Liera Berrelleza fallece al concluir su discurso, en el homenaje a Gabriel Leyva Solano, el 13 de junio de 1986

0
462

Guillermo Liera Berrelleza (1905-1986). Agrónomo. Nació en Ahome. Hizo sus primeros estudios en Ahome y los de secundaria en Los Mochis. Ingresó a la Escuela Particular de Agricultura de los hermanos Escobar, de Ciudad Juárez, donde se graduó como agrónomo. Contrajo matrimonio en Durango con una hija de don Antonio Gutiérrez, diputado constituyente de 1917, y jefe de la Policía Judicial Federal durante el gobierno del presidente Cárdenas.

El general Álvaro Obregón, muy amigo del padre de Guillermo, don Esteban Liera, ayudó al joven agrónomo a abrirse paso en el campo profesional y político.

En 1926, el presidente Elías Calles lo nombró secretario de la Comisión Nacional Agraria, y en 1932 fue electo diputado por el tercer distrito (Culiacán, Badiraguato y Cosalá), siendo compañero de cámara de Carlos Careaga, representante popular por Mazatlán. Durante el gobierno del presidente Cárdenas ocupó la dirección general de Agricultura de la Secretaría de Agricultura, cuyo titular era el general Saturnino Cedillo.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Loiza.jpg

Aspiró a ser gobernador del estado de Sinaloa, buscando el apoyo del presidente Ávila Camacho. Pero éste se fijó en el coronel Rodolfo T. Loaiza, a quien respaldó el licenciado Emilio Portes Gil, ex presidente de la República.

Portes Gil nunca olvidó el apoyo que recibió de parte de Guillermo Nelson y el coronel Loaiza durante las crisis políticas que lo hicieron tambalear como gobernador de Tamaulipas. Nelson era jefe de la Zona Militar, y Loaiza amigo de Nelson y compañero de armas. Portes Gil nombró a Loaiza jefe de su Estado Mayor, impulsando su carrera política.

También contendió, pero ya no tenía ni la presencia ni la fuerza de los tiempos de la revolución

Liera quiso hallar acomodo en el Senado, se encontró con dos obstáculos: Leyva Velázquez y Alejandro Peña. Más tarde fue oficial mayor de la Secretaría de Agricultura, aliado del ingeniero Marte R. Gómez. No congeniaron y dejó el empleo. Luego fue secretario del Departamento de Asuntos Indígenas cuyo jefe era Isidro Candia.

Volvió a surgir su buena estrella durante la administración alemanista al ocupar la vocalía ejecutiva de la Comisión Nacional del Olivo, realizando una labor meritoria al elevar la explotación del olivo a un rango excepcional, principalmente en Baja California.

Murió de un ataque al corazón durante un acto político en memoria de Leyva Solano.

Texto: “Sinaloa: historia y destino”, de Herberto Sinagawa Montoya; fotos: “SINALOA: Poder y Ocaso de sus gobernantes”, de José María Figueroa Díaz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí