LOS ALIADOS/ Blanca Nieves Palacios Barreda

0
291

                                 LOS ALIADOS

                       Blanca Nieves Palacios Barreda

Ante ésta ya periódica situación, en la que nos ponen a vivir con una gran carga de angustia, de preocupación y de incierto sobre, ¿Quién sobrevivirá o quien perecerá en esta pandemia?, que, como lo he dicho antes, no sabemos a ciencia cierta su paternidad, pero si estamos siendo testigos que está sacando lo peor de los seres humanos, que por fortuna son los menos.

Trump el presidente estadounidense desde el inicio quiso crear la sospecha de que, los que: “soltaron ese virus”, fueron los chinos y, señaló a un laboratorio de Wuhan, del cual provenía; por su parte los chinos, dieron a conocer a partir de cuándo se soltó ese virus por parte de E.U., a los ojos y entendimiento del mundo, quedara la respuesta.

Pero la experiencia nos dice que: “a río revuelto ganancia de pescadores”, y es recurrente que, ante cualquier desgracia que se presenta, sea un terremoto, ciclón, tormenta, más aun, en éstas pandemias mundiales, los primeros, no solo en solicitar, sino exigir al gobierno federal , “apoyos”, “ayudas”, “rescates”, “solidaridad”, a fin de que la economía nacional no se “desplome”, son los gobernadores, banqueros y empresarios.

Por su parte, para posesionarse y ser vistos con simpatía por la ciudadanía, hasta los delincuentes organizados en los llamados cárteles, hacen acto de presencia, llevando hasta las puertas de los hogares, despensas.

Da que pensar, sin que esto suene a defensa alguna, que sean los narcotraficantes los que acudan a entregar en manos de los ciudadanos, alimentos para su subsistencia en tiempos difíciles y, los gobernadores, presidentes municipales y por supuesto los banqueros, aprovechan lo que se les otorga para ser distribuidos entre la población afectada, en su propio beneficio.

Al poco tiempo de iniciada ésta pandemia, para detener de alguna manera que proliferaran los contagios, se solicitó a los grandes empresarios y banqueros que mueven la economía de éste país, México, su solidaridad con los trabajadores, que los enviaran a su casa y les pagaran su sueldo; antes que solidarizarse con quienes les han hecho crecer sus millonarias fortunas, voltearon hacia el presidente -como siempre lo han hecho-, con quien, supuestamente habían estado llevando buenas relaciones, para, dicho con la claridad que se debe, solicitar ser, “rescatados” – por enésima vez-, pues sus pérdidas serían de tal magnitud, que la economía del país se vendría abajo.

No fueron sinceros los banqueros, como no lo han sido los gobernantes de los Estados, quienes acostumbrados como estaban a llevar vida de virreyes, y a gastar a manos llenas miles de millones de pesos, en sus gustos, lujos y despilfarros, sin dar cuentas a nadie, al encontrarse conque: “ya no es lo mismo que antes”, dijera el ejecutivo, y al reducir las aportaciones federales, han recurrido, la CONAGO (Consejo Nacional de Gobernadores), con empresarios y banqueros, para aliados, públicamente declarar una guerra contra el presidente.

Ante esta confrontación entre el presidente y estos personajes mencionados, quienes por décadas han sido siempre los beneficiados, los ciudadanos, que, por décadas, -valga la redundancia- hemos venido siendo afectados de diversas formas, seguimos como espectadores, ya no solo viendo quienes sobrevivirá a esta pandemia, sino a esta guerra económica que se avecina.

Y como dijera una sabia señora, de origen purépecha, Doña Maria Tellez Vargas: “estamos como estamos, porque semos como semos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí