ESTADO DE DERECHO EL ANTÍDOTO ANTE EL COVID POPULISTA

0
267

Mazatlán.- Muy buen día, estimados lectores. De nueva cuenta aquí estoy escribiendo para ustedes y deseándoles como siempre que cumplan todos los sueños y metas en su vida. ¡LES MANDO UN ABRAZO, ANIMO!

¿Qué caracteriza a una República?, ¿qué caracteriza a un Estado de Derecho?, ¿Cuáles son sus elementos y de qué trata?, estas son algunas de las preguntas que pueden surgir para esclarecer el contexto del que vamos hablar.

El Estado de Derecho cómo antídoto ante el covid populista, es la normativa que regula mediante la Constitución Política, y su aplicación en el marco constitucional las decisiones que se toman desde el poder; sea ejercido principalmente como lo confiere nuestro sistema presidencialista a través del ejecutivo encabezado por López Obrador, o en el legislativo representado por la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores; por consecuencia en otro orden de separación de poderes se encuentra el Poder Judicial que tiene su expresión en los órganos colegiados de deliberación.

Todo lo anterior, ésta definido en nuestra Carta Magna, de ahí que las atribuciones que se confieren a cada una de las entidades antes descritas, tengan su sujeción ante la norma.

Porqué es un antídoto contra el populismo, porque la expresión populista cabe en el actuar político de nuestros gobernantes, teniendo como características, posturas políticas encaminadas a tomar términos como “pueblo” o “el pueblo”, porque se descalifica la propia estructura administrativa y por consiguiente la norma, al desconocer elementos que forma parte de la gobernanza; por ejemplo puede ser el caso de no reconocer el funcionamiento de instituciones públicas formadas a través de decisiones colectivas que son la expresión de una lucha en común por ejemplo lo de atención a víctimas contra la violencia, o los institutos de radio y televisión, ambos son estructuras creadas por personas, ciudadanos, como le denominarían el “pueblo” consciente” que busca mediante estos instrumentos administrativos lograr alcanzar acciones públicas, como pueden ser el regular la propia ley, el modificar la ley o sus artículos, el señalar abusos del poder (por parte de la autoridad competente), o en su caso ampliar de manera plural un déficit que el Estado no puede asumir, por su propia cuenta, debido a que los problemas que aquejan a la Nación, son amplios y múltiples.

Es por ello que, quien llega al gobierno y con un poder conferido, mediante la representación del voto y con la misma atribución que le da su investidura, en el caso del Presidente de la República, toma acciones (si apegadas a su fuero), pero no significa que por ello deba asumir como una “verdad” que su decisión es la correcta.

Por ello durante muchos años, se luchó por acotar el poder presidencial a la figura del ejecutivo, y en la república los poderes no están conferidos solamente al Presidente de la República, si no que precisamente la República tiene una división de poderes que es este mecanismo el que otorgará garantías a los gobernados para afrontar las decisiones que desde el poder se realicen.

No puede de un día para otro un Presidente de la República decir, “voy a eliminar, omitir, un ente público creado por votación en el legislativo, con presupuesto público, que ambos elementos antes citados corresponden a sobrepasar la propia autonomía del legislativo y allanar los derechos ciudadanos conferidos en la propia representación”.

La lucha de poder, se torna populista cuando el pueblo o los ciudadanos, esperan solamente que la democracia camine desde el poder, y permiten que desde él, se lleven a cabo decisiones que menoscaben los derechos adquiridos por las minorías; minorías que tienen representación política o comunitaria.  

Si bien es cierto, en una democracia representativa las mayorías imponen la gobernanza, la acción de gobierno debe ser plural para ambas, tanto para las mayorías y las minorías.

Cuándo un pueblo cree, que desde el poder cambiará todo a través de un solo hombre; estamos ante una emergencia de la propia debilidad estructural de la democracia y de las instituciones. ¿Porque, si han llegado al poder y le hemos conferido toda la confianza?. Por el simple hecho de que en una democracia representativa efectivamente el poder se personifica en quien lo ostenta y en este caso el Presidente por regla, no debe concentrar en demasía el poder aun cuando tenga conferido ciertas atribuciones constitucionales.

Los derechos logrados o instituciones creadas, si pueden ser modificadas dependiendo del tipo jurídico para lo que fueron creadas; más aún, se tiene que tener cautela en ello, debido a que muchas de ellas son entes formados para proteger, resguardar, observar, analizar, denunciar, construir alternativas de desempeño, entre muchas otras características. Sin embargo, se da una contradicción al momento de la eficacia de ellas; eso no quiere decir que no sean fructíferas o no estén cumpliendo con su función.

Por ejemplo: ¿Qué sucede cuándo das el voto a un político, sea este por ejemplo un legislador federal (diputado federal)?, le confieres la facultad constitucional como persona o ciudadano al tener el derecho a votar, posteriormente emites en un acto jurídico electoral, un porcentaje del voto si este fuese ganador o perdedor; si es ganador, entonces te representara en tu distrito o área geográfica donde vivas, que esta a su vez forma parte de un gobierno municipal y un gobierno estatal.

La realidad, dista mucho de ser directa y que la representación llegue con un resultado tangible a cada persona, si un político te dice que a los 35 mil ciudadanos (ejemplo numérico), les va solucionar un problema compartido socialmente, pero con diferentes atenuantes por familia o persona, “ésta siendo un populista”; es imposible atender a los 35 mil ciudadanos directamente y que la solución a dicho elemento o problema, no involucre la participación en menor o mayor medida de cada individuo. Tiene una clara corresponsabilidad en la ejecución y solución del problema social.

El político que dice; voy a resolver todo desde la silla presidencial; es un populista, a través de la historia han pasado políticos por la silla presidencial y estos han prometido infinidad de cosas en favor del pueblo. Pero en la realidad una decisión que tomen desde la silla, aun cuando sea ésta avalada por una mayoría (la que voto y no voto por él, en el caso que no se puede tener con exactitud la medición de quién aprueba tu decisión política desde el pueblo o la sociedad de manera exacta); será tomada por el personaje político o sujeto político, sea esta o no la que beneficie a la mayoría o en su caso perjudique a un porcentaje de ciudadanos que se verán afectados.

Limitar el poder, es limitar y no solo limitar del verbo restringir o acotar una decisión; si no observar qué es lo que haces desde el poder, o la representación política “que te hemos conferido”, solo así mediante un seguimiento ciudadano o individual, o grupal dependiendo sea el caso de interés y observancia, para los grupos organizados socialmente; es un pasadizo al ejercicio del poder público; sea el tipo de responsabilidad conferida en las urnas. Para ello se han formado instituciones que no estén supeditadas o acordes al poder, a quién lo ejecuta, porque la historia comprueba que, si no se tienen instituciones que representen o integren una representación ciudadana, hacia el acto de ejercer el poder; este será utilizado a libre albedrio del gobernante, aun cuando se le confiera con ciertas atribuciones constitucionales o normas jurídicas al gobernante. El ejemplo dista de que si no se limita y no se tiene una organización ciudadana como resultado de una madurez democrática el poder será usado desde donde sea conferido en demasía y ello dejará de ser lo que represente al “pueblo” o a los mexicanos.

Hay dos conceptos aquí que se entrelazan, el Estado de Derecho y el Estado Social de Derecho, para aplicar este último como el primero, se tienen que garantizar los elementos como la separación de poderes y distribución, control del poder y que las leyes emanen de un órgano popular representativo.

*L.C.C Héctor Ulises Milán Guevara/ Gerente Ejecutivo de USCADSIN Unión de Sociedades Cooperativas y Actividades Diversas de Sinaloa y Nayarit/ Ex asesor de legisladores del PAN/ Columnista en medios digitales/ Integrante del Fondo de Agua y Cobalpre Comité Baluarte Presidio/Integrante de COADES Confederación de Organizaciones Acuícolas del Estado de Sinaloa/ Integrante del Comité Sistema Producto Camarón de Cultivo del Estado de Sinaloa/  Fundador y Presidente del “proyecto” UNIDAD DEMOCRÁTICA SINALOA El dialogo es contigo x “Juntos por la Libertad” (Movimiento político ciudadano).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí