De Wuhan a los carteles de la droga en México: cómo se extiende la epidemia del FENTANILO

0
657
  • El régimen chino hace poco por controlarlo. Y los miles de laboratorios clandestinos que producen el poderoso opioide tendieron puentes con las bandas narcos más peligrosas del mundo: Jalisco Nueva Generación y Sinaloa

Sin pronunciar una sola palabra de mandarín, Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada fueron los primeros en olfatear el negocio. Popes del Cartel de Sinaloa vieron en los precursores químicos, las económicas máquinas compresoras y el fentanilo chinos una forma de traficar narcóticos a los Estados Unidos de manera fácil y con ganancias extraordinarias. La tradición familiar la heredaron hasta la actualidad Iván y Ovidio Guzmán, cuyos laboratorios operan sin descanso en Culiacán. También el Cartel Jalisco Nueva Generación reconoció la oportunidad de oro.

Trabajan a gran escala con farmacéuticas de envergadura.Algunas de ellas en Wuhan, el epicentro -también- de esta epidemia. Esta ciudad vio en los últimos meses cómo varios de sus envíos se cancelaron: el coronavirus golpeó a esta industria, de acuerdo a una investigación del diario Los Angeles Times. A consecuencia de ello, el precio del poderoso opioide se encareció en los mercados negros que lo comercializan. Como cualquier capitalista, los carteles se enojaron con los desastres que las cuarentenas provocaron en sus ganancias.

En Shanghai hay otras grandes cadenas de suministros que gozan de la flexibilidad en las regulaciones. Hoy operan allí las más importantes. “El régimen no controla los productos falsificados de la NBA, por qué podría hacerlo con estos mercados que son mucho más redituables”, se pregunta un alto oficial de un organismo transnacional en estricta reserva de su identidad.

Una de las máximas autoridades sobre el tema -y una de las voces que primero advirtió de la epidemia en los Estados Unidos- es Anna Lembke, miembro del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford. Consultada por Infobae sobre el motivo por el cual el tráfico de fentanilo es un “buen negocio” y cómo podría cortarse esta cadena originada en territorio chino, la también directora de Medicina de las Adicciones de esa casa de altos estudios respondió que el principal motivo está a la vista: “Es más barato fabricar fentanilo ilegal en un laboratorio que introducir heroína en el mercado”.

“Eso es porque es un opioide puramente sintético. A diferencia de la heroína, no requiere el precursor de la amapola. Se puede hacer completamente de productos químicos en un laboratorio. Por lo tanto, han surgido laboratorios ilícitos en todas partes donde las personas tienen acceso a esta tecnología y a los productos químicos para suministrarla. Los gobiernos deben tomar medidas enérgicas contra estos laboratorios ilícitos dentro de sus propios países, al mismo tiempo que las fronteras deben protegerse contra la importación ilegal”, señala Lembke, en un intercambio de correos.

Por Laureano Pérez Izquierdo. Más informacion en: infobae.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí