LOS MEXICANOS RESCATADOS / Blanca Nieves Palacios Barreda

0
39

No seremos el único país en el que digamos: “nos llueve sobre mojado”: se reduce el precio del barril de petróleo; se deprecia nuestra moneda, frente al dólar; somos atacados por el corona virus, y los empresarios mexicanos, que suelen aparecer con mucho orgullo en la revista Forbes en la que, se les señala como de los hombres mas ricos del mundo, ante cualquier situación, se aprontan a exigir al gobierno, como es su costumbre, a ser “rescatados”, por qué, sus inmensas fortunas están en peligro; de ese tamaño es la diferencia entre México y el resto de los países que están padeciendo esta pandemia.

La imperiosa necesidad de salvar vidas, ha obligado al gobierno de México, presidido por, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a implementar las medidas dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para proteger a su ciudadanía y ha solicitado el solidario apoyo de los grandes empresarios, a fin de que sus empleados no acudan a laborar y les sea cubierto su salario… ¡ahí es donde la cochi torció el rabo!, dijeran en mi rancho, porque esos millonarios empresarios, si podrán afectar los bolsillos de sus miles de trabajadores, de sus clientes y proveedores, pero ni sus trabajadores, ni el gobierno mismo, pueden intentar siquiera tocarles sus bolsillos.

Y es que, esto de los “rescates bancarios”, no surgieron desde el sexenio del ex presidente de México, Ernesto Zedillo, ha sido practica desde muchos años atrás, pues los Bancos siempre ligados a los oligarcas, han sido a ellos a quienes siempre han favorecido, en perjuicio de la gran mayoría de los miembros de esta sociedad, porque han puesto de rodillas a ex presidentes, tan corruptos como ellos.

Hemos sido testigos los mexicanos como, la bipolaridad es algo que distingue a estos millonarios, pues de ser políticos, se convierten en empresarios y siendo empresarios se transforman en políticos, que ocupan gubernaturas, presidencias, diputaciones y senadurías.

No es pues un fenómeno creado por la naturaleza, los aproximadamente 50 millones que viven en la pobreza y otros 10 millones en una miseria absoluta, son producto de la voracidad de estos reconocidos millonarios, que en todo tiempo han robado a los mexicanos cuando, no pagan sus impuestos como cualquier ciudadano; cuando los precios a sus productos los imponen ellos; cuando los intereses que cobran en los Bancos, rebasan con mucho a los que cobran en sus propios países; porque hemos tenido en estos empresarios, a una verdadera “mafia del poder”, que actuando como prestanombres, han ido entregando las riquezas de nuestro país a pasos agigantados a manos extranjeras, convirtiéndose en verdaderos traidores a la patria.

Ellos, los conocidos como poseedores del poder fáctico, los que han conformado la oligarquía, en México, empresarios aglutinados en organismos tales como: Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), con más de 36 mil empresas afiliadas; Asociación de Bancos de México (ABM); Consejo Nacional Agropecuario (CNA); Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro (AMIS); Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN); Consejo de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (CONCANACO SERVYTUR),

Estos organismos, convergen en una Consejo Coordinador Empresarial (CCE), conocido como “la cúpula empresarial”, cuyo presidente es, Carlos Salazar Lomelí; este Consejo, tiene presencia preponderante, en: BANCOMEXT; NAFIN; PROMÉXICO; CONAMER; CINIF; IMCO; INFONACOT; CONOCER; INEA; COMITÉ TÉCNICO DEL PREMIO DE EXPORTACIÓN; COMITÉ TÉCNICO DEL PREMIO DE TECNOLOGÍA; COMPEX; CONALEP; COMPROMISO SOCIAL CON LA EDUCACIÓN; COMITÉ NACIONAL DE PRODUCTIVIDAD.

Sus tentáculos, han tenido aprisionado por muchas décadas a nuestro país, hoy nuevamente, los aprietan con fuerza, para poner de rodillas al presidente en turno y, a todos los mexicanos, y que sigamos pagando mediante un “rescate”, sus lujos y sus dispendios; fingiendo colaborar en estos difíciles tiempos con sus trabajadores y el gobierno, dicen a sus trabajadores que no acudan a trabajar, pero los hacen firmar un escrito, donde aceptan que solo recibirán la mitad de su ya de por sí, mísero salario.

El presidente López Obrador, quien ha tenido a su lado, como vínculo entre él y el sector empresarial, a Alfonso Romo Garza, del Grupo Savia, de Monterrey, quien, al momento de su rescate en 1995, por él Fondo Bancario de Protección al Ahorro (FOBAPROA), contaba con un patrimonio de 669 millones de dólares, tal designación fue criticada en tiempo y debida forma, pero así los empresarios aseguraron tener información de primera mano y derecho a picaporte.

Ante la negativa de López Obrador, expresada en su acostumbrada conferencia mañanera, de recurrir a solicitar un préstamo para, según los empresarios, “enfrentar la crisis económica que se nos viene” (¿), empiezan a mover a sus agremiados, amenazando con realizar un “pacto por México”, del cual el gobierno estaría excluido y no ha faltando quienes, exijan la renuncia del presidente; el presidente, en contra parte a respondido que, solicitaría a Carlos Salazar Lomelí, presidente del CCE, “le ayude a cobrar a los 15 empresarios que adeudan al fisco 50 mil millones de pesos”, sin dar nombres de los mismos, como si fuera secreto de Estado.

Es de considerar que, no será Salazar Lomelí, quien se convertirá en “cobrador de AMLO”, pues las leyes están para aplicarse y el responsable de hacerlo es el presidente de la República y se ha tardado

Los mexicanos estamos a la expectativa sobre, cuál será la respuesta del presidente, ante este apretón de tuercas, de quienes se han creído los dueños de este país, porque la experiencia nos lo ha demostrado que, AMLO, “como dice una cosa dice otra” y, los últimos en enterarnos, somos los que pagamos.

                                                                                                       bnpb146@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí