La industria farmacéutica en México y su positivismo

0
306

Escrito por Juan Lizárraga Tisnado y publicado en NOROESTE-Mazatlán el 7 de agosto de 1982.

“Desde el punto de vista científico y financiero, la industria farmacéutica ocupa una posición única: por una parte tiene el alto costo y la incertidumbre de la investigación, y por la otra, tiene la rápida obsolescencia del producto de su investigación que, con frecuencia se ve desplazado por otro medicamento con mejores características aunque, estrictamente hablando, no sea un sustituto perfecto.

Mario Reyes Saavedra hizo la anterior aseveración durante la conferencia que ofreció a sus compañeros rotarios, titulada “La industria farmacéutica en México”.

Inmerso en la tan criticada industria, Reyes Saavedra dio a conocer una serie de cuestiones, desde su punto de vista, positivas de la misma, para la salud de los mexicanos.

En cuatro décadas, el promedio de vida de los mexicanos se ha duplicado: en 1930, la esperanza de vida de los hombres era de 36. 8 años y para las mujeres de 38.2; en 1975 fue de 62.8 para los hombres y para las mujeres de 66.6. Se han erradicado de nuestro país enfermedades como la viruela, la fiebre amarilla urbana y el tifo y se han reducido significativamente las tasas de incidencia de sarampión, difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis, tuberculosis, mal del pinto y tifoidea.

¿Ha sido lo anterior obra exclusiva de los medicamentos?

Reyes Saavedra da una respuesta relativa: “Sí y no”. El medicamento no es salud, pero sí es un importante factor para conseguirla.

¿Por qué la incertidumbre de la investigación? El conferencista dio multitud de detalles sobre el complejo proceso que se inicia en el laboratorio y requiere entre 5 y 9 años para su aceptación.

“Se estima que en todo el mundo se estudian cada año 120 mil compuestos de los que sólo mil llegan a investigaciones finales. De éstos, sólo 15 sustancias llegan finalmente a usarse como medicamentos”, dice para ilustrar al respecto.

El proceso tropieza de principio con la elección de la forma (solución, suspensión inyectable intramuscular, intravenosa, tableta, gragea, cápsula, crema, ungüento, gotas), el envase y los diversos principios activos con cuatro formas farmacéuticas, dos concentraciones y dos tamaños, lo que motiva que existan 12 mil productos farmacéuticos en el país, hasta la rapidez en el cambio de escenario terapéutico (un 80 por ciento de los productos actuales no existían hace 12 años).

Queda, después de la investigación y del proceso de elaboración de los medicamentos, su distribución y la difusión de sus propiedades en el sector salud.

Con todo, en la consecución de las metas anunciadas en el Plan Global de Desarrollo para la política de salud y seguridad social del gobierno, está, obligadamente, la presencia de la industria farmacéutica a través de la producción de medicamentos necesarios, de la información oportuna de sus características que permitan una óptima utilización, y del rápido crecimiento de los últimos avances en la terapéutica mundial que pudieran ser aplicables con ventaja en nuestro medio.

La salud depende de los hábitos de higiene, condiciones sanitarias de vida, agua potable, manejo adecuado de detritus y desechos animales, sustento y vertido adecuados.

El medicamento no es salud, pero cuando se pierde por violación a los anteriores preceptos, se convierte, el medicamento, en uno de los más importantes factores para recuperarla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí