José Juan Tablada, un poeta con raíces en Sinaloa. Aniversario luctuoso 75

0
113
https://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tablada.htm
  • José Juan Tablada Acuña nació el 3 de abril de 1871 en la ciudad de México; murió en Nueva York el 2 de agosto de 1945, a los 74 años de edad.
  • Es tiempo de que se le reconozca su grandeza, ya que mucho ha sido el olvido nacional. Está ligado a Mazatlán, donde tuvo varios amigos poetas y su madre era originaria de La Noria.

Juan Lizárraga Tisnado

Este poeta, cuyos restos descansan en la Rotonda de los Hombres Ilustres, era hijo de José Aguilar Tablada y de María Acuña Osuna.

De ocho hijos de este matrimonio, José Juan fue el único varón. Sus hermanas, en su mayoría, se matrimoniaron con personas ligadas a la literatura: Ana, con Julio Zárate; Josefina con Manuel Olaguibel; Luz, con Napoleón Lazcano; María  con Germán Chávez, son algunas.

José Juan Tablada se casó en dos ocasiones, aunque en ninguna tuvo descendientes. La primera vez se matrimonió con Evangelina Sierra, hija de don Justo Sierra y la segunda en Nueva York con Nina Cabrera, cubana originaria de Cienfuegos.

Cursó sus estudios en el Colegio Militar Chapultepec, y la Escuela Preparatoria de la ciudad de México.

A la edad de 23 años (1894) visitó a sus parientes maternos en Mazatlán. En su obra “La Feria de la Vida”, relata su viaje al puerto.

Durante los gobiernos de Porfirio Díaz y Venustiano Carranza desempeñó misiones diplomáticas especiales en Venezuela, Ecuador y Colombia. Con la misma calidad, estuvo también en Japón.

Sus últimos años los vivió en Coyoacán, estado de México, en una finca que hoy se conoce como Villa Chata. En el ocaso de su vida se convirtió de libre pensador en católico.

En palabras de Jesús Valenzuela, en Historia de la Literatura Mexicana, se dice de él que “en su juventud fue seguidor de los sindicalistas franceses, pero más adelante adquiere su propia dimensión de lo moderno, aprovechando en buena parte la influencia estética oriental —vivió largo tiempo en el Japón—, en la creación de poemas breves a la manera de los “hai-kai”. También cultivó el periodismo y la crítica de arte y de literatura.

Su obra poética fue editada en el centenario de su nacimiento por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Existe una faceta de José Juan Tablada desconocida: su afición por la pintura. Algunos cuadros dejó durante su estancia en Mazatlán y los dibujos con que se ilustra el libro “Hongos Mexicanos Comestibles” son hechos por su mano. Este libro, que pidió se publicara después de varios años de su muerte, es producto de su afición por la pintura y por el conocimiento de la naturaleza.

Hace unos días, Octavio Paz, en sus conversaciones por televisión, elogió a José Juan Tablada y lo consideró como el poeta que más ha influido entre los seres que en este siglo han gustado de embellecer sus pensamientos y sentimientos sobre la realidad con la magia del lenguaje.

Reconocimiento perpetuo para Tablada.

Publicado en NOROESTE-Mazatlán, el 3 de abril de 1984.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí