Fusilan en Guaymas al filibustero francés Gastón de Raousset-Boulbon. Pretendió independizar a Sonora del resto de México

0
157
  • Charles René Gaston Gustave de Raousset-Boulbon, nació en Aviñón, Francia el 5 de mayo de 1817; murió fusilado en Guaymas, 12 de agosto de 1854. 

El 1 de julio de 1854, el francés Gastón Raousset Conde de Boulbon, desembarcó en las costas del Estado de Sonora al mando de 400 filibusteros europeos, entre los que predominaban los franceses. El objetivo de su invasión a territorio nacional era formar una república independiente en los territorios de Sonora, Chihuahua y Durango.

El General José María Yáñez, Comandante Militar de Sonora y Sinaloa, al conocer de las intenciones de los filibusteros, organizó la defensa mexicana, con militares y voluntarios que se le presentaron, siendo aproximadamente 300 hombres procedentes en su mayoría de Guaymas, Son.

El 13 de julio, ambas fuerzas se enfrentaron en el Puerto de Guaymas, Son.; desde el inicio los mexicanos causaron cuantiosas bajas a sus enemigos, quienes después de varias horas de intenso combate huyeron y se refugiaron en la casa del Vicecónsul de Francia, a quien solicitaron su amparo manifestando su rendición.

Las tropas mexicanas resultaron con 19 muertos y 55 heridos, mientras que los invasores sufrieron las bajas de 48 muertos, 68 heridos y 314 prisioneros, entre los que se encontraba el Conde de Boulbon, quien fue fusilado por intentar obtener parte del territorio mexicano.

En aquella ocasión, los soldados y ciudadanos que tomaron parte en hecho de armas, demostraron gran valentía y patriotismo al defender la soberanía mexicana, como una muestra del sentir nacional.

El día 12 de agosto de 1854, al amanecer, en la plaza del muelle y junto al mar, el conde Raousset-Boulbon murió fusilado con el rostro descubierto y las manos desatadas.

Crónica del fusilamiento por Juan Alfredo Robinson

Yo estaba presente cuando fue declarado culpable y se le impuso la sentencia. La noche anterior a la ejecución se dedicó a escribir cartas a su familia y amistades y probablemente escribió como veinte de ellas. Cuando la guardia lo sacó de la prisión en la mañana de la ejecución, se detuvo un momento y dijo “Se me olvida algo” y regresó al cuarto en donde había estado. Sobre su cama estaba un sarape mexicano, lo tomó y pidió que se le pusiera un rótulo con el nombre de un sobrino suyo en Francia y solicitó que se le enviase. Este pequeño incidente muestra lo tranquilo que estaba. Pidió al general Yánez el privilegio de que se le disparara al pecho y no por la espalda, como traidor. El general accedió y así se hizo. El oficial que comandaba el pelotón ordenó que este avanzara dos pasos y Raousset también avanzó dos pasos. El conde tenía una pequeña medalla que estimaba mucho y que deseaba dar a su hermana pero no quiso que la quitaran de su cuerpo hasta que él muriera. Cuando los soldados dispararon una de las balas le pegó a la medalla y le tumbó un pedazo. Raousset murió como un valiente. Dijo que si tuviera mil vidas sacrificaría cada una de ellas por la misma causa. Yo salí del pueblo el día de la ejecución pues no quise escuchar los disparos.

Imagen y texto: Wikipedia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí