PUDO SER UNA GRAN TRAGEDIA. El hundimiento del ferry “Díaz Ordaz” en el atracadero de Mazatlán

0
932
El "Díaz Ordaz" se hundió en agosto de 1984, cuando salía de Mazatlán hacia La Paz.

Por Juan Lizárraga Tisnado

Publicado en NOROESTE-Mazatlán el 12 de agosto de 1984.

A la angustia y el llanto siguió el consuelo y la dicha, pues la tragedia pudo ser de consecuencias funestas. “Si el barco no se hubiera devuelto y se hubiera hundido unos cuantos metros más allá de las rocas…”.

Puntos suspensivos. Queda a la imaginación de la gente.

Imaginar que más de la mitad de los pasajeros hubieran perecido no es exagerado. Se hubiesen salvado sólo los que hubieran brincado a tiempo, pero además debían saber nadar.

Todo fue muy sorpresivo. El barco se regresó. Nadie dijo por qué. Súbitamente, como elefante herido, cayó hacia un costado.

Cayó hacia un costado. Aquí es donde se enciende la imaginación. Si esto hubiera ocurrido en un lugar de cierta profundidad, el barco hubiera quedado con el casco hacia arriba, herméticamente cerrado y esto hubiera sucedido rápidamente, pues la carga de vehículos que llevaba en su interior aumentaban su sobrepeso.

Cayó hacia un costado y los pasajeros, olvidándose de sus maletas, salieron a la superficie por entre los pasadizos. Los envalentonados por el miedo a la muerte se tiraron al agua, los serenos calculaban que lo peor había pasado y esperaban librarse del peligro caminando por lo inclinado del barco, muriéndose de miedo.

Esto quedó en claro: nadie estaba preparado para este tipo de accidentes, ni antes, ni durante, ni después de que ocurrió.

La noticia se difundió rápidamente por todo Mazatlán a través de la técnica del rumor, de la comunicación serial, de boca en boca. Y como sucede siempre, el rumor distorsiona el mensaje y se hablaba de lo peor. Ni los pasajeros ni los tripulantes.

Sí. La empresa ha minimizado el accidente, pero tomando en cuenta la distorsión que hicieron los rumores y las características propias de la tragedia, el riesgo de que fuera una catástrofe que se lamentaría por muchos años en México, inmediatamente hacía pensar a la gente que la fortuna acompañó a los pasajeros.

El ferry “Presidente Díaz Ordaz” se construyó en Trondheim, Noruega, con el nombre de “Cort Adler” para la empresa A/S Larvik-Frederikshavn, en 1961. En 1970 fue vendido a la estatal mexicana Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos y renombrado como “Presidente Díaz Ordaz”. Operó la ruta Santa Rosalía-Guaymas y La Paz-Mazatlán, hasta 1984 cuando se hundió en el muelle de transbordadores de Mazatlán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí