JOSÉ AGUSTÍN, escritor de la Literatura de Onda

0
394
  • José Agustín Ramírez Gómez nació el 19 de agosto de 1944 en Guadalajara, pero fue registrado al mes siguiente en Acapulco, Guerrero.

​ Estudió letras clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, dirección en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y composición dramática en el Instituto Nacional de Bellas Artes y en la Asociación Nacional de Actores.

Comenzó a publicar en diversos periódicos y revistas en la adolescencia. Ha sido profesor visitante en la Universidad de Denver, conductor y productor de programas culturales para la radio y la televisión, y ha coordinado varios talleres literarios.

José Agustín es uno de los fundadores del diario Reforma; es columnista de la revista de rock La Mosca y colaborador en los suplementos culturales Confabulario del diario El Universal y La Jornada Semanal de La Jornada.

En sus principios, José Agustín, participó en el taller literario de Juan José Arreola,​ es un prolífico escritor que ha incursionado en diversos géneros literarios como narrador, guionista de cine, periodista, y dramaturgo. Tragicomedia mexicana, documentada sátira de la política mexicana publicada en forma de serie y escrita desde el punto de vista «contracultural», desmitifica la historia del México reciente. Algunas obras son autobiográficas, como El rock de la cárcel 1984, donde relata su estancia en el siniestro Palacio Negro de Lecumberri,​ sobrenombre con el que se conocía una célebre prisión, ahora convertida en sede del Archivo General de la Nación y que tuvo como inquilinos a una buena parte de la disidencia mexicana durante el régimen hegemónico del Partido Revolucionario Institucional. En esa prisión escribió la novela Se está haciendo tarde.

En 1961 viajó a Cuba con la que fuera su esposa —la también escritora e historiadora Margarita Dalton,​ hermana del poeta salvadoreño Roque Dalton—, país en el que cumplió los 17 y donde participó en la campaña alfabetizadora. Su boda con Dalton tuvo como objetivo el que se les considerara a ambos mayores de edad y pudieran viajar a la isla donde había triunfado recientemente la revolución castrista.​ Pasó cuatro años en Estados Unidos (de 1977 a 1981), donde conoció a varios escritores latinoamericanos que daban clases.

Como cineasta, José Agustín dirigió un largometraje, Ya sé quién eres / Te he estado observando. Ha escrito varios guiones y colaborado en otros.Actuó en la película De veras me atrapaste, de Gerardo Pardo (1983). Es también traductor de literatura.

Vive en Cuautla, Morelos, en la casa que era de su padre y a quien se la compró. Está casado con Margarita Bermúdez. Gabriel García Márquez es padrino de su hijo menor, el dibujante y pintor Agustín Ramírez Bermúdez, nacido el 2 de agosto de 1975.

En 2009 sufrió un accidente, detallado en la entrevista A day in the life de Guillermo Rivera Vázquez: «El escritor, en reacción al entusiasmo de sus fans, dio algunos pasos para atrás y, ante el estupor de todos, cayó del presídium. Dos metros. Severas fracturas en cráneo y costillas. Veintidós días de terapia intensiva».

Una escuela en su lugar de nacimiento lleva su nombre.

FUENTE: WIKIPEDIA.

LA CONTRACULTURA, DE JOSÉ AGUSTÍN

Por Juan Lizárraga Tisnado. NOROESTE-Mazatlán el 23 de mayo de 1998

La contracultura en México. :: Drogas México

“La contracultura en México” es un libro de José Agustín, editado por Grijalbo en México en noviembre de 1996, el cual, desde luego, se encuentra en la biblioteca de UPN-Mazatlán.

Me atrajo su lectura -amén de la autoridad que sobre el tema tiene el autor- la existencia de tantas “pintas” por toda la ciudad, secuencia de las “pintas” cholas que tenían el propósito perruno de marcar el dominio del barrio, la prevalencia de una pandilla que rifa por encima de la otra. Secuencia porque no son las mismas “pintas”. Ahora no se hacen sólo en el barrio, se hacen por toda la ciudad y en cualquier pared, incluso en los camiones, que tengan el espacio suficiente y estén a la vista del público. En vez de que tal pandilla rifa, se anotan siglas, iniciales de nombres o nombres, apellidos, sobrenombres palabras con significado para el que las escribe.

Al parecer son exclusivamente adolescentes los que toman el espray o el plumón para hacer las “pintas” en lugares que en ocasiones no son de fácil acceso. Todo indica que el rock, la droga y la violencia juvenil no forman parte esencial de los “pinteros”, como sí lo eran de los cholos.

Pero es un movimiento contracultural, como lo ha sido el de la onda grupera que se ha institucionalizado, si nos atenemos a lo que comprende el concepto de José Agustín:

“La contracultura abarca toda una serie de movimientos y expresiones culturales, usualmente juveniles, colectivos, que rebasan, rechazan, se marginan, se enfrentan o trascienden la cultura tradicional”, “. . . genera sus propios medios y se convierte en un cuerpo de ideas y señas de identidad que contiene actitudes, conductas, lenguajes propios, modos de ser y de vestir, y en general una mentalidad y una sensibilidad alternativas a las del sistema”.

El libro tiene como subtítulo “La historia y el significado de los rebeldes sin causa, los jipitecas, los punk y las bandas” y está escrito en un estilo ameno que no por tal deja de ser crítico.

El cuerpo de la obra lo integran 126 páginas, y le sigue un anexo en el que entre otras cosas José Agustín define su concepto de contracultura, expone las características de los jipis mexicanos (jipitecas) y nos ofrece breves biografías, interesantísimas, de Philip K. Dick, Parménides García Saldaña y Carlos Castaneda.

Cierran el libro más de noventa fotografías con el título “La contracultura en imágenes” que inician con la de Tintán vestido al estilo pachuco.

El libro, repetimos, está a disposición de los lectores en la biblioteca de la UPN y si desea profundizar en el tema, particularmente sobre la obra de José Agustín, éste lo trató con el mismo título en la revista El Acordeón, revista cultural de la UPN, número 6; en el número 1, dicha revista publicó “El rock de la cárcel” y en el 4 y 5 “Rocando en la puerta de Dylan”, además de que el número cinco dedica 27 páginas de autores como Juan Villoro, Evodio Escalante, Alain Derbez, Sergio Monzalvo, Sergio Gómez Montero y José Francisco Conde Ortega, sobre aspectos de la obra del autor comentado.

De José Agustín, en la biblioteca también disponemos de “Ahí viene la plaga”, que, tal cual dice la contraportada, “es el guión de una ópera rock cinematográfica documental y de ficción que ofrece una divertida, irreverente y explosiva probadita de atmósferas esenciales que vivieron los chavos mexicanos de los años cincuenta, sesenta y setenta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí