.

Así que… ¡plop!, dijera Condorito. La devaluación le llegó muy rápido al titular de la Sepyc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí