RODOLFO BECERRA GÓMEZ CORONADO, autor de la “Alegoría Marina” (“Los Monos Bichis”)

0
272
Imagen de International Center, 2 de enero de 2019.
  • Nació en Mazatlán el 16 de julio de 1916; murió en 1972.
  • Su obra mazatleca “Alegoría Marina” es más conocida como “Monumento al Pescador” o “Los Monos Bichis”.

Por Juan Lizárraga Tisnado

A José Rodolfo Becerra Gómez Coronado le incomoda que se le llame “Monumento al Pescador” mucho más “Los Monos Bichis” a la alegoría que creó su tío homónimo Rodolfo Becerra Gómez Coronado.

José Rodolfo, quien ejerció muchos años el oficio de rotulador, es también, como lo fue su tío, escultor. Trabajó en la construcción de la “Alegoría Marina” de su tío, punto de ubicación para mazatlecos, sinaloenses y turistas de otros partes del país, situada en la intersección de la avenida Gutiérrez Nájera con Avenida del Mar. En una charla sostenida con él en abril de 2014, nos ofreció algunos datos familiares.

LA FAMILIA BECERRA

El autor de la alegoría fue hijo de José Becerra Gómez Segobia y de Refugio Coronado, hermano de José y de Margarita Becerra Gómez Coronado.

José (papá del entrevistado) era conocido como “El Loco Becerra” porque en su juventud gustaba del béisbol y la hacía de pícher. Según contó Chale Salazar, pichaba de manera muy desparpajada y se ganó el mote de “El Loco Becerra”. Sin embargo, alcanzó cierta fama en el boxeo, primero como púgil y luego como entrenador. Su hijo Toño Becerra hizo fama también en el arte del toma y daca.

Margarita Becerra Gómez fue maestra y directora de la escuela primaria “Josefa Ortiz de Domínguez”, donde hizo sus estudios Rodolfo. Además, tuvo un colegio particular, el Liceo de Niños, por la Constitución 42 poniente. Cuando los religiosos xaverianos empezaron a echar a andar al Instituto Cultural de Occidente (ICO), llamaron a Margarita para formar el ICO en la Belisario Domínguez. Así que ella fue cofundadora de la institución y la primera directora directora de la misma.

Adolfo pintaba desde su primera juventud, platica el sobrino, y le gustaba la escultura. Comenzó como aficionado. Andando entre boxeadores, le hizo una estatua a Joe Conde.

Estuvo como cadete en la escuela Naútica, pero hubo de dejar sus estudios luego que Margarita le consiguió una beca y se fue a México a la Academia San Carlos y ahí empezó su historia, trabajando para escultores de fama, muchos de quienes fueron sus maestros, hasta que se vino a Culiacán y de ahí a Mazatlán a crear la Alegoría Marina, que fue inaugurada el 20 de noviembre de 1958 por el entonces gobernador del Estado, general Gabriel Leyva Velázquez, y era presidente municipal de Mazatlán el doctor Héctor González Guevara.

SU OBRA EN LA FICHA BIOGRÁFICA DE LAS EFEMÉRIDES SINALOENSES

Escultor y pintor. Estudió en la Escuela de Artes Plásticas de San Carlos, en la Ciudad de México. En sus inicios realizó trabajos como pintor para la editorial Saylors elaborando portadas de la revista “Sucesos para todos”, y posteriormente colaboró con escultores de la talla de Jorge Ortiz Monasterio, en la realización del frontispicio de la Escuela Normal de Maestros, y A la madre. También con Ernesto Betancourt en el monumento El Pescador, situado en el puerto de Veracruz; así mismo con Alberto de la Vega en la escultura a Miguel Hidalgo en Cuernavaca, Morelos; con Juan Olaguibel en el monumento de Petróleos, en el DF, y algunas obras escultóricas con Pedro Coronel. En 1954 regresó a Sinaloa y ejecutó obras de su autoría como La rotonda a los hombres ilustres, de Culiacán, vaciado en concreto armado; el monumento A la madre, realizado en cantera rosa de Mojolo; la estatua del general Aguilar Barraza, en bronce a la cera; Alegoría Marina, o monumento Al Pescador, en Mazatlán; y su última obra en Sinaloa, Agustina Ramírez, en la capital del estado. Cambió su residencia a la ciudad de Guadalajara y se dedicó a impartir clases de escultura y pintura en la Escuela de Artes Plásticas y en los últimos años de su vida realizo monumentos para el gobierno de Jalisco. (Efemérides Sinaloenses, de Luis Antonio García Sepúlveda).

CONFUSIÓN CON EL POEMA DE LA PLACA

Al construir la alegoría Marina, el poeta Carlos McGrego Giacinti compuso especialmente una cuarteta de versos que se grabó en una placa que se instaló en el piso, junto a la obra. La cuarteta dice:

Profundidad donde el sustento anida, 
Más inmenso es el mar por su belleza 
¡Por inmenso es el faro de la vida!
¡Por profundo el trabajo y la grandeza!

En una entrevista que realicé al doctor Héctor González Guevara en 1981, cometió un error cuando me dijo, citando de memoria, que la cuarteta era parte del “Poema de la pueril confesión”, del mismo McGregor, premiado en los Juegos Florales del Carnaval de Mazatlán 1961. El error se ha repetido. La cuarteta siguiente, sí es parte, la primera, del Poema, pero no es el que se instaló en su origen en la alegoría:

Ser inmenso y profundo: ¡Quién lo fuera! 
Cerca del mar, y de la tierra lejos… 
Inmensidad frente a la vista, arriba;
Profundidad abajo que no vemos.

La primera es la cuarteta que estaba en la placa, la cual “se perdió” en una remodelación que hicieron al monumento, luego se reinstaló en otra remodelación (2016) durante el gobierno Municipal de Ernesto Feltón. Habría que verificar si aún se encuentra en el lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí