Dámaso Murúa Beltrán Contreras, narrador y ensayista, escuinapense, como ‘El Güilo Mentiras’

0
777
  • Nació en Escuinapa, Sinaloa, el 13 de agosto de 1933; falleció en la Ciudad de México, el 27 de marzo de 2019.

Dámaso Múrua, como era conocido, vivió su infancia como cualquier niño. A los 14 años, cuando regresaba de nadar en un rió cercano a Escuinapa, Dámaso se dijo a sí mismo que si se quedaba a vivir toda su vida en Escuinapa, no haría nada para poder superarse profesionalmente, así que decide emigrar a la Ciudad de México en 1948 para realizar sus estudios profesionales en el Instituto Politécnico Nacional donde obtuvo el título de contador público e ingresó al servicio profesional en el gobierno federal en donde desarrolló una larga carrera como servidor público alcanzando cargos de suma importancia, tanto para su vida profesional como personal.

Además de escritor, también fue narrador y ensayista. Fundador de Salamandra (revista de Monterrey); director fundador de Albatros (revista de la UAS de Culiacán). Colaborador de Crisis (Buenos Aires), El Día, El Nacional y México al Día. Premio de Cuento Puerto Vallarta 1984 por El Tiburón Larín

Reconocido profesionalmente por varios presidentes de la República —con la satisfacción de haber trabajado al más alto nivel de la administración pública federal con seis ministros: Gustavo Petriccioli, Emilio Rabasa, Héctor Hernández, Fernando Rafful, Pedro Ojeda Paullada y Jesús Silva—, Dámaso Murúa sabe, con limpio orgullo, que en tiempos de su jubilación, en España, concretamente en Madrid, editaron un diccionario de destacados políticos mexicanos en el que, sin presunción alguna, aparece su nombre.

Pero su mayor inquietud personal fue desde siempre el poder expresar su pensamiento y fue la letra escrita el mejor vehículo de comunicación que desarrolló para hacerlo. Empezó a buscar una forma de sustentar sus gastos como estudiante y ya en esa época escribía para algunos periódicos en la sección de deportes, abarcando la columna taurina, béisbol, box, etc., con los que se ayudaba para cubrir algunos de sus gastos como estudiante.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13882325_619704918207046_9074399877125994531_n.jpg

Su producción Literaria es rica, el humor, la ironía, el sarcasmo, la ficción, son figuras que definen su estilo como escritor y periodista. Sus cuentos, relatos y novelas surgen de su prodigiosa imaginación y de su contacto con la realidad.

Su personaje por excelencia es Florencio Villa, El Güilo Mentiras, la figura más maravillosa de la picaresca sinaloense, que fuera su inspiración para producir su antológica obra, El Güilo Mentiras.

Sus obras literarias fueron:

  • Doce relatos escuinapenses (1964)
  • El mineral de los cauques (1966)
  • La ronda (1969)
  • El Güilo mentiras(1971)
  • Colachi (1973)
  • Tiempo regiomontano (1974)
  • Vacum totoliboque (1976)
  • Amor en el Yanqui Stadium (1978)
  • La playa de las cabras (1979)
  • Las redes rotas (1979)
  • Romy Schneider y Alain Delone en Copala (1983)
  • En Brasil crece un almendro (1984)
  • Palabras sudadas (1986)
  • La muertes de Marcos Cachano y otros cuentos (1986)
  • Para mis amigos (1987)
  • Club escarlata (1988)
  • Erkundungen : 22 Erzähler aus Mexiko (1991)
  • El detective tropical (1992)
  • Me conocen bien pero no me tratan (Batiris cubanos)(1994)
  • Éxodo en La Perla (1995)
  • Nuestro México deportivo (1998)
  • Las mujeres primero. Antología personal (2000)
  • Los candiles de la calle (2001)
  • Minificcionistas de el cuento: revista de imaginación (2014). 

Tiene cuatro libros inéditos, Crisalinda City, El tiempo está muerto, Flores de Chapopote, Crónicas Sudadas, y más de 500 textos sin publicar.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas. El escritor uruguayo Eduardo Galeano recientemente escribió un texto sobre el Guilo Mentiras:

Dámaso Murúa, que es su biógrafo oficial, dice que el Güilo Mentiras murió en 1969.

En realidad, ha sido el propio Güilo quien ha echado a correr esa versión. Es notoriamente falsa, porque bien se sabe que él espanta a la muerte, bajándole los calzones, cada vez que ella osa arrimarse.

Mientras tanto, seguimos disfrutando las historias de su vida.

Algunos estudiosos, que han dedicado años al análisis crítico de su obra, consideran que los relatos del Güilo revelan una prodigiosa imaginación, alimentada por un gran sentido del humor.

Se equivocan. El Güilo es un narrador realista y serio. A pesar de su nombre, él nunca miente. Sólo miente cuando dice:

—Yo jamasito miento.

Todo el resto es pura verdad, literatura realista que retrata el mundo tal cual es: este mundo loco de remate donde el verano hiela y el invierno hierve, y donde abundan las serpientes de cincuenta metros y los políticos honestos.

Eduardo Galeano

Dámaso, del mismo modo, platicaba que “El Güilo Mentiras”, que era constructor de casas de palma, cuando lo conoció por los años 60, le dijo, como no queriendo la cosa, que un día de mucho camarón había construido, años atrás, el puente de El Rosario, con todo y sus 850 metros lineales, sobre el Baluarte.

Créasele o no a Dámaso Murúa, pero lo telúrico o la influencia de su región sobre su literatura, no se lo quita nadie. Es más, en el año de su titulación profesional en 1957 y en el de su jubilación laboral en 1985, ocurrieron los dos más catastróficos sismos de que se tenga memoria, en la ciudad de México. Y eso no lo inventó “El Güilo Mentiras”.

DATOS E IMÁGENES: https://www.facebook.com/Damaso-Murua-El-Guilo-Mentiras-142438449267031

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí